Consejos para cuidar un poni

Es imprescindible que tu poni realice ejercicio mientras pasea libremente.

poni en un establo
iStock.

Los ponis son unos animales adorables, cariñosos y divertidos. Son fáciles de cuidar y requieren de menos espacio que un caballo de tamaño promedio. Sin embargo, los ponis requieren los mismos cuidados diarios que cualquier caballo para mantenerse sanos. Tendrás que construirle un establo, alimentarle adecuadamente y asearle con regularidad. Si estás dispuesto a realizar todas estas cosas tendrás un poni saludable y feliz.

Instala un establo

Tu poni tendrá que descansar en un lugar limpio en el que pueda protegerse de la lluvia, el sol y el viento. Si ya tienes un establo de caballos, lo mejor es que lo adaptes para tu nueva mascota. Cambia la puerta y baja los ganchos del cubo de agua y de la comida a la altura del poni.

Por otro lado, si vas a construirle un establo es fundamental que tenga las paredes cortas para que pueda ver y sentir el aire fresco.

Proporciónale un espacio

Es imprescindible que tu poni realice ejercicio mientras pasea libremente. Por eso, podrías darle a tu poni la libertad de pasear cuando quiera construyendo una puerta en el establo que conduzca al pasto y que siempre esté abierta. Si no puedes hacerlo, tendrás que encargarte de sacar al poni todos los días.

Además, aunque los ponis necesitan menos espacio que los caballos, tampoco pueden vivir en un lugar muy pequeño. Asegúrate de que tanto su establo como el pastizal son lo suficientemente amplios para tu mascota. 

poni en el campo
iStock.

Dale compañía

Los ponis no deben estar solos, ya que son unos animales muy sociales. Lo idóneo es que convivan con otros ponis o con animales de compañía como burros, perros, ovejas o cabras. Sin embargo, debes tener en cuenta la personalidad de tu mascota. Por ejemplo, si tu poni es algo gruñón, lo mejor es que busques un animal que le dé su espacio y no lo atosigue.

Aliméntale correctamente

El forraje, ya sea en forma de pasto o de heno, debe constituir la mayor parte de su dieta. Un poni come alrededor del 2 % de su peso corporal en forraje todos los días, por lo que es fundamental que le proporciones suficiente alimento. Por ejemplo, si tu poni pesa 91 kilos tendrá que comer dos kilogramos de forraje a diario.

No obstante, tampoco deberías alimentar en exceso a tu poni ya que puedes provocarle sobrepeso e incluso cólicos, una enfermedad digestiva.

Continúa leyendo