Convierten a leones en animales

Un nuevo estudio muestra cómo mediante la inhalación de una hormona, los leones en cautividad se vuelven más sociables con miembros de otras manadas.

El león (Panthera leo), uno de los grandes felinos más conocidos en la cultura popular y mal denominado "rey de la selva" es una especie que también se encuentra en peligro por la actividad del ser humano.

Caracterizados por su territorialidad, los leones son unos excelentes animales para el estudio de la etología – el estudio del comportamiento animal -, concretamente para entender mejor el comportamiento social entre estos animales dentro y fuera de sus manadas.

Un nuevo estudio realizado con un grupo de 23 leones africanos ha permitido encontrar una forma de favorecer la relación social entre miembros de la misma especie en un entorno no natural. Una investigación que abre las puertas a una mejora de las condiciones de estos animales en cautividad y en reservas privadas.

La competencia como forma de vida

Las manadas de leones, también conocidas como harenes, están constituidas por varios machos que forman coaliciones junto con un mayor número de hembras con las que se reproducen. Los machos tienen un papel clave en el harén: la defensa del territorio y asegurar la supervivencia de las crías.

Los harenes de leones no son estáticos a lo largo del tiempo, sino que van variando. Cuando un macho envejece puede llegar un macho más joven a combatir con él y "adueñarse de su territorio’’. Esto significa que la territorialidad forma parte del día a día de los leones. Pero… ¿Qué ocurre con los leones en cautividad?

 

Una hormona para "amansarlos" a todos

Debido a la pérdida de hábitat por el crecimiento y expansión de las ciudades africanas, cada vez es más necesario el traslado y refugio de leones en reservas privadas valladas y su cría en cautividad. Esto tiene como consecuencia que leones de distintas manadas puedan mezclarse en un entorno reducido.

A pesar de la ventaja que les puede otorgar en la naturaleza, el comportamiento territorial y la agresividad con otros individuos de su especie (competencia intraespecífica) puede hacer que la convivencia entre leones en reservas y en cautividad suponga un verdadero reto, debido a que esta circunstancia se encuentra en aumento.

El grupo de investigadores científicos dirigido por el biólogo de animales Craig Packer y la neurocientífica Sarah Heilbronner, de la Universidad de Minnesota, pusieron a prueba un nuevo método para estudiar cómo podía cambiar el comportamiento de estos animales en en una reserva de fauna salvaje: El Santuario de Vida Silvestre Kevin Richardson (Dinokeng, Sudáfrica).

El experimento consistió en administrarles intranasalmente (utilizando la nariz como una puerta hacia su cerebro) una hormona llamada oxitocina, la cual es característica por su papel en el parto, la lactancia, la excitación sexual y el orgasmo. Además, por su implicación en el comportamiento social en mamíferos, la oxitocina es un neurotransmisor que también puede tener un papel relevante como modulador, influyendo en conductas sociales de algunas especies cuando se administra por vía nasal.

Para poder administrar la oxitocina a los leones, los investigadores utilizaron carne atrayéndoles  hacia una valla. En ese instante, aprovechando la oportunidad, les rociaban la nariz con la hormona utilizando un frasco difusor.

Tras este tratamiento, identificaron que aquellos leones a los que se les administró oxitocina se volvían más ‘’sociables’’ con otros leones en su mismo territorio y tenían un comportamiento menos vigilante frente a posibles intrusos. Este cambio, también lo apreciaron en sus rasgos físicos, los cuales, según los investigadores indicaban que ‘’se relajaban totalmente’’.

Una de las conductas más destacadas en las que se pudo comprobar este cambio conductual fue el juego. Los leones en cautividad pueden tener algunos objetos que consideran de "su pertenencia", como puede ser un juguete, por el que pelean y muestran comportamientos agresivos fruto de su territorialidad. Marcando así la distancia con otros individuos. Sin embargo, tras la administración de la oxitocina, los leones permitían que otros ejemplares se acercaran más a ellos que aquellos que no habían recibido la hormona.

Leones jugando con su juguete favorito. Crédito: Jessica Burkhart
Leones jugando con su juguete favorito. Crédito: Jessica Burkhart

A pesar del cambio en la sociabilización de estos grandes felinos en la conducta de juego, este mismo efecto no se observó en la conducta alimentaria, donde mostraron una actitud más posesiva (algo común en la naturaleza). En el momento en que la comida se ponía de por medio, los leones no mostraban una mayor tolerancia entre ellos a pesar de que se les administrara la oxitocina.

A pesar de sus limitaciones debido a las condiciones en las que ha sido llevado a cabo, este estudio, publicado en la revista iScience ha permitido conocer mejor el potencial de la influencia de la oxitocina sobre el comportamiento pro social de estos animales además de encontrar una posible forma de facilitar la convivencia entre leones que han sido rescatados de circos o zonas de guerra que se encuentran en espacios seguros como santuarios (donde se les aísla de forma individual). Una cuestión todavía más importante es la relevancia de estos resultados en gestión para la introducción de leones, tanto en la naturaleza, como en cautividad. Uno de los grandes esfuerzos en la conservación.

Referencia:

Burkhart et al. 2022. Oxytocin promotes social proximity and decreases vigilance in groups of African lions, iScience, https://doi.org/10.1016/j.isci.2022.104049

Guillermo Pérez

Guillermo Pérez (WillDiv)

Guillermo Pérez es graduado en Biología por la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), con Máster en Comunicación Científica por la Universidad Internacional de Valencia (VIU). Actualmente es responsable de la redacción digital de la revista Muy Interesante y Muy Historia. Ha trabajado como divulgador especializado en el área de la investigación en cáncer y es creador del canal de youtube ''WillDiv'', donde divulga sobre diferentes ramas de la biología en diversos formatos. Ha dirigido e impartido cursos de formación en divulgación científica en diferentes universidades. Tiene más de un año de experiencia como divulgador científico en actividades de astronomía y ciencia experimental, tiene varios trabajos realizados como monologuista científico y ha ejercido como jurado en concursos de divulgación científica. Además ha colaborado en diferentes medios de comunicación.

Continúa leyendo