¡Alerta hipopótamo! El mamífero terrestre que se cobra más vidas al año

Ni los tiburones ni los elefantes ni los leones, el récord al animal más peligroso es para este súper mamífero

¿Quién iba a sospechar de estos animales aparentemente tranquilos y rechonchos? Según los últimos recuentos, los hipopótamos son los mamíferos terrestres más mortíferos, cobrándose unas 500 vidas al año en países africanos. Sus hasta 2750 kg de agresividad, con embestidas de 48 km/h, junto a unos colmillos increíblemente afilados, son capaces destrozar a un ser humano en segundos. Sabiendo esto, es conveniente saber… ¿cómo evitar que nos ataque un hipopótamo?

Antes de nada es importante saber que la especie más conflictiva de las dos existentes es el hipopótamo anfibio (Hippopotamus amphibius), presente en la mayor parte de países subsaharianos. La menos agresiva corresponde el hipopótamo pigmeo (Choeropsis liberiensis), gravemente amenazado, que se distribuye por los bosques y pantanos del oeste de África. 

Irónicamente, estos paquidermos suelen mostrarse dóciles la mayor parte del tiempo. Sin embargo, no dudan en cambiar de chip y acometer contra los intrusos si se sienten amenazados. Por tanto, la mayor parte de los ataques son debidos a una invasión de su territorio, algo que debemos evitar a toda costa. Además, el hecho de ir en barco tampoco nos garantiza estar protegidos, ya que estos gigantes pueden llegar a hundirlos. Por este motivo, la mayor parte de víctimas mortales de los hipopótamos son los pescadores, normalmente con un bajo nivel de ingresos, que se ven forzados a compartir las aguas con estos gigantes para poder subsistir.

Este pasado mes de mayo de 2020, debido a las fuertes lluvias, el Lago Naivasha, en Kenya, aumentó mucho su caudal e inundó áreas urbanas. La fuerte crisis económica del país, debido a los efectos de la COVID-19, obligó a los pescadores a arriesgarse a entrar en el agua. En esta situación, embarcaciones e hipopótamos tenían más posibilidades de coincidir. Según explica en un reportaje de Nat Geo, el pescador George Mwaura y su amigo Babu se adentraron en el lago sin barca, ya que no podía permitírsela. Cuando tenían el agua hasta el pecho, se toparon con uno de los gigantes. “Golpeamos el agua con un palo hasta que el hipo su fue”, dice George. Mientras estaban sacando las redes de agua, el animal volvió y, aunque durante su vida Babu había conseguido escapar de cuatro ataques de hipopótamo, no consiguió sobrevivir a la quinto. Ese mismo año hubo 40 ataques de hipopótamo en el lago, en los que murieron 14 personas.

Desgraciadamente, los conflictos entre humanos y otros animales (en inglés, HWC) van en aumento a nivel global, debido a la competencia por el territorio, el agua y otros recursos naturales. Por ejemplo, en Zimbabue los hipopótamos suelen pasearse y devorar los campos de cultivo cercanos al río. Los agricultores acometen contra ellos al intentar defender sus tierras, una situación que puede llegar a ser fatal para ambas partes. Por motivos como este, según un estudio de la Universidad de Zimbabue publicado en la revista Human–Wildlife Interactions (HWI), es importante coleccionar y trabajar los datos de cada ataque para poder desarrollar mejores políticas de gestión y estrategias para mitigar el daño que producen los hipopótamos. 

 

Referencias:

Marowa, I., Matanzima, J., & Nhiwatiwa, T. (2021) Interactions Between Humans, Crocodiles, and Hippos at Lake Kariba, Zimbabwe. Human–Wildlife Interactions: 15(1) 25. Doi: https://doi.org/10.26077/765a-76f4 

Oriol

Oriol Cervera Subirats

Fanático de las curiosidades y apasionado del mundo natural. Escribo y produzco documentales ambientalistas y de vida salvaje, siempre con un toque de humor (¡que para eso estamos!).

Vídeo de la semana

Continúa leyendo