Descubren una isla en la Antártida que no estaba en los mapas

Una expedición científica en el continente helado acaba de hacer un descubrimiento inesperado. La isla podría haber surgido como consecuencia de la retirada de los glaciares.

mapa de la Antártida
Situación de la bahía isla Pine (Wikicommons)

Estamos en pleno verano austral, por lo que actualmente son muchas las expediciones científicas que aprovechan las condiciones ambientales más llevaderas para viajar a la Antártida y estudiar diferentes aspectos de este continente tan desconocido como vulnerable.

La Antártida está cambiando rápidamente a consecuencia del cambio climático y algunos de sus grandes glaciares retroceden sin parar. Hace pocos días, un equipo de investigadores que forman parte de una expedición científica que tiene como objetivo estudiar la estabilidad de uno de ellos, el glaciar Thwaites, hizo un inesperado descubrimiento que se ha anunciado en la revista Nature.

“¡Creo que he visto rocas!” gritó un oficial a bordo del barco mientras este pasaba cerca de la bahía de isla Pine. Tras consultar sus cartas de navegación y hacer las comprobaciones correspondientes, la tripulación confirmó que, efectivamente, se trataba de una nueva isla. ¿Por qué había pasado desapercibida hasta ahora? A pesar de tener un tamaño lo suficientemente grande como para ser detectada por los satélites, seguramente la enorme capa de hielo que la cubre contribuyó a ocultarla. Además, se encuentra en una zona muy poco transitada, lo que también dificulta su detección a simple vista.

Otro efecto del deshielo

Por otro lado, y como se explica en el artículo de Nature, es probable que la isla haya emergido hace poco tiempo. “Los glaciares que se han ido retirando de la parte occidental de la Antártida estaban ejerciendo mucha presión sobre la corteza terrestre”, explica Lindsay Prothro, geóloga glacial de la Universidad de Texas. “Al liberarse de esa presión, la corteza puede elevarse”.

¿Y qué sucede con el hielo que hay en la superficie? Por un lado, si la tierra emerge muy rápidamente, podría romperse, lo que contribuiría a la pérdida de glaciares. Pero, por otro, una plataforma continental en ascenso puede servir como ancla, aumentando la estabilidad de los glaciares y retrasando su desaparición en el mar. Esta nueva isla, como explica Lauren Simkins, geóloga glacial de la Universidad de Virginia en Charlottesville, supone un caso real de estudio perfecto para analizar estos efectos.

De hecho, el equipo de científicos de la expedición aún debe recoger distintas muestras de la nueva isla y, puesto que no volverán de su viaje hasta finales de marzo, el anuncio oficial de la misma aún tardará algún tiempo.

No es un fenómeno nuevo

En los últimos años se han documentado más casos de nuevas islas que están emergiendo a consecuencia de la retirada de las capas de hielo. A finales del año pasado, sin ir más lejos, el Ministerio de Defensa Ruso anunciaba el descubrimiento de cinco nuevas islas en el remoto archipiélago ártico de Novaya Zemlya. Y es que, según un informe de la Organización de las Naciones Unidas, se estima que en los últimos cinco años el Ártico ha registrado la mayor pérdida de glaciares de su historia a consecuencia del calentamiento global.

El descubrimiento de esta nueva isla de la Antártida supone una oportunidad nunca vista para reconstruir la historia geológica de una región de la Tierra muy poco estudiada. Pero, a su vez, también nos alerta de los cambios rápidos e irreversibles que está sufriendo el continente helado.

Este artículo es una adaptación del publicado por Giuliana Viglione en la sección de noticias de la revista Nature del 21 de febrero de 2020: New Antarctic island spotted as mammoth glacier retreats

Continúa leyendo