Cómo construir una casa para ardillas

Construida correctamente evitarás que destruyan tus plantas, al mismo tiempo que podrás ofrecerles un refugio.

caseta para ardillas
Pixabay.

Si vives en una zona rural (o cerca del bosque) es posible que haya ardillas a tu alrededor. Por eso, si quieres proteger tu jardín (o simplemente observarlas) una buena idea es construir una caseta para ardillas. Construida correctamente evitarás que destruyan tus plantas, al mismo tiempo que podrás alimentarlas y ofrecerles un refugio. ¡Toma nota de los pasos!

Reúne todas las herramientas

Primero, tendrás que reunir todas las herramientas. Necesitarás una sierra, un destornillador eléctrico y tres o cuatro docenas de tornillos. Igualmente, necesitaras una cinta métrica, lápiz, papel y papel de lija.

A continuación, tendrás que buscar la madera. Si tienes madera contrachapada (o restos de madera en casa que no vayas a necesitar) podrías emplearla en este proyecto. Además, los tablones deberán ser lo suficientemente grandes, pues tendrás que construir el suelo, las paredes de la caseta y el techo.

Construcción de las paredes

La clave para construir una buena caseta de ardillas es que el techo sobresalga ligeramente. Para lograrlo, el tablón frontal deberá ser uno o varios centímetros más corto que los restantes. Utiliza el metro para marcar 44 centímetros en una tabla y 45 centímetros en otra tabla. Tras marcarlo, deberás usar la sierra y cortar la línea de forma uniforme. Aunque estas son las medidas de una caseta estándar, puedes hacer tu casa más pequeña.

A continuación, tendrás que construir las paredes laterales. Los lados deberán tener el mismo ancho que los paneles frontales y posteriores. Es decir, deberán medir 44 centímetros por un lado y 45 centímetros por el otro. La parte superior de cada tabla se cortará de forma inclinada, utilizando la cinta métrica para marcar las medidas correctas.

De nuevo, tómate tu tiempo para que el corte con la sierra sea lo más limpio posible. Tras cortar la madera, deberías poder ver los tablones alineados con la parte delantera y trasera.

Crea una entrada y coloca las paredes

Ahora tendrás que crear una entrada para las ardillas. Coge uno de los paneles laterales y mide entre ocho y diez centímetros desde el lateral del tablón que mide 45 centímetros. Básicamente, estás haciendo un agujero de diez centímetros de diámetro. Además, no deberías hacer un agujero demasiado grande, ya que podrían entrar especies de mayor tamaño en la caseta para ardillas. ¡Mucho cuidado!

A continuación, deberás unir todas las paredes. Comienza uniendo la pared frontal con una pared lateral, insertando entre cuatro y siete tornillos. Después, fija la pared lateral (que ya está unida) con la pared trasera. Utiliza de nuevo los clavos o tortillos que sean necesarios para fijarlo.

Por último, coloca la pared lateral que falta. Tendrás que hacer una pendiente uniforme, de manera que las pared trasera mida 45 centímetros y la pared delantera 44 centímetros.

Une el suelo con la caseta

Ahora, tendrás que utilizar un tablón de madera como suelo para la casa de las ardillas. Puedes utilizar un tablón de 30 centímetros por cada lado. Para ello, solo tendrás que darle la vuelta a la caseta y colocar los clavos en cada esquina. A ser posible, utiliza entre tres y cuatro tornillos o clavos en cada esquina.

ardilla
Pixabay

Llena la caseta y coloca el techo

Por último, solo tendrás que llenar la caseta con un poco de musgo, paja o cualquier material que pueda servirles de cama. Cuando hayas llenado la caseta, deberás utilizar el tablón restante como techo. Alinea los bordes y sujeta las tablas mientras atornillas el techo. ¡Ya está construida la caseta para las ardillas!

También te puede interesar:
Vídeo de la semana

Continúa leyendo