Nace el primer lince boreal en el Pirineo catalán en casi un siglo

Quedan unos 50.000 ejemplares, la mayoría, en Rusia y China; pero en el Pirineo catalán, la especie había sido considerada extinta, hasta ahora.

Centro de fauna Mónnatura Pirineus/EFE

 

Un cachorro de lince boreal ha nacido en el Pirineo Catalán, el primero de su especie en 89 años (desde que se tiene constancia de la muerte del último en la zona). El lince boreal, un  felino similar al lince ibérico pero de mayor tamaño (y de distinta familia) vino al mundo a finales de mayo de este año. Esta semana, se ha presentado “en sociedad” en MónNatura Pirineus, un centro de recuperación de la fauna, de educación ambiental y de interpretación de la naturaleza perteneciente a la Fundación Catalunya La Pedrera. El animal, que se encuentra en perfecto estado de salud, es fruto de una pareja de linces en cautividad que fueron trasladados de Galicia a Cataluña en 2008. El bebé todavía no tiene nombre.

Su nacimiento ha sido toda una sorpresa. Como ha explicado el director de Territorio y Medio Ambiente de la Fundación Catalunya La Pedrera, Miquel Rafa, a través de un comunicado de prensa, la razón es que a madre, Liu, presentaba una panza relativamente pequeña, porque no esperaba una camada, sino solo uno. Al alumbrar, el 28 de mayo, los responsables del centro se llevaron la sorpresa: se trataba del primer lince europeo o boreal en nacer en la zona de los Pirineos catalanes en casi un siglo. El último lince boreal del que se tiene constancia fue cazado en 1930. 

 

 

El lince europeo o lince boreal (Lynx lynx) es una especie amenazada; existen poblaciones estables en el norte de Europa y en Asia, pero en el Pirineo catalán, la especie había sido considerada extinta. Hasta ahora. Los linces boreales pueden alcanzar un tamaño de 1,30 m de longitud y 40 kilogramos de peso.

Ahora, los objetivos giran en torno a la reintroducción en la vida salvaje de los Pirineos de esta cría recién nacida. MónNatura Pirineus realiza labores de reinserción en el medio natural de animales en cautividad cuando están preparados para ello, como es el caso de quebrantahuesos, el búho, el milano negro, ratoneros, zorros, duques, o corzos. En cautividad, los linces boreales pueden vivir hasta 20 años, aunque en la naturaleza, aguantan un poco menos, hasta los 15.

 

 

Radiografía del lince boreal

El lince boreal se diferencia del lince ibérico, como hemos comentado, principalmente por su gran tamaño. En los bosques catalanes solía ser conocido como lobo cerval, o ‘gatillop’ en catalán, es decir, un felino, pero tan grande e inquietante como un lobo. Además de la caza, la falta de presas y la destrucción del hábitat han sido los factores que han propiciado su desaparición. Son exclusivamente carnívoros; su dieta se basa en entre 1 y 2 kilogramos de carne al día, y su presa favorita son los corzos. Las amenazas naturales son escasas. Se estima que quedan en torno a 50.000 linces boreales en todo el mundo, la mayoría de ellos, en Rusia y en China.

Por su parte, el Centro de Fauna es una instalación que permite conocer las especies que conforman la fauna salvaje de los Pirineos y realizar actividades de educación ambiental. Los animales viven allí por diferentes motivos: o bien forman parte de proyectos de cría para reintroducción (como el quebrantahuesos y el lince boreal); bien están en proceso de aclimatación previa a la reintroducción; o por el contrario son irrecuperables (no liberables) y han de ser alimentados y cuidados toda su vida.

 

Fuente: Fundación Catalunya La Pedrera https://www.fundaciocatalunya-lapedrera.com/

 

Laura Marcos

Laura Marcos

Nunca me ha gustado eso de 'o de ciencias, o de letras'. ¿Por qué elegir? Puedes escribirme a lmarcos@zinetmedia.es

Continúa leyendo