¿Cómo reaccionar si te encuentras con un oso? (o si uno te encuentra a ti)

Desvelamos las claves para evitar y sobrevivir al cruce con uno de estos gigantes

oso
iStock

Antes de nada es importante aclarar que las siguientes recomendaciones hacen referencia al encuentro o ataque de un oso pardo (Ursus arctos), ya que nuestro comportamiento deberá adaptarse a la especie de oso con la que nos encontremos. Se calcula que en el mundo hay unos 200 000 ejemplares distribuidos por Norte-América, Asia y Europa. En España, por ejemplo, aunque sean de distintas subespecies los podemos encontrar en Asturias occidental, al norte de León, Palencia y sur de Cantabria y en los Pirineos.

Que un oso pardo ataque a un humano es algo sumamente remoto, de hecho, según informa el Servicio de Parques Nacionales de Estados Unidos, las probabilidades de resultar lesionados por uno de ellos son de aproximadamente 1 en 2.1 millones, dicho de otro modo otras palabras, es más probable que nos mate una abeja que un oso, según un artículo de Nat Geo. En España ha habido ocho ataques documentados desde 1989, el último este mismo año 2021 en Cangas de Narcea, en Asturias.

A partir de este ataque, la Fundación Oso Pardo ha publicado una serie de recomendaciones a seguir para garantizar al máximo nuestra seguridad en el monte. Para empezar, la mejor manera de no ser atacado por un oso es evitando el encuentro. Por este motivo, no conviene abandonar los senderos señalizados ni adentrarse en la vegetación cerrada ni, por supuesto, acercarse a carroñas o dedicarnos a seguir los rastros de los osos. También es importante asegurarse de que no dejamos restos de comida que pueda atraerlos.

Ahora bien, si pese a seguir estas recomendaciones nos topamos con uno de ellos:

  • Si nos cruzamos con un oso en la carretera, es aconsejable poner las luces de emergencia para alertar a otros vehículos y reducir la velocidad o para hasta que el animal abandone la vía. Es totalmente ilegal perseguirlo con el coche.
  • Si vamos andando y aún está lejos, pero avanza hacia nosotros, debemos hacer notar nuestra presencia hablando sin gritar, de manera que el oso nos identifique y se aleje. No debemos bloquear las vías de escape del oso y tenemos que alejarnos despacio caminando hacia atrás. Nunca se debe correr ni gritarle.
  • Un ataque a un oso no es la mejor de defensa. Nunca deben lanzarse piedras o palo para asustarlos y, en caso de tener un arma de fuego nunca se debe disparar al aire, esto podría resultar en una reacción agresiva.
  • Ante una hembra con sus crías, nunca nos interpondremos entre la madre y los oseznos.
  • Si el oso se pone de pie no significa que esté teniendo una actitud agresiva, tal vez esté solo tratando de identificarnos.
  • Por el contrario, si el animal realiza una carga disuasoria, que consiste un acercarse a toda velocidad y parar justo antes de llegar a nosotros, debemos mantener la calma y alejarnos, siempre manteniendo el contacto visual.
  • Si en el peor y más improbable de los casos, el oso nos ataca, debemos tumbarnos boca abajo en posición fetal y protegernos la cara y la cabeza con los brazos, intentando permanecer inmóviles. 

 

Referencias: 

Fundación Oso Pardo. Encuentros con osos. https://fundacionosopardo.org/wp-content/uploads/2018/09/ficha10.pdf 

Oriol

Oriol Cervera Subirats

Fanático de las curiosidades y apasionado del mundo natural. Escribo y produzco documentales ambientalistas y de vida salvaje, siempre con un toque de humor (¡que para eso estamos!).

Vídeo de la semana

Continúa leyendo