El Amazonas sigue en llamas

El último pulmón del planeta lleva más de 15 días ardiendo. La devastación se puede ver desde el espacio.

iStock

 

A medida que miles de incendios arrasan la selva amazónica, la vegetación tropical, los árboles y la fauna que albergan están siendo completamente arrasados.

 

El Instituto Nacional de Investigación Espacial de Brasil ha comunicado que los incendios forestales han alcanzado este año un récord de 72.843 incendios entre el 1 de enero y el 18 de agosto, de los que más de la mitad se sitúan en la Amazonia.

 

Hay tanto humo a causa de los incendios forestales que São Paulo se sumió en la oscuridad el 19 de agosto, y el día se convirtió en noche. El ambiente, fue un recordatorio de que los incendios forestales en la Amazonia han aumentado un 82% este año en comparación con el mismo período del año pasado (de enero a agosto), según datos del Instituto Nacional de Investigación Espacial.

Los incendios se están produciendo en gran medida en el norte de Brasil y han llevado al estado brasileño de Amazonas a declarar un estado de emergencia.

 

Alerta

 

Como la selva tropical más grande del mundo, el Amazonas desempeña un papel crucial para mantener controlados los niveles de dióxido de carbono de nuestro planeta. Las plantas y los árboles absorben dióxido de carbono y liberan oxígeno al aire en su proceso de fotosíntesis.

Esta es la razón por la que el Amazonas, que cubre 5,5 millones de kilómetros, a menudo se conoce como el "pulmón del planeta": el bosque produce el 20% del oxígeno en la atmósfera de la Tierra.

Por lo general, la estación seca amazónica se extiende de julio a octubre y alcanza su punto máximo a finales de septiembre. El clima más húmedo durante el resto del año minimiza el riesgo de incendios en otros momentos. Pero durante la estación seca, las llamas pueden surgir de fuentes naturales, como los rayos. Recordemos que también los agricultores y los madereros también prendieron fuego deliberadamente a la selva tropical para limpiar franjas de la Amazonia para uso industrial o agrícola.

 

La NASA muestra cómo se ven los incendios del Amazonas desde el espacio

 

Deforestación e incendios

 

Esta semana de incendios llega justo después de otro hito preocupante para la selva tropical más grande del mundo. El mes de julio estableció un nuevo récord para la mayor deforestación en la Amazonía en un solo mes. El Amazonas se redujo en 1.345 kilómetros cuadrados. Eso es más del doble del área de Tokio (Japón).

 

Los datos de los satélites brasileños indicaron que cerca de tres campos de fútbol de árboles amazónicos cayeron cada minuto el mes pasado. El área deforestada total en julio aumentó un 39% respecto al mismo mes del año pasado.

 

La deforestación está directamente relacionada con los incendios en la Amazonia, ya que los agricultores a veces incendian el bosque para dejar espacio para pastos de ganado y campos de cultivo. Estas quemas intencionadas pueden volverse fuera de control.

 

"Los incendios forestales en la Amazonia no son eventos naturales, sino que son causados por una combinación de sequías y actividades humanas", escribieron en 2018 un equipo de investigadores en un estudio publicado en la revista Nature Communications. "Tanto el cambio climático antropogénico como la deforestación regional están vinculados al aumento de la intensidad y frecuencia de las sequías en la Amazonia".

 

La alternancia de sequía de fuego conduce a un desagradable circuito de retroalimentación. Los árboles almacenan menos agua durante las sequías, por lo que su crecimiento se ralentiza, lo que significa que no pueden eliminar tanto dióxido de carbono de la atmósfera. Estos árboles luego dejan caer hojas adicionales o mueren, proporcionando un caldo de cultivo perfecto para incendios. Y sin un dosel denso para mantener la humedad, el bosque pierde algo de su humedad, lo que normalmente evita que se inicien los incendios.

 

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo