El agujero de la capa de ozono es el más grande de la última década

¿Es una mala señal que el agujero de la capa de ozono de la Antártida esté en su tamaño máximo en los últimos 15 años?

ozono
NASA OZONE WATCH

El agujero en la capa de ozono sobre la Antártida es uno de los más grandes y profundos de los últimos 15 años, según ha expuesto la Organización Meteorológica Mundial (OMM). Generalmente comienza a crecer en agosto y alcanza su punto máximo en octubre pero, este año, alcanzó un máximo de 24 millones de kilómetros cuadrados y ahora tiene 23 millones de kilómetros cuadrados, lo que significa que el agujero es más grande que el promedio de la última década y se extiende por la mayor parte de la Antártida.

"Con la luz del sol regresando al Polo Sur en las últimas semanas, vimos un agotamiento continuo del ozono en el área. Después del agujero de ozono inusualmente pequeño y de corta duración en 2019, que fue impulsado por condiciones meteorológicas especiales, estamos registrando un aumento bastante grande una vez más este año, lo que confirma que debemos seguir aplicando el Protocolo de Montreal que prohíbe las emisiones de sustancias químicas que agotan la capa de ozono ", según ha aclarado Vincent-Henri Peuch, director del Servicio de Monitoreo de la Atmósfera Copernicus (CAMS) de la UE en ECMWF.

 

¿Es algo negativo?

No es necesariamente un síntoma de la evolución climática o emergencia climática a la que se enfrenta nuestro planeta. El gran agujero de ozono ha sido impulsado por un fuerte vórtice polar frío y no será un estado permanente. Este suele fluctuar naturalmente en tamaño cada año, alcanzando un máximo entre mediados de septiembre y mediados de octubre, como hemos comentado, y es probable que vuelva a la normalidad a finales de este año.

“Existe una gran variabilidad en la medida en que se desarrollan los eventos de agujero de ozono cada año. El agujero de ozono de 2020 se parece al de 2018, que también fue un agujero bastante grande, y definitivamente está en la parte superior del paquete de los últimos quince años más o menos ”, continúa Peuch.

 

Así que no, la gran brecha de este año no vendría impulsada por los gases contaminantes sino por cuestiones climáticas.

El agotamiento del ozono está directamente relacionado con la temperatura en la estratosfera, que es la capa de la atmósfera situada entre unos 10 km y unos 50 km de altitud. Esto se debe a que las nubes estratosféricas polares, que juegan un papel importante en la destrucción química del ozono, solo se forman a temperaturas inferiores a -78 ° C. Precisamente la capa de ozono es la que protege a la Tierra y a los seres humanos de los rayos ultravioleta del sol. Actúa como un escudo para nuestra planta, absorbiendo gran parte de los dañinos rayos ultravioleta del sol.

La preocupación por el agujero en la capa de ozono se convirtió en una de las mayores inquietudes medioambientales de los últimos tiempos cuando un equipo de científicos descubrió un agujero en la capa sobre el Polo Sur en las décadas de 1970 y 1980. La capa estaba siendo desgastada por productos químicos fabricados por el hombre, como refrigerantes o solventes. El mundo actuó rápido y eficazmente.

Afortunadamente, gracias al Protocolo de Montreal se cerró un acuerdo global para proteger la capa de ozono mediante la eliminación gradual de las sustancias que agotan la capa de ozono. Hasta el momento, es el único tratado de la ONU que ha sido ratificado por todos los estados miembros.

Referencia: World Meteorological Organization (WMO).

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo