De pez de agua salada a pez de agua dulce en apenas 50 años

El caso del pez espinoso de Alaska, obligado por culpa de un terremoto a evolucionar a una velocidad inusitada.

 

Y, como han descubierto científicos de las universidades de Oregón y Alaska, el cuerpo del pez espinoso inició entonces una carrera evolutiva desesperada para adaptarse a su nuevo hábitat de agua dulce. Con éxito: en solo cinco décadas, esta especie acuática experimentó cambios notables en la forma de su cuerpo, los ojos, la pigmentación, el tamaño de las espinas, la cobertura corporal y, por supuesto, su genoma.

 

Esto respalda la hipótesis de que la evolución no necesita miles o millones de años para modelar los organismos de los animales: un evento catastrófico o una transformación medioambiental súbita pueden acelerar el ritmo a escalas temporales de décadas o incluso años incluso en los vertebrados.

 

Los expertos sabían que Gasterosteus aculeatus ya se había adaptado al agua dulce antes, hace 13.000 años, cuando hubo un retroceso de los glaciares, pero ahora han comprobado cuán rápido puede hacerlo. Para ello, han utilizado una tecnología llamada de Secuenciación de ADN Asociado a Sitios de Restricción (RAD-seq). “El cambio no es simplemente cosmético, como ponerse moreno por efecto del sol; el genoma ha sido rápidamente remodelado. Este hallazgo quizá nos permita comprender mejor cómo está afectando el cambio climático a todo tipo de especies”, ha explicado Susan L. Bassham, coautora de la investigación.

 

Imagen: Universidad de Oregón

 

Etiquetas: curiosidadesnaturaleza

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar