Captan un espectacular pulpo manta en vídeo

Los pulpos manta ('Tremoctopus') pueden llegar a medir dos metros (las hembras, que poseen un tamaño mayor).

La bióloga marina Jacinta Shackleton ha sido quien ha conseguido esta espectacular grabación de un animal bastante raro y precioso.

“¡Hoy tuve un esnórquel tan increíble y me encontré con un pulpo manta!”, escribió Shackleton en su cuenta de Instagram. “Estos animales son una especie de pulpo pelágico que rara vez se encuentran y que pasan todo su ciclo de vida en el océano abierto. ¡El primer macho vivo solo fue avistado en 2002!”, comenta la bióloga.

 


Un pulpo de colores vibrantes


El colorido pulpo manta fue descubierto frente a la costa de la isla Lady Elliot, un cayo de coral que se encuentra en el extremo sur de la Gran Barrera de Coral. Sus aguas están en "Zona Verde", una región altamente protegida.

Respecto a la especie, las hembras son mucho más grandes que los machos. Ellas pueden llegar a medir dos metros y ellos apenas unos centímetros. El motivo por el que son tan pequeños no cuenta con certeza, pero los científicos creen que es probable que los machos dediquen todo su tiempo y energía a localizar hembras a grandes distancias en lugar de invertir en su propio crecimiento.

 

Un apareamiento mortal

Cuando se encuentran, el macho transfiere su esperma a través de un brazo especializado, llamado hectocótilo, que se desprenderá de sí mismo y pasará a la hembra, que lo mantendrá almacenado en la cavidad de su manto hasta que esté lista para poner sus huevos. Eso sí, tras el encuentro sexual, el macho muere (casi inmediatamente después del apareamiento), según explica la Great Barrier Reef Foundation.

Se trata de una de las formas de reproducción más extrañas pero igualmente fascinantes que podemos encontrar en la naturaleza. 

 

 

Es uno de los cefalópodos más hermosos y esquivos que existen.

pulpomanta2
JACINTA SHACKLETON

¿Sabías que el macho pesa 40.000 veces menos que la hembra?

Como curiosidad, el pulpo manta es carnívoro, con una dieta basada principalmente en peces más pequeños. Por si su aspecto y su forma de aparearse no fuesen lo suficientemente insólitas, este pulpo practica uno de los métodos más extraños para cazar presas: usa un tentáculo arrancado de una medusa tóxica como arma, normalmente de la carabela portuguesa. Los pulpos manta cogen estos tóxicos tentáculos (el veneno es mortal) y lo coloca en los extremos de sus propios brazos, actuando como pequeños látigos con los que desalentar a los posibles depredadores.

 

Referencia: Great Barrier Foundation

                  The Guardian

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme en Twitter: sarahromero_ y en ladymoon@gmail.com

Continúa leyendo