Desentrañan los misterios del 'gusano del diablo'

La razón por la que el 'gusano del diablo' puede vivir donde ningún otro animal puede. Han secuenciado su genoma.

Prof. John Bracht, American University

Este nematodo infernal, el gusano del diablo (Halicephalobus mephisto) vive a más 1,50 kms bajo de la superficie de la Tierra. Es el animal descubierto a mayor profundidad y que, además, puede sobrevivir en las condiciones más duras.

 

Ahora, un equipo de científicos ha secuenciado su genoma, ofreciendo pistas de cómo se adapta a ambientes increíblemente extremos y, por qué no, también abriendo nuevas vías a la búsqueda de vida extraterrestre.

 

Este peculiar nematodo no fue descubierto hasta 2008, en una mina de oro sudafricana e inmediatamente fue nombrado como el animal vivo hallado a mayor profundidad. Después de todo, ¿quién más podríamos encontrar viviendo en medio del intenso calor y la presión aplastante de tales profundidades? ¿Y qué comería?

Con la secuenciación de su genoma, los científicos han extraído algunos de los secretos del gusano del diablo. Por ejemplo, para mantener su esbelta figura de medio milímetro, muerde sin miedo las bacterias. Y, dado que probablemente haya estado bajo nuestros pies durante miles de años, la criatura ha tenido mucho tiempo para evolucionar en este inhóspito hábitat.
Su genoma muestra muchas adaptaciones diseñadas para hacer frente al alto calor donde vive.

 

También te puede interesar:

Por ejemplo, este extremófilo ha duplicado un gen que repara el daño del fuego hasta que tiene 70 copias del gen. Tiene múltiples copias de un segundo gen protector, lo que lleva a los científicos a especular que el gusano del diablo se ha envuelto en una armadura para sobrevivir a las condiciones en sus alrededores.

 

La secuencia reveló que el genoma codifica una cantidad inusualmente grande de proteínas de choque térmico conocidas como Hsp70, algo a destacar, porque muchas especies de nematodos cuyos genomas están secuenciados no revelan una cantidad tan grande. Hsp70 es un gen muy estudiado que existe en todas las formas de vida y restaura la salud celular debido al daño por calor.

 

El gusano también cuenta con copias de repuesto de un gen llamado AIG1, que está relacionado con la supervivencia celular en plantas y animales.

 

Al escanear otros genomas, los expertos identificaron otros casos en los que se expanden las mismas familias de genes. Los animales que distinguió son bivalvos, un grupo de moluscos que incluyen almejas, ostras y mejillones. Están adaptados al calor como el Gusano del Diablo. Esto sugiere que el patrón identificado en este nematodo puede extenderse a los organismos que no pueden escapar del calor ambiental.

 

"No tiene más remedio que adaptarse o morir. Proponemos que cuando un animal no puede escapar del calor intenso, comienza a hacer copias adicionales de estos dos genes para sobrevivir ", dijeron los autores, en el estudio que publica la revista Nature.

El gusano del diablo se ha convertido en la primera criatura subterránea mapeada genéticamente, lo que ofrece a los investigadores la esperanza de que estudiar otros organismos concluirá con resultados igualmente inusuales e inspiradores.

 

Quién sabe si los conocimientos que nos acaba de desvelar el gusano del diablo nos puedan enseñar algo sobre cómo vivir con un demonio que conocemos bastante bien: el cambio climático.

 

Referencia: Weinstein, DJ, Allen S, Lau M, Erasmus M, Asalone KC, Walters-Conte K, Deikus G, Sebra R, Borgonie G, van Heerden E, Onstott TC, Bracht, JR. The genome of a subterrestrial nematode reveals an evolutionary strategy for adaptation to heat. Nature Communications. DOI: 10.1038/s41467-019-13245-8 / Megan N. Guerin et al. Stress Adapted Mollusca and Nematoda Exhibit Convergently Expanded Hsp70 and AIG1 Gene Families, Journal of Molecular Evolution (2019). DOI: 10.1007/s00239-019-09900-9

 

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo