Curiosidades sobre el leopardo de las nieves que quizá no conocías

¿Sabías que es un depredador tremendamente sigiloso y que es capaz de matar a presas que triplican su propio peso?

 

Como especie (Pantera pardus), los leopardos tienen varias subespecies, como los leopardos de Amur, leopardos de Java, leopardos de Arabia del Sur, leopardos de Asia Central y leopardos de Sri Lanka. Pero, pese a su nombre, el leopardo de las nieves (Panthera uncia) no es en realidad un leopardo. Es un animal único y no hay ningún otro gran felino como él en todo el planeta.

 


¿Dónde habitan?

Son nativos de las escarpadas y rocosas tierras altas de Asia Central, pero hay leopardos de las nieves en múltiples países, incluidos India, Bután, Rusia, Pakistán y Mongolia. Se cree que la región montañosa occidental del Himalaya (la zona de China) alberga la mayor cantidad de estas espectaculares criaturas. En China, suelen vivir entre 3 000 metros y 5 400 metros sobre el nivel del mar pero en montañas más remotas pueden localizarse hasta a 6 000 metros sobre el nivel del mar. Prefieren las zonas escarpadas y rocosas de las montañas para cazar y los acantilados y riscos para posarse.

 


Un pelaje fabuloso

Una de las características que más nos llaman la atención del leopardo de las nieves es precisamente su impresionante pelaje, adaptado perfectamente al gélido ambiente en el que bien. Su pelaje los mantiene aislados en climas fríos; no en vano, tiene un gran grosor: puede medir 5 cm de largo en la espalda y los costados y casi 12 cm de largo en la zona del vientre. Su cola también proporciona un excelente abrigo, ya que, aparte de ser útiles para guardar el equilibrio, también les aportan calidez cuando se tumban y se envuelven alrededor de sí mismos. La cola del leopardo de las nieves mide entre 80 y 105 cm de largo. Sus patas, por otra parte, grandes y peludas, actúan como unas raquetas de nieve acolchadas. Su evolución le ha permitido adaptarse para poder sobrevivir en las condiciones más extremas de la Tierra.

¿Son animales muy grandes?


Los leopardos de las nieves miden alrededor de 75-150 cm desde la cabeza hasta la base de la cola, y la cola añade otros 80-105 cm, lo que los hace más pequeños que los otros grandes felinos. Los tigres, por ejemplo, pueden llegar a medir 3,8 metros de largo (incluyendo la cola). Pesan entre 25 y 55 kg.

 


Excelente camuflaje

Su patrón de pelaje es idóneo para ayudarles a permanecer ocultos en su terreno montañoso nevado y rocoso. Es de color gris claro, blanco grisáceo y las manchas de colores más oscuros son únicas. Su pelaje se vuelve más claro y grueso en el invierno, lo que les aporta un alto nivel de camuflaje; de ahí que sean conocidos como los “fantasmas de la montaña”.

 


¿Rugen?


A diferencia de otros grandes felinos, los leopardos de las nieves no pueden rugir. Sí poseen una especie de 'aullido penetrante' que es tan fuerte que se puede escuchar sobre el ruido de un río. También poseen otros sonidos como un resoplido, un gruñido y un silbido. Los grandes felinos poseen un ligamento particular en sus cuerdas vocales que puede estirarse y flexionarse, creando el poderoso y profundo rugido que todos conocemos y amamos. Sin embargo, en el caso de los leopardos de las nieves, a pesar de que poseen este ligamento, no pueden manipularlo para rugir porque carecen de una capa de tejido graso.

Según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), el leopardo de las nieves se encuentra en estado vulnerable. Suelen ser cazados por su piel o por los ganaderos que los ven como una amenaza a su ganado.

También te puede interesar:

Referencia: WWF / Snow Leopard Conservancy / UICN

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme en ladymoon@gmail.com

Continúa leyendo