Así afecta la romería de El Rocío a Doñana

Cada año, una peregrinación con decenas de miles de personas invade un espacio natural protegido, sin que las autoridades realicen análisis de impactos ambientales.

 

Las hermandades ya han emprendido el camino hacia la ermita. Cada año, en Pentecostés, Doñana se llena de gente siguiendo una tradición cuyo origen, según algunos, se remonta al año 1335. Es un fenómeno que, solo una pandemia ha conseguido evitar desde que hace más de 50 años se fundara el parque nacional.

Lo que en origen es una peregrinación de carácter religioso, se ha ido convirtiendo en una festividad en la que, día y noche, se escuchan petardos y cohetes, música que sale por amplificadores, y se abandonan enormes cantidades de basura.

125 hermandades arrastran a varias decenas de miles de peregrinos, con miles de caballos —algunos no sobreviven—, tractores y otros vehículos, autorizados a atravesar zonas de alto valor ecológico por un camino que fue asfaltado sin contar con estudio de impacto ambiental alguno y sin cumplir con la Directiva de Hábitats.

La ausencia de análisis científicos

Aunque parece evidente que todo esto ha de generar un impacto medioambiental sobre el espacio natural de Doñana, los trabajos publicados a este respecto son prácticamente inexistentes. No obstante, pocos son los años en que grupos ecologistas y colectivos científicos no denuncien los graves destrozos que causa la romería de El Rocío.

Peregrinos llegan a El Rocío tras atravesar Doñana
Peregrinos llegan a El Rocío tras atravesar Doñana

En el año 2017, la Sociedad Española de Ornitología exigió a la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de Andalucía realizar una evaluación del impacto ambiental de la romería de El Rocío sobre el espacio natural de Doñana. Hasta la fecha, no se ha realizado. Pero aunque no haya una comprobación científica directa, algunos daños posibles que causa la romería cada año son fáciles de inferir y predecir, a partir de datos científicos bien conocidos.

Los impactos que suceden año tras año no son novedad, pero tampoco es algo que lleve sucediendo toda la vida. En el pasado, los peregrinos eran menos numerosos e iban a pie o a caballo, y es en las últimas décadas cuando se ha producido un crecimiento en la afluencia de gente, hasta convertirse en la muchedumbre motorizada y musicalizada de hoy.

Impactos sobre los animales y su comportamiento

En la romería de El Rocío existen muchos. Uno de los factores causantes de impactos potenciales sobre la fauna de Doñana más obvios es la contaminación acústica. La fauna no está acostumbrada al ruido provocado por el gentío, los motores y los amplificadores, lo que puede alterar su comportamiento de forma significativa.

Muchos animales huyen de la zona en la que habitan y buscan refugio a kilómetros de distancia durante los días de la romería, y muy probablemente, tarden un tiempo considerable en regresar. Este problema no sería grave si no fuese porque las fechas de la peregrinación coinciden con un momento crítico para muchas especies de fauna, que se encuentran en pleno período reproductor, y atraviesan zonas de cría de especies amenazadas, como el águila imperial (Aquila adalberti), el lince ibérico (Lynx pardinus) o el abejaruco común (Merops apiaster).

Lince ibérico, especie emblemática de Doñana
Lince ibérico, especie emblemática de Doñana

En algunos casos, el gentío y el ruido pueden provocar que los adultos abandonen la zona, dejando atrás a sus crías, que morirán de hambre antes de regresar. En el caso particular de El abejaruco puede sufrir aún mayores impactos, ya que anida en el suelo. El paso de la romería puede aplastar nidos, huevos y pollos, o taponar la entrada a los nidos, ya sea con la misma tierra, o con la basura que queda, impidiendo a los polluelos salir, o a los adultos entrar a alimentarlos.

Durante la romería de 2016, y a consecuencia de un cambio en la ruta, se estima que se destruyeron hasta el 65% de los nidos de abejaruco de ese año.

Las basuras y otros daños ambientales

Uno de los impactos más evidentes tras el paso de la romería de El Rocío por Doñana es la enorme cantidad de basura que se acumula en el Camino, a la que debe sumarse la contaminación provocada por las heces de los miles de caballos, y los vehículos a motor —desde coches 4 × 4 hasta tractores—.

Restos de basura amontonada en un sendero de Doñana tras el paso de la romería en 2019 (La Voz del Sur)
Restos de basura amontonada en un sendero de Doñana tras el paso de la romería en 2019 (La Voz del Sur)

Se han encontrado residuos de todo tipo: papeles, plásticos, heces humanas, toallitas higiénicas, preservativos, vidrios — con el riesgo de provocar incendios—... Muchos de estos residuos no se degradan, y terminan acumulándose en zonas muy sensibles a las perturbaciones, o ingeridos por aves y otros animales, con letales consecuencias.

Existen estudios que muestran altos niveles de contaminación por nitratos de origen humano en la cuenca de Doñana, y si bien muchos de ellos proceden de los terrenos agrícolas cercanos, la enorme cantidad de basura abandonada en el entorno por la romería, sin duda, contribuye a esa contaminación.

Otra fuente de contaminación es la planta de tratamiento de aguas residuales de la localidad de El Rocío, diseñada para el tratamiento de una población no superior a 5000 personas, pero que durante la semana de romería alberga a decenas o incluso cientos de miles de ellas.

Las altas concentraciones de fármacos que aparecen en el arroyo de El Partido y en las marismas adyacentes a El Rocío, procedentes de las aguas residuales urbanas, en ocasiones llegan a superar diez veces los umbrales de seguridad considerados tóxicos para los invertebrados acuáticos. La presencia de estos fármacos, que deberían ser depurados en la planta de tratamiento de aguas, supone un riesgo a corto y a largo plazo para el ecosistema de Doñana.

El análisis de impacto ambiental que no llega

Tal y como advierte la Sociedad Española de Ornitología, «ninguna actividad puede autorizarse si tiene efectos negativos sobre los hábitats y las especies de interés comunitario», y así lo recoge el plan de gestión del espacio de la Red Natura 2000 para Doñana.

Dado que la romería de El Rocío tiene la capacidad de causar dichos efectos negativos, la reiterativa petición de la SEO/BirdLife para que se realice una evaluación de impacto previa a la romería y una actuación posterior acorde a los resultados de la evaluación— es de vital importancia para la preservación de un espacio natural tan emblemático como es Doñana.

REFERENCIAS:

Camacho-Muñoz, D. et al. 2013. Distribution and Risk Assessment of Pharmaceutical Compounds in River Sediments from Doñana Park (Spain). Water, Air, & Soil Pollution, 224(10), 1665. DOI: 10.1007/s11270-013-1665-3

Francis, C. D. et al. 2013. A framework for understanding noise impacts on wildlife: an urgent conservation priority. Frontiers in Ecology and the Environment, 11(6), 305-313. DOI: 10.1890/120183

Los abejarucos de Doñana, en peligro por El Rocío. 2016, mayo 16. El Correo de Andalucía.

Paredes, I. 2020. Presiones antrópicas y eutrofización en la marisma de Doñana y sus cuencas vertientes. [Universidad de Sevilla].

SEO/BirdLife. 2017, mayo 29. El impacto de la romería de El Rocío sobre el espacio protegido de Doñana sigue sin evaluarse por la inacción de la Junta de Andalucía. SEO/BirdLife.

Vary (Álvaro Bayón)

Vary (Álvaro Bayón)

Soy doctor en biología, especializado en especies invasoras. Intento divulgar sobre ciencia y naturaleza mientras lucho férreamente contra las pseudociencias y el pensamiento mágico. Cuando me queda tiempo, cazo pokémon y hago artesanía. Además, soy (un poco) adicto al twitter.

Continúa leyendo