Descubren una nueva especie de hongo a través de Twitter

Al parásito recién descubierto se le ha dado su nombre oficial en latín, ‘Troglomyces twitteri’, en honor a la red social que hizo posible su hallazgo.

nuevo hongo
La foto compartida en Twitter del milpiés ‘Cambala’ por Derek Hennen. Los dos círculos rojos indican la presencia del hongo.

Compartir información en las redes sociales puede dar lugar a resultados completamente inesperados. Pese a que, para muchos, Twitter es la ventana por excelencia de los ‘gruñones’ (haters); esta red social también ha demostrado un valor añadido: servir de herramienta para la ciencia, e incluso, contribuir a hallar una nueva especie. Investigadores del Museo de Historia Natural de Dinamarca de la Universidad de Copenhague acaban de encontrar un nuevo tipo de hongo parasitario a través de Twitter. Y, te preguntarás, ¿cómo es esto posible? 

Todo comenzó cuando la bióloga y profesora asociada Ana Sofía Reboleira, del Museo Nacional de Historia Natural, se desplazaba por su timeline de Twitter. Allí, se topó con una foto de un milpiés norteamericano compartida por su colega estadounidense Derek Hennen, de Virginia Tech. Entonces, los ojos entrenados de Reboleira vieron algo que había pasado desapercibido hasta ahora: unos pequeños y extraños puntos blancos.  

Así lo cuenta la investigadora en un comunicado de prensa: “Pude ver algo parecido a unos hongos en la superficie del milpiés. Hasta entonces, estos hongos nunca se habían encontrado en los milpiés estadounidenses. Fue entonces cuando mi compañero y yo bajamos a las colecciones del museo y comenzamos a cavar”. 

Junto con su colega Henrik Enghoff, descubrió varios especímenes del mismo hongo en algunos de los milpiés estadounidenses de la enorme colección del Museo de Historia Natural, hongos que nunca antes se habían documentado. Esto confirmó la existencia de una especie de Laboulbeniales nueva, un orden de parásitos fúngicos pequeños, extraños y en gran parte desconocidos, que atacan insectos y milpiés. Al parásito recién descubierto se le ha dado su nombre oficial en latín, Troglomyces twitteri, en honor a la red social que hizo posible su descubrimiento. 

Reboleira cree que las redes sociales juegan un papel cada vez más importante en la investigación: “Hasta donde sabemos, esta es la primera vez que se descubre una nueva especie en Twitter. Destaca la importancia de estas plataformas para compartir la investigación y, por lo tanto, poder lograr nuevos resultados. Espero que motive a profesionales y profesionales. investigadores aficionados comparten más datos a través de las redes sociales. Esto es algo que se ha vuelto cada vez más obvio durante la crisis del coronavirus, un momento en el que a muchos se les impide acudir al campo o los laboratorios”. 

¿Qué sabemos sobre estos parásitos? 

Los hongos Laboulbeniales se parecen a pequeñas larvas, y aproximadamente 30 especies diferentes de parásitos de este tipo atacan a los milpiés. La gran mayoría de estos no se descubrieron hasta el año 2014. Según Reboleira, lo más probable es que quede un gran número por descubrir: la investigación en el área de Laboulbeniales sigue siendo extremadamente escasa. 

Estos hongos pertenecen a una clase propia porque viven en el exterior de los organismos huéspedes, e incluso en partes específicas de los cuerpos, en este caso, en los órganos reproductivos de los milpiés. El hongo absorbe la nutrición de su animal huésped al perforar su capa externa utilizando una estructura de succión especial. 

Tampoco se sabe mucho sobre su propia biología. Reboleira cree que estos hongos no solo pueden enseñarnos mucho sobre los insectos sobre los que viven, sino también sobre los mecanismos detrás del parasitismo en sí mismo, es decir, la relación entre los parásitos y sus anfitriones. Como consecuencia, además, también podemos aprender mucho sobre otros parásitos que atacan a la salud humana. 

 

Referencias: 

La investigación fue realizada por Sergi Santamaría, del Departamento de Biología Animal, de Biología Vegetal i d'Ecologia, Universitat Autònoma de Barcelona, España; y Henrik Enghoff y Ana Sofía Reboleira del Museo de Historia Natural de Dinamarca en la Universidad de Copenhague; y los resultados de la investigación se publican en la revista científica 'MycoKeys'.

Laura Marcos

Laura Marcos

Nunca me ha gustado eso de 'o de ciencias, o de letras'. ¿Por qué elegir? Puedes escribirme a lmarcos@zinetmedia.es

Continúa leyendo