Así se defienden las hembras de pulpo de los machos

Les tiran conchas, algas y rocas con chorros de agua a los machos que se acercan a aparearse.

Ataque de pulpo
Ilustraciones de Rebecca Gelernter

Un grupo de investigadores de Australia, Estados Unidos y Canadá ha llegado a la conclusión de que las hembras de pulpo en ocasiones arrojan objetos como conchas, rocas y hasta algas a los machos cuando estos se acercan para aparearse.

Hace 6 años el mismo equipo registró varios ataques de pulpos, pero no tenía claro si se hacían por voluntad propia o eran accidentales. Ahora han confirmado sus sospechas por medio de grabaciones realizadas con cámaras GoPro en una zona en la que viven muchos de estos animales, más concretamente en la Bahía de Jervis, en Gales del Sur, Australia.

En las grabaciones se veía claramente cómo las hembras de pulpo arrojaban objetos y que lo hacían por dos motivos. El primero era como parte de las “tareas del hogar”, para mantener su refugio limpio de desechos y restos de comida. El segundo, sin embargo, tenía una razón muy diferente y es que los lanzamientos se efectuaban contra los machos de pulpo, en un intento de repelerlos para evitar que se aparearan con ellas.

¿Y cómo consiguen las hembras de pulpo lanzar objetos? En un primer momento se puede pensar que los lanzamientos se efectúan con los brazos, pero no es así. “La fuerza no sale desde los brazos, como en un lanzamiento humano, sino que estas extremidades preparan la proyección del material, que será impulsado después por el chorro. En general, el lanzamiento se ve con más frecuencia en hembras. Y, de hecho, nosotros solo hemos visto un lanzamiento de repulsión marginal en un solo macho”, apuntan los investigadores en la publicación, realizada en bioRXiv y que aún tendrá que pasar por el proceso de revisión por pares.

Los investigadores señalan que cuando las hembras lanzan objetos para que los machos las dejen tranquilas, lo pueden hacer de manera repetida. Tanto es así que en 2016 se documentó un caso en el que un pulpo hembra lanzó material a un macho 10 veces durante un período de 3 horas y 40 minutos, golpeándolo cinco veces. Curiosamente, los pulpos que fueron golpeados con tales eyecciones no hicieron ningún intento de represalia, pero a veces intentaron agacharse para que no les dieran (no siempre con éxito). Otra explicación, quizá algo más controvertida, de este comportamiento podría ser que los lanzamientos no son siempre necesariamente dirigidos, sino que podrían ser una forma de rabieta debida a la frustración.

"Los pulpos pueden así añadirse definitivamente a la corta lista de animales que lanzan o propulsan objetos con regularidad, y provisionalmente a la lista más corta de los que dirigen sus lanzamientos a otros animales", escriben los investigadores. Lo curioso es que los ataques vayan dirigidos a miembros de su propia especie, la forma menos común de lanzamiento no humano.

Otros animales capaces de lanzar objetos son los chimpancés, los monos capuchinos, los elefantes, las mangostas y los pájaros.

 

 

Fuente: In the Line of Fire: Debris Throwing by Wild Octopuses; Peter Godfrey-Smith, David Scheel, Stephanie Chancellor, Stefan Linquist, Matthew Lawrence; bioRxiv 2021.08.18.456805; doi: https://doi.org/10.1101/2021.08.18.456805.

Continúa leyendo