El calentamiento actual es el más intenso y rápido de los últimos 2.000 años

Nunca se había dado en todas partes al mismo tiempo: ahora afecta al 98% del planeta.

calentamiento-actual
Depositphotos

No hay duda. No ha habido un periodo tan globalmente cálido como el actual en los últimos 2.000 años. Según los científicos, este calentamiento casi universal, que se produce al unísono en todo el planeta, es exclusivo de esta era. Por el contrario, otras instantáneas bien conocidas, frías y cálidas del pasado, como la Pequeña Edad de Hielo o el Período Cálido Medieval, fueron, de hecho, eventos regionales más que mundiales.

Además,
la velocidad a la que las temperaturas aumentan ahora supera con creces cualquier fluctuación de temperatura anterior medida en los últimos dos milenios. Esas son las conclusiones de tres nuevos estudios que examinan las tendencias de temperatura en los últimos 2.000 años y que han sido publicados en las revistas Nature y Nature Geoscience. Las fluctuaciones climáticas anteriores se debieron principalmente a causas naturales, incluidas las poderosas erupciones volcánicas, en lugar de las emisiones de gases de efecto invernadero causadas por el hombre.

Los hallazgos, que se basan en
datos paleoclimáticos globales recientemente disponibles, refuerzan una conclusión ineludible: "El período actual de calidez no tiene precedentes en su alcance global en los últimos 2.000 años", afirma Michael Mann, científico del clima de la Universidad de Penn State (EE. UU.) que no participó en estos trabajos.

 

Evolución térmica



En el estudio de
Nature, un equipo liderado por Raphael Neukom, científico del clima en la Universidad de Berna (Suiza), utilizó muchos tipos diferentes de registros de temperatura de todo el mundo para crear miles de reconstrucciones climáticas de los últimos dos milenios, desde el año 1 al 2000. Esos datos fueron recopilados por un grupo internacional de científicos llamado PAGES 2k Consortium e incluyen temperaturas derivadas de anillos de árboles, núcleos de hielo glaciar, sedimentos de lagos y océanos, depósitos de cuevas como estalactitas y estalagmitas y documentos históricos.

Utilizando esos datos, así como las mediciones directas de temperatura recopiladas en algunos lugares desde el siglo XIX y algunas simulaciones climáticas, el equipo produjo
más de 15.000 reconstrucciones climáticas diferentes de temperaturas globales pasadas. Luego, los investigadores analizaron de cerca el momento preciso de calentamiento o enfriamiento en cuatro "épocas climáticas" previamente identificadas: el período cálido romano de aproximadamente 1 a 300 dC, el período frío de las edades oscuras de 400 a 800, el período cálido medieval. de aproximadamente 800 a 1200 y la Pequeña Edad de Hielo de 1300 a 1850.

Aunque los mismos conjuntos de datos se introdujeron en las reproducciones climáticas, los científicos utilizaron diferentes metodologías, que varían ampliamente en complejidad computacional, para procesar los datos y calcular las temperaturas pasadas. Independientemente de qué método usaran, la historia se repetía:
ninguna época climática pasada conformaba un evento global simultáneo.

 

Épocas climáticas



La
Pequeña Edad de Hielo, por ejemplo, fue un chasquido frío que se cree que duró aproximadamente entre 1350 y 1850, pero no se produjo en todas partes al mismo tiempo. El equipo encontró que el noroeste de Europa y el sureste de América del Norte alcanzaron sus temperaturas más frías durante el siglo XVII, mientras que el área que abarca el Océano Pacífico central y oriental era más fría doscientos años antes, durante el siglo XV.

El
Período Cálido Medieval, también llamado Anomalía Climática Medieval, mostró las temperaturas más cálidas en el noroeste de Europa y el este de América del Norte durante el siglo XI. Pero el momento de calor máximo ocurrió varios cientos de años más tarde en el centro de América del Sur, y varios cientos de años antes en el Océano Pacífico oriental y central.

Este hallazgo contrasta con las conclusiones del equipo sobre la era actual del calentamiento:
se está produciendo de manera simultánea en todo el mundo, y se encontró que las temperaturas más altas en el estudio fueron correctas a fines del siglo XX. "Es coherente de una manera que no experimentamos en los últimos 2.000 años", dice Nathan Steiger de la Universidad de Columbia.

Debido a que los datos de temperatura del estudio solo llegan hasta el año 2000, las últimas dos décadas de temperaturas no fueron incluidas en la investigación, pero la NASA y la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) informaron en febrero que 9 de los 10 años más cálidos han sido registrados desde 2005, y los últimos cinco años han sido los cinco más calurosos registrados. Los científicos han citado repetidamente las actividades humanas como la causa de estas temperaturas récord.

 

Calentamiento antropogénico

 

Un segundo estudio, publicado en Nature Geoscience, aborda la cuestión del calentamiento antropogénico más explícitamente. El estudio, escrito por Neukom y otros miembros del consorcio PAGES 2k, utilizó los mismos balances de temperatura que el estudio de Nature, pero en lugar de comparar patrones espaciales de calentamiento y enfriamiento en todo el mundo, observaron la temperatura global promedio a través del tiempo, lo que reveló que la tasa actual de calentamiento es mucho más rápida que lo observado en los últimos 2.000 años, lo que puede atribuirse a la variabilidad natural.

Un tercer estudio, también publicado en
Nature Geoscience, agregó otra capa de contexto, al observar qué fuerzas naturales podrían haber estado detrás de las grandes fluctuaciones regionales de temperatura, como la Pequeña Edad de Hielo.

Dirigidos por el científico del clima de la Universidad de Berna (Suiza), Stefan Brönnimann, los investigadores encontraron qu
e antes del inicio de la Revolución Industrial a mediados del siglo XIX, las poderosas erupciones volcánicas fueron el principal motor de tales fluctuaciones de temperatura a gran escala. Por ejemplo, cinco grandes erupciones, incluida la erupción del monte Tambora en 1815, ocurrieron hacia el final de la Pequeña Edad de Hielo.

Las erupciones provocaron inicialmente un enfriamiento y una agitación climática, y luego un período de recuperación a medida que el planeta se calentaba nuevamente.
La recuperación coincide con el inicio de la Revolución Industrial, donde los gases de efecto invernadero se convirtieron en el principal impulsor del calentamiento, señalan los investigadores.

No cabe duda de que estos estudios son la evaluación más completa del clima de la Tierra en los últimos 2.000 años y muestran cómo de inusual es el clima en el que vivimos hoy.

 

Referencia: R. Neukom et al. No evidence for globally coherent warm and cold periods over the preindustrial Common Era. Nature. Vol. 571, July 25, 2019, p. 550. doi: 10.1038/s41586-019-1401-2.

S. Brönnimann et al. Last phase of the Little Ice Age forced by volcanic eruptions. Nature Geoscience. Published online July 24, 2019. doi: 10.1038/s41561-019-0402-y.

PAGES 2k Consortium. Consistent multidecadal variability in global temperature reconstructions and simulations over the Common Era. Nature Geoscience. Published online July 24, 2019. doi: 10.1038/s41561-019-0400-0.

 

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo