Confirman actividad volcánica en la Gran Caldera de Kikai

Un antiguo volcán submarino responsable de una de las supererupciones más grandes de la historia parece preparar su inevitable regreso.

caldera

La Caldera Kikai, ubicada al sur de las principales islas de Japón, devastó una gran franja del archipiélago japonés cuando arrojó más de 500 kilómetros cúbicos de magma durante la erupción de Akahoya hace unos 7.000 años. Ahora, un equipo de científicos de la Universidad de Kobe (Japón) acaba de confirmar la evidencia de nueva actividad volcánica debajo del cráter.

Los investigadores han detectado una cúpula de lava gigante debajo de la caldera Kikai, que contiene un volumen de
más de 32 kilómetros cúbicos de magma, una acumulación que podría revelar pistas sobre la próxima súper erupción que puede desatar Kikai.

 

¿Una próxima supererupción?



Según las investigaciones previas del vulcanólogo Yoshiyuki Tatsumi, dado el nivel de vulcanismo activo de Japón,
hay alrededor de un 1% de probabilidades de que ocurra una erupción "catastrófica" de la caldera dentro del archipiélago japonés en algún momento durante los próximos 100 años, un evento que podría poner en peligro o acabar con la vida de millones de personas.

 

Tales erupciones no aparecen con mucha frecuencia en la historia, pero suceden, ya que la Caldera Kikai experimentó dos incidentes de este tipo antes de la conocida erupción de Akahoya: una hace unos 95.000 años y otra hace unos 140.000 años.

La confirmación de este domo de lava, detectado a través de tres viajes de sondeo por separado, observaciones de robots subacuáticos y análisis de reflexión sísmica,
no significa que ningún tipo de súper erupción sea necesariamente inminente, pero los investigadores sospechan que es una evidencia que no podemos obviar.

El domo de lava es un montículo de forma circular que se origina en una erupción lenta de lava viscosa de un volcán.

Este volumen de roca caliente y viscosa, de unos 600 metros de altura y que abarca un ancho de 10 kilómetros, no es un eco de Akahoya, puesto que el domo de lava es químicamente diferente al de la super-erupción de Akahoya, pero nos muestra que algo nuevo está tomando forma bajo el Mar de China Oriental.

 

Lo que esta actividad volcánica presagia no está claro por el momento, y al menos un investigador ha señalado que podríamos estar mirando una congregación de cúpulas de lava más pequeñas, a diferencia de una masa gigante combinada.

Para seguir investigando, Tatsumi y sus colegas se embarcarán en otra expedición al sitio de Kikai el próximo mes, para realizar nuevos análisis y, con un poco de suerte, obtener una idea más clara de la actividad de magma que alimenta la evolución de esta caldera.

 

Referencia: Yoshiyuki Tatsumi, Keiko Suzuki-Kamata, Tetsuo Matsuno, Hiroshi Ichihara, Nobukazu Seama, Koji Kiyosugi, Reina Nakaoka, Kazuo Nakahigashi, Hideaki Takizawa, Kazuki Hayashi, Tatsuro Chiba, Satoshi Shimizu, Mamoru Sano, Hikaru Iwamaru, Haruhisa Morozumi, Hiroko Sugioka & Yojiro Yamamoto. Giant rhyolite lava dome formation after 7.3 ka supereruption at Kikai caldera, SW Japan. Scientific Reports volume 8, Article number: 2753 (2018) doi:10.1038/s41598-018-21066-w

 

CONTINÚA LEYENDO