Consiguen la descripción más precisa de un dinosaurio hasta la fecha

Un estudio revela en detalle cómo eran los dinosaurios emplumados

Anviorni

Todo el mundo conoce, por poco que sea, a los grandes dominantes de la Tierra durante más de 160 millones de años, los dinosaurios. Los restos fosilizados han sido clave para su investigación y para conseguir una primera aproximación a estos fantásticos animales. ¿Quién no se ha imaginado alguna vez poder verlos con sus propios ojos como en Jurassic Park? Y es que, a día de hoy, seguimos quedándonos boquiabiertos con ellos.

Un estudio de la Universidad de Bristol ha dado a conocer nuevos detalles sobre cómo eran las plumas de los dinosaurios, y ha elaborado la representación más exacta posible de cualquier especie de dinosaurio hasta la fecha.

Los sucesores de estas criaturas son los popularmente conocidos como pájaros. Las aves son así, los descendientes directos y evolucionados de un grupo de dinosaurios carnívoros y emplumados que, junto con las aves verdaderas, se conocen como paravianos, familia a la que también pertenece el astuto y rápido Velociraptor.

Precisamente, un huevo de dinosaurio paraviro Anviornis ha hecho posible la novedosa representación de la figura de estos emplumados. El proceso ha consistido en comparar sus plumas fosilizadas con las de otros dinosaurios y aves extintas. Mediante unas técnicas de descomposición, se separó una selección de plumas antes del entierro y la fosilización, haciendo que su estructura sea más fácil de interpretar.

Fisonomía de los Anviornis

Durante la investigación, se descubrió una forma de pluma primitiva. Esta es corta, con púas largas, independientes y flexibles que salen en ángulos bajos para formar dos aspas. Tales plumas le habrían proporcionado al Anviornis una apariencia esponjosa. Un detalle que contrasta con el cuerpo de las aves voladoras actuales, puesto que sus plumas tienen paletas cerradas y estrechas formando una superficie continua y lisa.

Con estas características, el Anviornis tendría más dificultades para controlar su temperatura o repeler el agua. Este plumaje resultaría menos efectivo, ya que carecían de las paletas aerodinámicas y asimétricas de las aves modernas.

 

Otra de las diferencias más apreciables es que estas aves primitivas tenían múltiples filas de largas plumas en el ala. En cambio, en las actuales la mayor parte de la superficie de dicho miembro está formada por una sola fila de plumas. 
Sin embargo, una de las peculiaridades más destacadas es que los Anviornis, al igual que otras especies de paravianos, tenían cuatro alas y todo su cuerpo estaba formado por largas plumas, incluso por las patas y cola

Del hallazgo al lienzo

El último paso era dibujar al animal de la forma más fiel y aproximada su vida pasada. La ilustradora y científica, Rebecca Gelernter, ha sido una de las principales encargadas de plasmar los datos obtenidos y reconstruir la imagen de estos emplumados.

Los patrones para dar color al Anviornis se han conocido a partir de estudios de pigmentos fosilizados. Mediante un examen de fósiles bajo fluorescencia, ha sido posible construir el contorno de la carne del animal. Y los trabajos previos de investigación han descrito la sucesión de los múltiples niveles de plumas en las alas.

La nueva pieza representa de esta forma un cambio radical e histórico en las representaciones de dinosaurios.

CONTINÚA LEYENDO