Descubren chimpancés salvajes infectados con lepra

Se trata de la primera vez en la historia que se encuentra esta enfermedad en chimpancés. Los científicos están desconcertados.

chimpance-lepra
Tai Chimpanzee Project

La lepra es una enfermedad infecciosa crónica causada por el bacilo Mycobacterium leprae y, por primera vez, un equipo de científicos ha documentado su presencia en chimpancés salvajes en lo más profundo de los bosques de África occidental.

 


¿Han contraído la enfermedad de los humanos?

Los investigadores están bastante seguros que no es así, lo que indica que la enfermedad ha surgido de una fuente desconocida, al menos por el momento.

Los brotes de lepra han afectado al menos a dos poblaciones silvestres de chimpancés occidentales (Pan troglodytes verus) en el Parque Nacional Cantanhez de Guinea-Bissau y el Parque Nacional Taï en Côte d'Ivoire, que están separadas entre sí por cientos de kilómetros, según exponen los autores en el artículo en preimpresión publicado en bioRxiv, aún pendiente de ser revisado por pares.

 

Enfermedad de Hansen

Esta enfermedad, que se conoce desde hace más de 3.000 años y que a partir de 1873 -gracias a las investigaciones del médico noruego Gerhard Hansen- se vio que era una enfermedad infecciosa, devastó Europa y Oriente Medio hasta aproximadamente 1870, afectando a 12 millones de personas en todo el mundo.

Afecta de forma visible a la piel, cuyas lesiones cutáneas, si no se tratan, hacen daño a los nervios; algo que puede conducir a la mutilación de manos, pies, ceguera y pérdida general de partes del cuerpo. En humanos, lo controlamos con antibióticos desde la década de 1980, pero nunca se había observado en chimpancés en estado salvaje (solo en chimpancés cautivos).


Sí que se había encontrado lepra en otros animales como armadillos o ardillas rosas, pues portan el genotipo bacteriano idéntico, conocido como 3I, que también se ha encontrado en brotes en relación con la Europa medieval, y en todos ellos, parece que la enfermedad pasó de las personas a los animales. Pero el análisis de los chimpancés infectados ha arrojado otra solución: dos genotipos poco comunes, 2F y 4N / O, son los que presentan distintos chimpancés encontrados con rastros de M. leprae, sugiriendo que la bacteria que causa la lepra está al acecho en otra parte, en los animales alrededor de los chimpancés o en su entorno. Lo cierto es que les afecta de la misma forma que a los humanos: lesiones y desfiguración de la cara, orejas, manos y patas.

 


Confirmado por muestras fecales

Para confirmar el diagnóstico, el equipo recolectó muestras de heces y detectó la presencia de la bacteria que causa la lepra, Mycobacterium leprae.

 

¿Tratamiento?

Es poco viable, porque el tratamiento para la lepra requiere meses tomando antibióticos y los chimpancés silvestres no están acostumbrados a los seres humanos, por lo que no es posible hacer lo mismo con estos animales.

Por el momento, los chimpancés infectados parecen estar lidiando con la enfermedad, aunque uno de ellos está perdiendo peso visiblemente, según los expertos.

 

Referencia: Leprosy, ancient scourge of humans, found to assail wild chimpanzees. Science Magazine 2020. doi:10.1126/science.abf6792 / Leprosy in wild chimpanzees Kimberley J. Hockings, Benjamin Mubemba, Charlotte Avanzi, Kamilla Pleh, Ariane Düx, Elena Bersacola, Joana Bessa, Marina Ramon, Sonja Metzger, Livia V. Patrono, Jenny E. Jaffe, Andrej Benjak, Camille Bonneaud, Philippe Busso, Emmanuel Couacy-Hymann, Moussa Gado, Sebastien Gagneux, Roch C. Johnson, Mamoudou Kodio, Joshua Lynton-Jenkins, Irina Morozova, Kerstin Mätz-Rensing, Aissa Regalla, Abílio R. Said, Verena J. Schuenemann, Samba O. Sow, John S. Spencer, Markus Ulrich, Hyacinthe Zoubi, Stewart T. Cole, Roman M. Wittig, Sebastien Calvignac-Spencer, Fabian H. Leendertz doi: https://doi.org/10.1101/2020.11.10.374371

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo