¿Ayudan las heces de las ballenas a salvar el planeta?

Estos cetáceos ayudan a promover el carbono azul del océano.

ballena
Pixabay.

Un nuevo informe de la Comisión Ballenera Internacional (CBI) confirma el gran valor ecológico que podrían tener las ballenas para mitigar el cambio climático, transportar nutrientes, mejorar la productividad marina y promover la biodiversidad en los ecosistemas marinos.

Los principales expertos del mundo se reunieron el pasado mes de abril para llevar a cabo un taller de tres días que fue copatrocinado por la CBI y la Convención sobre la Conservación de Especies Migratorias de Animales Silvestres (CMS). 

El debate se centró en las funciones primarias de los cetáceos en los ecosistemas: el transporte de nutrientes tanto en el agua como en sus zonas de alimentación y reproducción, el impacto de las 'caídas de ballenas' (cuando mueren y se hunden en el fondo marino) sobre la biodiversidad y el papel de los cetáceos como depredadores y presas.

Así, los expertos coincidieron en el impacto beneficioso de los cetáceos en los ecosistemas marinos. Según los científicos, las ballenas contribuyen a la productividad de los océanos a través de sus excrementos (que pueden afectar al rendimiento de la pesca) y sus grandes cuerpos que actúan como sumideros de carbono (que contribuyen a la lucha contra el cambio climático).

Las ballenas, imprescindibles para los ecosistemas

"La evidencia científica ha demostrado el valioso papel de los cetáceos como ingenieros de ecosistemas, incluyendo su capacidad para mejorar la biodiversidad", explicó Joe Roman, biólogo de la Universidad de Vermont y autor principal del taller. 

Así, los científicos argumentan que la caza comercial de ballenas ha contribuido a la matanza de casi 3 millones de cetáceos solo en el siglo XX, disminuyendo de forma significativa la capacidad de estos animales para mitigar el cambio climático. 

A medida que algunas poblaciones de ballenas se han recuperado tras décadas de protección, han retomado su papel de ayudar a almacenar el carbono. 

Sin embargo, ese papel beneficioso todavía se ve obstaculizado por otras amenazas, en particular por la captura ilegal o accidental.

ballena
Pixabay.

Mitigar el cambio climático

Según Steven Lutz, socio de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, es fundamental proteger a los cetáceos para promover el carbono azul del océano como una solución basada en la naturaleza.

Por su parte, Astrid Fuchs, gerente de Whale and Dolphin Conservation, señala que "la destrucción de las poblaciones de cetáceos durante los últimos 200 años ha desequilibrado el ecosistema marino".

Ahora, los científicos saben que al ayudar a las poblaciones de ballenas y delfines a recuperarse, también se puede ayudar a sanar al océano como parte de una solución basada en la naturaleza.

Para ello, es imprescindible reducir la caza de ballenas, la contaminación y las colisiones con los barcos, creando entornos seguros para que vivan y se reproduzcan.

Durante las últimas cinco décadas, los humanos han aprendido sobre su inteligencia, sus complejidades sociales y la cultura de las ballenas. Ahora, la ciencia revela cada vez más sobre su importante papel para la salud de los océanos.

Y, aunque en la década de 1970 estos animales se convirtieron en el símbolo del movimiento ambientalista, estos animales deberían ser tratados realmente como un soporte vital para los océanos.

Debemos proteger a los cetáceos, pues nuestras vidas también dependen de ellos.

Rocío

Rocío Sánchez Montilla

Periodista freelance. Más malagueña que desayunar pitufos o ponerle nombre a los cafés. Escribo sobre ciencia, naturaleza o mundo animal cuando mi gata no está encima del teclado.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo