Descubren una medusa que es dos especies en una

Una investigación ha determinado que una medusa común de ortiga es en realidad dos especies distintas.

"Antes del ADN, observábamos organismos y clasificábamos organismos por sus características físicas para identificar especies", según Patrick Gaffney, uno de los autores del estudio.

"En el caso de esta medusa, que se conoce desde hace siglos, se descubrió a través de la secuenciación del ADN que en realidad había dos grupos".

Resulta que la medusa de ortiga marina con base en el océano es más grande y tiene aproximadamente un 40 por ciento más de tentáculos (40, en comparación con 24) que su homólogo de la orilla del mar.

Diferencias en el ADN

La ortiga marina también tiene una campana, la parte superior del animal acuático, más grande, mientras que los tentáculos son más cortos que los de la especie de ortiga bayo.

Las pruebas genéticas de muestras revelaron diferencias en algunas de las medusas de ortiga marina: se confirmó que en realidad había dos especies distintas: una especie oceánica (Chrysaora quinquecirrha, u ortiga de mar) y una especie de bahía (Chrysaora chesapeakei, u ortiga bayo) mediante la comparación de los datos de ADN de las mediciones físicas de cada especie.

"Cuando prestas mucha atención, comienzas a contar el número de células y tipos de ardor, y ves discretas diferencias que corresponden al ADN", según Gaffney. "En muchos casos, cuando trazamos los datos, los gráficos se veían completamente diferentes sin superposición, reafirmando que se trata de dos especies".

La especie recientemente reconocida es la ortiga, que se encuentra en aguas menos saladas llamadas estuarios, como la bahía de Chesapeake. La Administración Nacional Oceánica y Atmosférica, (NOAA) produce un pronóstico diario de medusas para la bahía de Chesapeake, donde las floraciones de medusas a veces pueden convertirse en una molestia.

Según Gaffney, tener dos especies distintas puede explicar por qué los esfuerzos para comprender los factores que afectan a la floración de las medusas son tan difíciles.

El descubrimiento también puede ser una buena noticia para la ostra del este, que se encuentra en las costas del Atlántico y del Golfo, y es el tipo de ostra más consumido.

Esto se debe a que las medusas de la ortiga baya comen jaleas de peine inofensivas llamadas Mnemiopsis, un depredador clave de las larvas de ostra. Si las ortigas de la bahía son efectivas para recoger la Mnemiopsis, las larvas de la ostra oriental pueden tener una mejor oportunidad de sobrevivir.

Curiosamente, la nueva investigación mostró que la ortiga parece estar estrechamente relacionada con las medusas que se encuentran en las regiones costeras de Irlanda, Argentina y África. Pero de acuerdo con los investigadores, no es inusual que nadie haya notado estas diferencias antes.

Según los científicos, las medusas son algo a lo que las personas no prestan atención porque son fugaces. Vienen y van, son difíciles de estudiar y no tienen partes duras como conchas que se bañan en la orilla.

La investigación re ha realizado en conjunto con la Universidad de Delaware y el Museo Nacional de Historia Natural del Smithsonian.

.

Etiquetas: ciencianaturaleza

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar