Descubren una nueva especie muy venenosa de sapo de calabaza

Este espécimen mortal es de color naranja muy intenso y con una cabeza más redonda que larga.

sapo-calabaza
PLoS ONE

Los sapos de calabaza reciben su nombre por su impresionante coloración naranja, aunque su parecido con las calabazas termina aquí, porque son bastante pequeñitos. Si bien es cierto que todas las ranas venenosas son parecidas y exhiben pocas variaciones genéticas, es curioso que aún sigamos anunciando el descubrimiento de especies únicas que hayan pasado desapercibidas para la ciencia.

La nueva especie de sapo de calabaza fue descubierta en la cordillera sur de Mantiqueira en São Paulo, Brasil. Pertenece al género Brachycephalus, un grupo que ha experimentado algunas dificultades taxonómicas debido al hecho de que sus miembros son morfológica y genéticamente bastante difíciles de diferenciar.


El equipo recolectó 276 muestras de sapo de calabaza que llevaron a su laboratorio para su análisis, incluidas las pruebas de ADN. Aquí apareció la nueva especie.

Cuidado con su aspecto tierno y colorido, pues es una especie altamente venenosa. Ha sido bautizada como Brachycephalus rotenbergae, mide menos de 2 centímetros de largo (los machos adultos miden entre 1,35 y 1,6 cm de largo y las hembras entre 1,6 y 1,8 cm) pero tiene suficiente veneno, transmitido por las glándulas de su piel, para hacer enfermar a un ser humano. Entre sus características más llamativas, también se encuentra que sus placas óseas y su espalda brillan en tonos verdes fluorescentes bajo la luz ultravioleta. ¿Por qué motivo? Los investigadores lo desconocen...

Estos sapos en miniatura viven en la hojarasca del bosque y suelen ser más activos de día que de noche. Al ser tan pequeños, los sapos de calabaza pueden parecer una presa fácil para los depredadores, pero su coloración brillante es una advertencia de que ingerir sus cuerpos cubiertos de neurotoxinas es... una mala idea.

"Los colores de Brachycephalus rotenbergae pueden funcionar como un camuflaje en su microhábitat, ya que hay grandes cantidades de diminutas hojas amarillas y anaranjadas, hongos y semillas en el suelo, especialmente durante la temporada activa. Juntos, estos elementos hacen que los colores brillantes de las muestras no sean tan llamativos como pueden parecer", comentan los autores.

 

Referencia: I. Nunes et al. 2021. Hidden by the name: A new fluorescent pumpkin toadlet from the Brachycephalus ephippium group (Anura: Brachycephalidae). PLoS ONE 16 (4): e0244812; doi: 10.1371/journal.pone.0244812

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme en ladymoon@gmail.com

Vídeo de la semana

Continúa leyendo