Cómo identificar una araña parda

La araña reclusa tiene el cuerpo de color marrón, con una marca un poco más oscura en su centro.

araña reclusa
iStock.

La araña reclusa parda, también conocida como araña violinista, es un insecto venenoso cuya picadura puede hacer que tanto niños como adultos enfermen. Esta araña es bastante inusual porque solo tiene seis ojos, a diferencia de la mayoría que tiene ocho. Además, lleva una marca en forma de violín en la espalda. Si en tu localidad hay arañas de este tipo es fundamental que aprendas a identificarlas para evitar mordeduras.

Mira su color

La araña reclusa tiene el cuerpo de color tierra o marrón, con una marca un poco más oscura en su centro. También puede ser marrón oscura o tener tonos amarillos. Si la araña tiene rayas u otras marcas, probablemente no es una reclusa parda.

Además, si la araña tiene más de dos colores o sus patas son más oscuras que el resto de su cuerpo es posible que no sea una reclusa parda.

Busca la forma del violín en el cuerpo de la araña

La forma del violín es de un color marrón ligeramente más oscuro que el resto del cuerpo. Asimismo, su forma no está claramente definida, por lo que posible que no parezca exactamente un instrumento musical.

Debes tener en cuenta que muchas arañas tienen una forma similar en su cuerpo, por lo que esto no es lo suficientemente significativo por sí solo para identificar la araña. Por eso, es importante que observes los colores de cerca. Si presenta manchas de diferentes colores, lo más seguro es que no sea una araña reclusa.

araña reclusa
iStock.

Cuenta los ojos

A diferencia de otras especies, la reclusa parda tiene únicamente seis ojos. Están dispuestos en pares: uno en el centro y dos a cada lado. Como sus ojos son tan pequeños puede que no los aprecies sin usar una lupa. Sin embargo, si la araña tiene ocho ojos se trata de una especie diferente a la reclusa parda. Deberás tener mucho cuidado al contar sus ojos, ya que podría saltar o morder en cuestión de segundos.

Descubre dónde les gusta vivir

Estas arañas suelen construir sus telarañas en lugares apartados que no suelen estar a la vista. Los reclusos pardos construyen redes en lugares secos y tranquilos como los áticos, sótanos o armarios. También suelen encontrarse en las cajas de cartón, aparadores, camas viejas, cobertizos y cuartos de baño. ¡Mucho ojo en estas zonas!

Del mismo modo, las redes de esta araña son pegajosas y blanquecinas. Es poco probable que encuentres una telaraña de reclusa parda entre árboles o paredes, ya que su red es más débil que la del resto de especies de arañas.

También te puede interesar:

Continúa leyendo