Un tercio de las especies de plantas y animales podría desaparecer en 2070

Ocurrirá si siguen aumentando las temperaturas, pues las especies se pueden adaptar hasta un límite. Se ha visto que los animales no podrán moverse a lugares más fríos lo suficientemente rápido para escapar de la extinción.

 

Un nuevo estudio realizado por investigadores de la Universidad de Arizona y publicado recientemente en PNAS, concluye que una de cada tres especies de animales y plantas podría desaparecen en 50 años si no se reduce el calentamiento.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores han combinado la información existente sobre extinciones actuales debidas al cambio climático, las tasas de movimiento que llevan a cabo las especies para escapar del aumento de las temperaturas y las proyecciones del clima futuro que se barajan.

Cristian Román-Palacios y John J. Wiens, ambos del Departamento de Ecología y Biología Evolutiva de la Universidad de Arizona, han analizado datos de 538 especies y 581 lugares alrededor del mundo para estimar las tasas de extinciones futuras. Más concretamente, han estudiado las extinciones locales que ya se han producido, basándose en estudios de encuestas repetidas de plantas y animales a lo largo del tiempo. Román-Palacios y Wiens generaron datos climáticos desde que se hizo la primera encuesta hasta llegar a la última. Lo que encontraron fue que el 44% de las 538 especies ya se había extinguido en uno o más lugares.

"Analizando el cambio en 19 variables climáticas en cada sitio, pudimos determinar qué variables impulsan las extinciones locales y cuánto cambio puede tolerar una población sin extinguirse", dijo Román-Palacios. "También estimamos la rapidez con la que las poblaciones pueden desplazarse para intentar escapar del aumento de las temperaturas. Cuando juntamos todos estos datos para cada especie, podemos obtener estimaciones detalladas de las tasas de extinción mundial de cientos de especies de plantas y animales".

Los investigadores han concluido que las temperaturas máximas anuales son clave para saber si una especie se extinguirá o no. Sin embargo, son las temperaturas medias anuales, no las máximas, las que más suelen emplearse como indicadoras del cambio climático. Los científicos apuntan que usar estas últimas aporta datos de extinción que pueden ser engañosos ya que se ha visto que muestran cambios más pequeños en sitios con extinción local.

Buscando escapar de la subida de las temperaturas, los animales migran a hábitats más fríos. Sin embargo, los responsables del estudio sostienen que, viendo las tasas de movimiento ocurridas en el pasado, la mayoría de las especies no podrá dispersarse lo suficientemente rápido para evitar extinguirse.  

Muchas especies son capaces de tolerar un aumento de temperatura, pero hasta un límite. Se ha descubierto que alrededor del 50% de las especies se extinguía localmente si las temperaturas máximas aumentaban más de 0,5 grados centígrados, y el 95% si las temperaturas aumentaban más de 2,9 grados centígrados. De esto se desprende que si la tendencia de las temperaturas es seguir creciendo, más especies se extinguirán.

"Si nos atenemos al Acuerdo de París para combatir el cambio climático, podemos perder menos de dos de cada 10 especies de plantas y animales en la Tierra para el 2070. Pero si los humanos causan mayores aumentos de temperatura, podríamos perder más de un tercio o incluso la mitad de todas las especies animales y vegetales, según nuestros resultados", apuntó John J. Wiens.

En cuanto a las zonas que más se verían afectadas por las extinciones, los expertos prevén que serán de dos a cuatro veces más comunes en los trópicos que en las regiones templadas, un gran problema pues es precisamente en estas zonas donde más especies de plantas y animales se dan.

 

Fuente: Recent responses to climate change reveal the drivers of species extinction and survival, Cristian Román-Palacios, John J. Wiens Proceedings of the National Academy of Sciences Feb 2020, 201913007; DOI: 10.1073/pnas.1913007117

Mar Aguilar

Mar Aguilar

Me hubiera gustado ser médica pero le tengo terror a la sangre. Por eso, escribir sobre salud no me parece mal plan. También me interesa la nutrición. Disfruto viendo vídeos de YouTube con guiris preparando comida saludable.

Continúa leyendo