Descubre la vida que se esconde bajo tus uñas

Nuestro cuerpo tiene tantos microorganismos como células, y algunos se esconden en los lugares más recónditos.

Los microorganismos, especialmente los hongos y las bacterias, son seres vivos prácticamente ubicuos. Se pueden encontrar esporas flotando a miles de metros de altitud y en las aguas extremadamente saladas del mar Muerto. Los microorganismos pueblan nuestro cuerpo. De hecho, por cada célula humana que tenemos hay una bacteria; solo que como estas son significativamente más pequeñas, el peso total de microorganismos que habitan en un ser humano apenas es de 200 gramos.

Un complejo ecosistema habita en nuestros intestinos que nos ayuda a hacer la digestión —la microbiota, o mal llamada flora intestinal—; nuestra boca presenta abundantes bacterias, y hay tantas sobre un centímetro cuadrado de piel como personas hay en el planeta.

Hay zonas de la piel más preferidas por bacterias y hongos que otras; los genitales, las ingles, las axilas o los pies presentan muchísimos más microorganismos que, por ejemplo, el codo o el dorso de la mano. Y una de las zonas donde más bacterias se acumulan es debajo de las uñas.

Uñas

Bajo las uñas se esconde todo un microbioma

Un refugio óptimo

Las uñas son estructuras de quitina duras y resistentes, que nacen adheridas a la piel de los dedos. El espacio que queda entre la uña y el dedo es un refugio óptimo para los microorganismos. La misma uña protege a las comunidades microbianas de las posibles agresiones externas.

Tal y como sucede en otras áreas del cuerpo, las bacterias y los hongos forman unas estructuras bajo las uñas denominadas biopelículas. Una biopelícula, o biofilm, es una densa capa de bacterias formada por varios estratos compuestos generalmente por diferentes especies. Su espesor puede ser de hasta 200 micras —2 décimas de milímetro—. Las bacterias segregan una sustancia adhesiva, rica en polisacáridos, con la que se mantienen firmemente sujetas a las superficies sólidas. En estas biopelículas, también habitan arqueas, hongos y otros microorganismos. Y la superficie inferior de la uña es un lugar óptimo para establecer estas biopelículas. 

Microfotografía de un biofilm
Microfotografía de un biofilm

Una biopelícula es una estructura extraordinariamente resistente. Incluso cuando sustancias abrasivas entran en contacto con ella, solo se ven afectadas las bacterias alojadas en las capas superficiales. Pero los sustratos inferiores están protegidos por la propia estructura de la biopelícula.

La forma de actuar de forma efectiva contra un biofilm es la abrasión mecánica. Por eso, para eliminar las biopelículas que residen bajo las uñas no basta con lavarse con agua y jabón o con gel hidroalcohólico, sino que es necesario frotar debajo de las uñas, ya sea usando cepillos duros o palillos de madera fabricados específicamente para ello.

Hongos

Bajo las uñas viven hongos que pueden resultar patógenos

Fuente de infecciones

En muchos animales depredadores con garras, las bacterias que residen bajo las uñas son frecuentes fuentes de infección para su presa. Este efecto también se presenta con frecuencia en las mordeduras, y genera una ventaja adaptativa para estos animales.

El ser humano no necesita estas estrategias, sin embargo, las bacterias y hongos bajo nuestras uñas también pueden ser fuente de infecciones. Este es un factor importante a tener en cuenta a la hora de manipular alimentos sin guantes, colocar unas lentes de contacto o cualquier otro producto que pueda estar en contacto con nuestras mucosas, o cuando se realizan curas a una persona herida. Estas poblaciones de microorganismos, en un momento de bajas defensas, o cuando la uña o la piel de debajo sufre daño, pueden convertirse en agentes infecciosos oportunistas.

Candida

El hongo ‘Candida albicans’, de transmisión sexual, puede causar infecciones vaginales.

El microbioma de nuestras uñas

Parte de la población bacteriana bajo nuestras uñas son especies capaces de causar problemas de salud. El género de los estafilococos (Staphylococcus spp.) es, probablemente, el más habitual, y puede dar lugar a intoxicaciones alimentarias. También abunda la bacteria fecal Escherichia coli o especies del género Enterobacter.

Menos comunes, pero también presentes, son Klebsiella, Serratia o Streptococcus o la peligrosa Salmonella.

Entre los hongos destaca Trichophyton rubrum, que se ha definido como el patógeno más importante en infecciones por hongos en la piel, principal causante de las onicomicosis —infecciones por hongos en las uñas o en la piel bajo ellas—. Otros hongos que pueden aparecer bajo las uñas son varias especies del género Candida —incluyendo Candida albicans—, levaduras causantes de infecciones dérmicas y, en algunos casos, enfermedades de transmisión sexual. Es, por lo tanto, importante tener una buena higiene de manos antes de tener prácticas sexuales que impliquen el contacto mano-genital.

Otras levaduras que no suelen causar problemas de salud, como las del género Saccharomices —como la levadura de la cerveza— son también habituales bajo las uñas.

Referencias:

AL-Taee, Z. et al. 2020. Antibiotic Susceptibility of Bacteria Isolated From Under Nails. Indian Journal of Forensic Medicine & Toxicology, 14(2), 406-409. DOI: 10.37506/ijfmt.v14i2.2825

Castillo, C. et al. 2021. Biofilms and the Nail Unit. Clinics in Podiatric Medicine and Surgery, 38(4), 529-533. DOI: 10.1016/j.cpm.2021.06.005

Nenoff, P. et al. 2014. Infektionen an Finger- und Zehennägeln durch Pilze und Bakterien. Der Hautarzt, 65(4), 337-348. DOI: 10.1007/s00105-013-2704-0

Sender, R. et al. 2016. Revised Estimates for the Number of Human and Bacteria Cells in the Body. PLOS Biology, 14(8), e1002533. DOI: 10.1371/journal.pbio.1002533

Toles, A. 2002. Artificial Nails: Are They Putting Patients at Risk? A Review of the Research. Journal of Pediatric Oncology Nursing, 19(5), 164-171. DOI: 10.1053/jpon.2002.126684

Vary (Álvaro Bayón)

Vary (Álvaro Bayón)

Soy doctor en biología, especializado en especies invasoras. Intento divulgar sobre ciencia y naturaleza mientras lucho férreamente contra las pseudociencias y el pensamiento mágico. Cuando me queda tiempo, cazo pokémon y hago artesanía. Además, soy (un poco) adicto al twitter.

Continúa leyendo