Vídeo de la semana

Cómo tratar una picadura de oruga

Si todavía tienes la oruga en tu piel, tendrás que retirarla sin usar tus manos. Utiliza unas pinzas, alicates o guantes gruesos para levantarla.

oruga
Pixabay.

Aunque algunas orugas son inofensivas y tienen una apariencia divertida, otras podrían llegar a picarte. Las picaduras de orugas pueden ocasionar molestias menores o bien desencadenar una reacción alérgica verdaderamente peligrosa. Por este motivo, deberías limpiar la zona afectada y posteriormente acudir a un médico si la reacción alérgica empeora. No obstante, la mayoría de las personas se recuperan fácilmente de una picadura de oruga.

Limpia la zona afectada

Si todavía tienes la oruga en tu piel, tendrás que retirarla sin usar tus manos. Utiliza unas pinzas, alicates o guantes gruesos para levantarla. Esto es fundamental, ya que podría picarte de nuevo si intentas moverla utilizando tus dedos. Además, en el caso de que veas un aguijón deberás utilizar unas pinzas para quitarlo.

Después, deberás colocarte una cinta adhesiva sobre la picadura y luego retirarla rápidamente (como si se tratase de una banda de cera depilatoria). De esta forma, la cinta se quedará con cualquier pelo venenoso o espina que sigan en tu piel. Este paso también es importante, ya que conseguirás minimizar los síntomas de la picadura.

Por último, utiliza jabón y agua para limpiar la piel con detenimiento. Igualmente, deberás limpiarte las manos a fondo en caso de que hayan entrado en contacto con el veneno o los aguijones de la oruga. ¡Mucho cuidado!

Trata los síntomas

Si sientes mucha picazón o dolor, podrías aplicarte una crema antihistamínica. En ocasiones, las cremas antihistamínicas no son efectivas para aliviar los síntomas de las picaduras, por lo que deberías acudir a la farmacia o al médico en caso de duda.

En caso de que no tengas crema, otra opción es el bicarbonato de sodio. Mezcla una cucharada de bicarbonato con una cucharada de agua tibia, formando una pasta. Después, aplícala generosamente en tu piel y déjala durante un par de minutos. Esta mezcla debería reducir la picazón y las molestias.

Después de aplicarte la crema o la pasta de bicarbonato de sodio, deberías colocarte una compresa fría en la zona de la picadura. Ponte una bolsa de hielo o de verduras congeladas en la zona de la picadura durante diez o quince minutos. Después, quítate la compresa y utilízala cada dos horas si los dolores persisten.

oruga en la naturaleza
Pixabay.

Acude al médico si los síntomas empeoran

Si sufres ampollas graves en la piel o los síntomas empeoran (dificultad respiratoria, sangrado persistente, vómitos o náuseas) deberías acudir inmediatamente al médico. Ten en cuenta que, aunque la mayoría de las personas se recuperan con normalidad, podrías sufrir una reacción alérgica verdaderamente peligrosa.

También te puede interesar:

Continúa leyendo