Descubren los restos de una hiena parecida a un lobo en China

Se trata de una hiénida de cuerpo pequeño que vivió en lo que actualmente es la provincia china de Gansu hace entre 15 y 12 millones de años.

 

Un equipo de paleontólogos de la Universidad de California, Berkeley (Estados Unidos), ha anunciado el descubrimiento de unos fósiles de una criatura parecida a un lobo de tierra que datan de hace 12 a 15 millones de años durante la época del Mioceno.

El equipo de investigación ha bautizado a esta hiena parecida a un lobo de tierra como Gansuena megalotis y representa la relación de transformación más cercana con el lobo hormiguero comedor de termitas (Proteles cristatus) hasta la fecha.

 


Un lobo que come termitas


El lobo cometermitas (Proteus crystatus) o lobo hormiguero aún vive a día de hoy.


De las casi 100 hienas conocidas y en peligro de extinción, todas las hienas son carnívoras u omnívoras. Pero hay una especie extraña que elige misteriosamente comer termitas, a saber, precisamente el lobo cometermitas. Ahora hemos encontrado su conexión.

"Los lobos hormigueros son hienas, pero en realidad son las hienas más extrañas porque no hacen lo que hacen otras hienas, vivas o extintas", explica Jack Tseng, investigador de la Universidad de California, Berkeley, el Museo Americano de Historia Natural y el Museo de Historia Natural del Condado de Los Ángeles y coautor del estudio que publica la revista Vertebrata PalAsiatica. "Son especialistas en termitas, que no podrían estar más lejos de las otras hienas en términos de su capacidad para triturar huesos o cortar carne. Entonces, el lobo hormiguero siempre ha sido un mamífero realmente curioso sobre el que tanto los ecologistas como los paleontólogos han tratado de aprender más".

hiena-lobo
Mick Ellison.

Resolviendo enigmas de la naturaleza

Las hienas se originaron hace unos 22 millones de años, y el lobo hormiguero aparentemente surgió hace unos 15 millones de años, según un análisis de su divergencia genética de las otras tres especies de hienas vivas. El hallazgo de dos cráneos fosilizados de esta hiena parecida a un lobo arrojan luz a este misterio.

Según el equipo, los cráneos de las antiguas hienas tienen un paladar ancho, como el lobo hormiguero, posiblemente para acomodar una lengua más grande y musculosa con la que sorber termitas. Los dientes también tienen espacios más amplios, como los del lobo hormiguero, lo que sugiere que Gansuyaena megalotis se estaba alejando de una dieta basada en cortar carne.

Si bien no afirman que Gansuyaena megalotis fuera un antepasado directo del lobo hormiguero, los investigadores concluyen que el animal antiguo es el fósil más cercano hasta ahora al lobo hormiguero, y muestra signos de haberse desviado de un estilo de vida de carne y hueso a algo más cercano a los insectívoros.

"Con estos fósiles, podemos comenzar a plantearnos la pregunta: '¿Cómo un linaje, por lo demás, muy especializado en comer carne, tiene un miembro, un primo extraño, que comenzó por este camino totalmente diferente de convertirse en un insectívoro especializado, un especialista en termitas?'. Ahora, tenemos el punto de partida y el punto final, que es hoy. El siguiente paso es descubrir qué sucedió en los 10 millones de años intermedios de este linaje", se preguntan los investigadores.

Referencia: Henry Galiano et al. 2022. A new aardwolf-line fossil hyena from Middle and Late Miocene deposits of Linxia Basin, Gansu, China. Vertebrata PalAsiatica 60 (2): 81-116; doi: 10.19615/j.cnki.2096-9899.211025

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme en Twitter: sarahromero_ y en ladymoon@gmail.com

Continúa leyendo