5 animales que usan herramientas en la naturaleza

La fabricación y el uso de herramientas no es una habilidad exclusiva del ser humano; de hecho, ni siquiera somos los únicos capaces de mejorar las herramientas previamente fabricadas.

 

La vieja creencia de que el ser humano es el único animal con la suficiente inteligencia y habilidad como para desarrollar y emplear herramientas está muy lejos de la realidad. Un gran número de especies son capaces de utilizar objetos para realizar determinadas acciones que sin ellas no podrían. Hay especies de mamíferos, aves, e incluso insectos y moluscos que son capaces de utilizar herramientas.

Chimpancés y bonobos

Chimpancé
Chimpancé

De todos los primates no humanos, los chimpancés son los usuarios de herramientas más sofisticadas, y han demostrado este comportamiento tanto en cautividad como en estado natural. Por otro lado, los bonobos en estado salvaje , a pesar de su íntima proximidad evolutiva, no son tan activos en este sentido.

La cantidad de usos de herramientas que se han llegado a observar en estos animales es bastante larga. Agitan palos como forma de amenaza, arma de mano, o para evitar el ataque de los insectos; los arrastran o los lanzan, como forma de interacción social o como arma arrojadiza; los muerden para el aseo dental, o los usan para asear a sus congéneres; los emplean como juguete; como soporte para subirse o para facilitar un movimiento; para excavar; golpean con ellos nueces y otros frutos duros para abrirlos y poder comérselos; y por supuesto, usan palos finos, largos y pelados de corteza para extraer termitas y hormigas de sus nidos. Otra herramienta habitual son las hojas, que emplean a modo de espita para ayudarse a beber, para mantener el agua o para protegerse de la lluvia, si son lo suficientemente grandes.

En los estudios realizados en cautividad se observa que la capacidad de utilizar herramientas en los bonobos, no tiene sesgo por edad, a diferencia de los chimpancés, donde los juveniles son más hábiles que los adultos. Este hecho se puede explicar por la neotenia que presentan los bonobos respecto a los chimpancés; un proceso evolutivo por el cual determinados rasgos juveniles tienden a retenerse durante más tiempo en comparación con sus ancestros o con organismos cercanamente emparentados. Por otro lado, un rasgo que sí comparten chimpancés y bonobos es una mayor predisposición entre las hembras a emplear herramientas respecto a los machos.

Nutrias

Nutria marina
Nutria marina

Aunque entre las nutrias no está tan extendido ni es tan exuberante como en los primates el uso de herramientas, sí se ha observado a estos graciosos animales empleando piedras como herramienta de forma sistemática. El principal uso que las nutrias dan a las piedras es lúdico, como juguete; se tumban en el agua, con el abdomen fuera del agua, y las hacen rodar sobre su cuerpo o sobre una roca mayor aplanada; hacen malabares con ellas; o las dejan caer al agua para luego bucear y recuperarlas.

Estos comportamientos han sido observados en al menos 10 de las 13 especies de nutrias, en condiciones de cautividad, y en estado salvaje en las especies Lutra lutra, Lutrogale perspicillata y Pteronura brasiliensis.

Sin embargo, la nutria que exhibe el comportamiento más complejo en el uso de piedras como herramienta es la nutria marina (Enhyra lutris), pues no solo las utiliza como juguete, sino también como plato. Estas nutrias presentan una membrana de piel detrás de cada pata delantera, en forma de pliegue. En ella guardan moluscos recolectados en el fondo marino y los llevan hasta la superficie. También guardan una piedra plana, que suele ser propia de cada nutria y raras veces la sustituyen. Cuando un alimento es demasiado duro para ser abierto con las patas o con la mandíbula, colocan la piedra sobre su pecho y martillean el molusco con rapidez para romper su concha. Pueden golpear a una velocidad de tres golpes por segundo.

Cuervos

Cuervo
Cuervo

El uso de herramientas por este grupo de aves está ampliamente observado. Los cuervos son animales con una gran plasticidad conductual, elevada capacidad de innovación, y en general, buenas habilidades cognitivas.

Los córvidos más estudiados en cuanto al uso de herramientas son los de Nueva Caledonia (Corvus moneduloides); en ellos se ha observado el mismo comportamiento que encontramos en algunos primates de capturar insectos con un palo largo y fino.

Pero, a diferencia de los primates, entre los cuervos además se ha comprobado un proceso secuencial de construcción y mejora de la herramienta, cada vez más larga y más fina para poder acceder al nido de forma cada vez más eficiente. Este tipo de uso secuencial de herramientas cada vez más sofisticadas requiere una función cognitiva compleja.

Los cuervos además emplean un tipo de herramienta que, hasta donde sabemos, era exclusivo del ser humano; la herramienta de inserción y transporte, o lo que coloquialmente podríamos llamar “un mango o asidero”. Utilizar un palo para sujetar un objeto, que luego será acarreado o utilizado manejando exclusivamente el palo en lugar de manipular el objeto.

Otro comportamiento fascinante que se ha llegado a observar en un cuervo, que muestra la enorme capacidad de innovación de estos animales, es el que observó un grupo de investigación en una hembra de cuervo común (Corvus corax) del zoo de Upie, Francia. Utilizó una pluma suya, que talló y preparó cuidadosamente, para poder acceder al alijo de alimentos de su pareja. La preparación de la herramienta, como en el ejemplo de los palos, fue paulatina, empleando un método de prueba y error, corrigiendo la forma del artilugio y el modo de empleo, hasta lograr su objetivo.

Grillos

Grillo de árbol
Grillo de árbol

Entre los insectos también hay especies que fabrican y usan herramientas. Es relativamente común —e intuitivo— observar este comportamiento en insectos sociales, como hormigas o termitas. Sin embargo, también hay insectos solitarios, de los que no se esperan grandes proezas, que sorprenden fabricando y usando útiles que les ayudan en su vida. Y de todos ellos, uno de los más fascinantes es el de los grillos del género Oecanthus, también llamados grillos de árbol.

Como en la mayor parte de los grillos, los machos ‘cantan’ emitiendo un sonido que se puede escuchar a larga distancia, mediante un proceso denominado estridulación, que se produce por el roce de unas estructuras aserradas en la cara interna de las alas. Entre otras funciones, este ‘canto’ resulta un factor relevante en la selección sexual por parte de la hembra. En el género Oecanthus, los machos trepan a los árboles, se colocan en el borde de una hoja, y emiten sus señales acústicas para atraer a las hembras.

Algunos de estos grillos, sin embargo, fabrican un amplificador, perforando hojas y emitiendo el ‘canto’ a través de esos agujeros. Se ha observado, de hecho, que son capaces de optimizar la construcción de estos amplificadores, escogiendo hojas más grandes y haciendo los agujeros en las mejores posiciones para amplificar el sonido. Esta estrategia la llevan a cabo sobre todo aquellos machos que tienen un canto más débil, y que por tanto, en igualdad de condiciones, tendrían menores probabilidades de reproducirse. Es un ejemplo del uso del ingenio para mejorar las oportunidades reproductivas en casos en los que estarían limitadas por condiciones físicas.

Pulpos

Pulpo escondido en su refugio hecho con cáscaras de coco (Finn et al., 2009)
Pulpo escondido en su refugio hecho con cáscaras de coco (Finn et al., 2009)

Si hay animales cuyas capacidades pueden llegar a sorprendernos, esos son los pulpos. Entre los invertebrados que emplean herramientas, todas las observaciones realizadas muestran un uso ad hoc, es decir, emplear la herramienta para una acción específica, y desecharla cuando esa función se ha cumplido. Los pulpos representan una excepción.

Tal vez la herramienta más impresionante de los pulpos es la construcción de refugios a base de cáscaras de cocos partidas por la mitad. Esto requiere una capacidad de planificación de futuro y una gran innovación, y sobre todo un proceso de elaboración costoso e incómodo antes de obtener el beneficio de la creación final.

Transportar los fragmentos de cáscara de coco no proporciona ninguna ventaja inmediata en el proceso y dificulta la locomoción, lo que se ha descrito como “andar sobre zancos”. En ese momento, el pulpo es mucho más vulnerable y se encuentra mucho más expuesto que realizando cualquier otra actividad. Sin embargo, una vez recolectadas las cáscaras, la ventaja final es evidente. El origen de esas mitades de coco es puramente antrópica —las semillas de coco no suelen abrirse así de forma natural—, por lo que podemos deducir que se trata de un comportamiento muy novedoso. Aunque no está observado, probablemente proceda de un comportamiento previo empleando cáscaras de bivalvos y el uso de las cáscaras de coco simplemente sea más ventajoso porque ya están limpias y son mucho más ligeras.

Referencias:

Bandini, E. 2021. A Short Report on the Extent of Stone Handling Behavior Across Otter Species. Animal Behavior and Cognition, 8(1), 15-22. DOI: 10.26451/abc.08.01.02.2021

Deb, R. et al. 2020. Baffling: a condition-dependent alternative mate attraction strategy using self-made tools in tree crickets. Proceedings of the Royal Society B: Biological Sciences, 287(1941), 20202229. DOI: 10.1098/rspb.2020.2229

Finn, J. K. et al. 2009. Defensive tool use in a coconut-carrying octopus. Current Biology, 19(23), R1069-R1070. DOI: 10.1016/j.cub.2009.10.052

Gallot, Q. et al. 2019. Spontaneous use and modification of a feather as a tool in a captive common raven. Ethology, 125(10), 755-758. DOI: 10.1111/eth.12928

Gruber, T. et al. 2010. A comparison of bonobo and chimpanzee tool use: evidence for a female bias in the Pan lineage. Animal Behaviour, 80(6), 1023-1033. DOI: 10.1016/j.anbehav.2010.09.005

Vary (Álvaro Bayón)

Vary (Álvaro Bayón)

Soy doctor en biología, especializado en especies invasoras. Intento divulgar sobre ciencia y naturaleza mientras lucho férreamente contra las pseudociencias y el pensamiento mágico. Cuando me queda tiempo, cazo pokémon y hago artesanía. Además, soy (un poco) adicto al twitter.

Continúa leyendo