Vídeo de la semana

Descubren un gecko del desierto que brilla en la oscuridad

Un equipo de científicos desvela que, a la luz de la Luna, estos animales brillan en color verde neón.

gecko-brilla
Nature

¿Un gecko que brilla en la oscuridad? Esto es lo que han descubierto un equipo de investigadores de la Universidad de Múnich, la Colección Estatal de Zoología de Baviera y la Hochschule München: un nuevo mecanismo de fluorescencia en un vertebrado terrestre. Lo curioso es que la “maquinaria” que produce su brillo nunca antes se había visto antes en animales terrestres con columna vertebral.

Conocemos bien la biofluorescencia gracias a muchos organismos acuáticos. Eso sí; hasta ahora, se han descrito dos mecanismos de fluorescencia de reptiles y anfibios: fluorescencia basada en huesos (todos los huesos son naturalmente fluorescentes bajo luz ultravioleta) y fluorescencia de una sustancia química secretada y que discurre en el líquido linfático. Ahora, hemos de añadir un nuevo mecanismo de fluorescencia en un vertebrado terrestre.

El gecko de patas de tela Namib, o gecko de arena de Namib (Pachydactylus rangei) es un animal que vive en los lechos de los ríos secos y en las dunas del desierto de Namib. Mide unos 10-15 centímetros de largo y utiliza sus grandes patas palmeadas para excavar en la fina arena del desierto. Suelen ser animales más nocturnos que diurnos. Tiene piel translúcida con grandes marcas amarillentas en los costados y anillos alrededor de los ojos. Lo que no sabíamos hasta ahora es que todas esas marcas se iluminan increíblemente cuando absorben la luz más azul de la Luna.


"Tan pronto como vimos esta fluorescencia, nos dimos cuenta de que los geckos de patas de tela deben utilizar un nuevo mecanismo: los patrones de fluorescencia verde neón brillante se producían claramente en la piel de los lagartos", explica David Prötzel, coautor del trabajo que publica la revista Nature.

 

gecko-brilla2
Nature

Estudio histológico

El estudio histológico del gecko de arena de Namib reveló, al iluminar con luz ultravioleta, que las áreas fluorescentes de la piel estaban llenas de células pigmentarias especiales, los iridóforos, que están ausentes en las áreas no fluorescentes de la piel, haciéndoles brillar en color verde neón. Los científicos probaron 55 muestras de P. rangei bajo luz ultravioleta, encontrando evidencia de fluorescencia en adultos de ambos sexos y también en criaturas jóvenes.

Los iridóforos reflejan la luz y juegan un papel importante en la coloración de los geckos y otros lagartos. Pero, por primera vez, este estudio reveló que algunos iridóforos también pueden emitir fluorescencia.

"Este efecto es mucho más fuerte que la fluorescencia basada en huesos que descubrimos en los camaleones hace tres años y uno de los casos más brillantes conocidos de fluorescencia jamás encontrado en vertebrados terrestres", comenta Frank Glaw, curador de Reptiles y Anfibios en la Colección Estatal de Zoología de Baviera.

El gecko de arena de Namib es el primer gecko conocido que posee dos tipos de iridóforos: uno que emite fluorescencia y otro que no.

Si bien los científicos desconocen de que forma usan la mayoría de los animales su fluorescencia, la ubicación y el brillo de estas marcas en los geckos, así como su visibilidad en el árido ambiente desértico, sugiere que esta fluorescencia juega un papel clave en la la interacción social de los geckos, según el estudio. Ver a otro compañero a larga distancia, puede tener su utilidad.

 

Referencia: Prötzel, D., Heß, M., Schwager, M. et al. Neon-green fluorescence in the desert gecko Pachydactylus rangei caused by iridophores. Sci Rep 11, 297 (2021). https://doi.org/10.1038/s41598-020-79706-z

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo