Cómo alimentar y cuidar un saltamontes

Los saltamontes adultos suelen alimentarse de alfalfa, trigo, maíz o cebada.

saltamontes en el campo
iStock.

Si eres un amante de la naturaleza y te gustan los insectos, tal vez quieras tener un saltamontes como mascota. Si convives con niños pequeños, esto les ayudará a ser más responsables. Además, aunque es cierto que requieren menos cuidados que otras mascotas, es necesario alimentarles a diario y vigilarlos. A continuación te explicamos cómo debes alimentar y cuidar a tus saltamontes para que estén sanos y felices.

Alimentando a crías de saltamontes

Las crías de saltamontes, también conocidas como ninfas, son pequeñas y frágiles. No pueden moverse demasiado, por lo que solo comen lo que tienen más cerca. Asegúrate de que pones la comida lo más cerca posible de las crías para que puedan alimentarse.

Además, son tan pequeñas que incluso el mínimo roce puede dañarlas. Por eso, es mejor que no intentes levantarla o sostenerla hasta que sean más grandes. Estos insectos se suelen alimentar de plantas tiernas que pueden digerir fácilmente. Algunas de sus plantas favoritas son el trébol y los brotes frescos de hierba.

saltamontes comiendo
iStock.

Saltamontes adultos

A diferencia de las crías, los saltamontes adultos prefieren otro tipo de plantas como la alfalfa, el trigo, el maíz o la cebada. Estas plantas son más fáciles de digerir por los saltamontes, por lo que son su alimento principal. Asimismo, los saltamontes tienen sustancias químicas en el estómago que les permiten descomponer los carbohidratos de las plantas más secas y convertirlos en energía.

Por otro lado, los saltamontes también comen lechuga, repollo, y otras hortalizas que puedas tener en la cocina. Por eso, en lugar de tirar los restos dáselos a tus insectos. 

Cuidados básicos 

El hogar de tu saltamontes tendrá que ser lo más parecido posible a su hábitat natural. Además de alimentarle, deberías ponerle algunas ramitas y plantas en su terrario. Apoya las ramas contra la pared para que se mantengan erguidas, así podrán saltar como hacen en la naturaleza.

Por otro lado, las hembras necesitan poner huevos. Prefieren hacerlo en la arena, por eso es importante que incluyas una pequeña zona de arena en la jaula. La arena debe estar húmeda, ya que no ponen huevos en la arena seca.

Asimismo, los saltamontes no tienen la capacidad de regular su temperatura corporal como lo hacen los mamíferos. Necesitan una fuente de luz directa para que no pasen frío. Mantén una lámpara de escritorio encendida cerca del terrario durante 16 horas aproximadamente todos los días (excepto en los meses más calurosos del verano).

Continúa leyendo