Ballenas y delfines tienen un comportamiento casi humano

Se comportan casi como humanos: viven en grupos, mantienen relaciones complejas y hablan entre ellos en distintos dialectos.

Entre los rasgos similares al ser humano, los científicos han identificado los siguientes:

-Relaciones complejas de alianza: trabajar juntos para beneficio mutuo.
-Transferencia social de técnicas de caza: enseñar a cazar y usar herramientas
-Caza cooperativa
-Vocalizaciones complejas, incluidos dialectos grupales regionales para "hablar" entre sí
-Mímica vocal y 'silbidos característicos' exclusivos, utilizando un reconomiento 'nominal'
-Cooperación interespecífica con humanos y otras especies
-Cuidado aloparental: cuidar a los pequeños que no son suyos
-Juego social


"Como humanos, nuestra capacidad para interactuar y cultivar  relaciones sociales nos ha permitido colonizar casi todos los ecosistemas y el medio ambiente del planeta. También conocemos a las ballenas y delfines. Tienen cerebros excepcionalmente grandes y anatómicamente sofisticados y, por lo tanto, han creado una cultura marina similar. Eso significa que la aparente coevolución de los cerebros, la estructura social y la riqueza conductual de los mamíferos marinos proporciona un paralelo único y sorprendente a los grandes cerebros e hiper-socialidad de los humanos y otros primates en la tierra.
Desafortunadamente, nunca imitarán nuestras grandes metrópolis y tecnologías porque no evolucionaron con los pulgares oponibles", aclara Susanne Shult, coautora del trabajo que publica Nature Ecology & Evolution.

 

Los expertos utilizaron el conjunto de datos para probar la hipótesis del cerebro social y la hipótesis del cerebro cultural, teorías evolutivas desarrolladas originalmente para explicar los grandes cerebros en primates y mamíferos terrestres. Argumentan que los cerebros grandes son una  respuesta evolutiva a entornos sociales complejos y ricos en información; sin embargo, esta es la primera vez que estas hipótesis se han aplicado a los mamíferos marinos "inteligentes" a una escala tan grande.

"Los cetáceos tienen muchos comportamientos sociales complejos que son similares a los humanos y otros primates. Sin embargo, tienen estructuras cerebrales diferentes de nosotros, lo que lleva a algunos investigadores a argumentar que las ballenas y los delfines no podrían lograr mayores habilidades cognitivas y sociales. Creo que nuestra investigación muestra que claramente no es así, sino que surge una nueva pregunta: ¿cómo pueden los patrones muy diversos de estructura cerebral en especies muy diferentes dar lugar a conductas cognitivas y sociales muy similares? ", se pregunta Kieran Fox, coautor del estudio.

 

Referencia: Kieran C. R. Fox et al, The social and cultural roots of whale and dolphin brains, Nature Ecology & Evolution (2017). DOI: 10.1038/s41559-017-0336-y

 

Etiquetas: animalesdelfinesnaturalezaneurociencianoticias de ciencia

Continúa leyendo

COMENTARIOS

También te puede interesar