¿Cómo es la planta que causa dolor?

En Australia vive un árbol que, si se toca, causa un dolor intenso, duradero, casi insoportable, e inolvidable para cualquiera que lo haya sufrido.

 

La ortiga es una especie común en los bordes de carreteras y caminos de España. Bajo ese mismo nombre común hay dos especies, Urtica dioica y Urtica urens, son especies ruderales que colonizan con éxito terrenos perturbados. Y quien haya tocado alguna vez una ortiga sin tomar las adecuadas medidas de precaución, habrá sufrido sus consecuencias. Un intenso picor y escozor agudos, que dura entre unos minutos y varias horas, y que una vez se siente por primera vez, es difícil de olvidar.

Pero las ortigas son nada comparadas con una planta habitante de Australia, Indonesia y las islas Molucas. El llamado ‘gimpi gimpi’ o ‘aguijón del suicidio’, de nombre científico Dendrocnide moroides.

La ortiga común (‘Urtica dioica’)
La ortiga común (‘Urtica dioica’)

Las mismas estructuras urticantes de la ortiga

Aunque el gimpi gimpi es un árbol que puede alcanzar los 20 metros de altura, muy distinto de las pequeñas ortigas herbáceas de nuestros caminos, que raras veces superan el metro, ambas plantas tienen mucho en común.

Ambas pertenecen a la misma familia botánica, las urticáceas, y en ambos casos, las hojas y otras partes de la planta presentan en abundancia una suerte de pelos denominados tricomas. Estas finísimas estructuras casi transparentes están recubiertas de mineral de sílice, que las hace duras, rígidas y, a la vez, frágiles. Al tocar esos tricomas, sus puntas se rompen y sus bordes afilados cortan la piel del incauto y su contenido penetra a presión en la pequeña herida. Funcionan como una especie de aguja hipodérmica autoinyectante.

La diferencia de la picadura entre las dos plantas radica en el tipo de sustancia que inyectan y, en consecuencia, sus efectos.

Las ortigas liberan un cóctel compuesto principalmente por histamina, que genera la sensación inicial de picazón, y ciertas neurotoxinas, responsables de prolongar ese efecto que, con suerte, dura varios minutos, aunque si la picadura es de una magnitud importante, puede mantenerse hasta 12 horas.

En el caso del gimpi gimpi, sin embargo, el cóctel inyectado es significativamente distinto. En su composición, se ha encontrado una molécula llamada moroidina, un péptido compuesto por ocho aminoácidos, altamente estable, en combinación con iones de potasio, que actúan de forma sinérgica. Esta moroidina y sus coadyuvantes son la causa más probable de los efectos de la picadura de este árbol. Además, los tricomas de las especies del género Dendrocnide son tan diminutos que frecuentemente la piel se cierra sobre ellos antes de percibir su efecto, lo que los hace prácticamente imposibles de extraer.

Gimpi gimpi (‘Dendrocnide moroides’; CC BY 3.0 Cgoodwin)
Gimpi gimpi (‘Dendrocnide moroides’; CC BY 3.0 Cgoodwin)

¿Cuánto puede durar la picadura de gimpi gimpi?

Los efectos de la picadura de gimpi gimpi son muy graves. Normalmente, la picadura no se siente en el momento, pero, en pocos minutos, comienza una sensación de picor que rápidamente se transforma en dolor. La sensación se intensifica, alcanzando un pico a los 20 o 30 minutos de la picadura. Algunos lo describen como si la piel estuviera expuesta constantemente al fuego.

En el mejor de los casos, la sensación dolorosa desaparece a los pocos días. Pero se han reportado casos de semanas e incluso meses. El dolor ha llegado a provocar episodios de desmayos; se ha reportado la muerte de caballos y de perros, así como un fallecimiento humano, en 1922 en Nueva Guinea.

Los pelos urticantes del gimpi gimpi tienen un efecto tan fuerte, que se han reportado problemas respiratorios en personas que habían paseado cerca de los árboles sin tocarlos, solo por inhalar los pelos que alguna ráfaga de viento hubiera arrancado del árbol.

Brote joven de gimpi gimpi. Se puede apreciar la vellosidad que forman los tricomas
Brote joven de gimpi gimpi. Se puede apreciar la vellosidad que forman los tricomas

¿Por qué tiene el gimpi gimpi estas estructuras?

Como sucede con las estructuras defensivas de otras plantas urticáceas, la presencia de estos pelos urticantes es una adaptación defensiva contra la presión de los animales herbívoros, sobre todo mamíferos. Hay pruebas que demuestran que las plantas que sufren un mayor número de ataques de estos animales, producen mayor cantidad de tricomas en sus hojas, y una mayor concentración de principios activos.

Dado que la síntesis de estas estructuras es costosa para la planta, los gimpi gimpi priorizan su presencia en aquellas hojas que resultan más atractivas para los herbívoros —las hojas jóvenes— o aquellas que se encuentran a menor altura, y por tanto, son más accesibles.

Referencias:

Ensikat, H.-J. et al. 2021. Distribution, Ecology, Chemistry and Toxicology of Plant Stinging Hairs. Toxins, 13(2), 141. DOI: 10.3390/toxins13020141

Hurley, M. 2000. Growth dynamics and leaf quality of the stinging trees Dendrocnide moroides and Dendrocnide cordifolia (Family Urticaceae) in Australian tropical rainforest: implications for herbivores. Australian Journal of Botany, 48(2), 191-201. DOI: 10.1071/bt98006

Oliver, F. et al. 1991. Contact urticaria due to the common stinging nettle (Urtica dioica)--histological, ultrastructural and pharmacological studies. Clinical and Experimental Dermatology, 16(1), 1-7. DOI: 10.1111/j.1365-2230.1991.tb00282.x

Schmitt, C. et al. 2013. Painful Sting After Exposure to Dendrocnide sp: Two Case Reports. Wilderness & Environmental Medicine, 24(4), 471-473. DOI: 10.1016/j.wem.2013.03.021

 

Vary (Álvaro Bayón)

Vary (Álvaro Bayón)

Soy doctor en biología, especializado en especies invasoras. Intento divulgar sobre ciencia y naturaleza mientras lucho férreamente contra las pseudociencias y el pensamiento mágico. Cuando me queda tiempo, cazo pokémon y hago artesanía. Además, soy (un poco) adicto al twitter.

Continúa leyendo