3 curiosidades sobre la rabia

Hasta hace menos de un siglo y medio, la rabia era una enfermedad mortal que aterraba a la población; hoy se puede prevenir gracias a la vacunación.

 

Una de las enfermedades más aterradoras de las que se tiene constancia es la rabia, hasta que Louis Pasteur y Émile Roux desarrollaron la primera vacuna eficaz. Se trata de una enfermedad vírica, de carácter zoonótico, que, si se contrae, puede resultar mortal.

Recreación en 3D del virus de la rabia
Recreación en 3D del virus de la rabia

El virus que cambia el comportamiento

El virus de la rabia se transmite a los seres humanos por contacto directo de la saliva o tejidos nerviosos de un animal infectado a través de mucosas o heridas. La forma más habitual de contraer la rabia es por la mordedura de un animal enfermo.

Una vez que el virus entra en el organismo, viaja por la sangre hasta el sistema nervioso central. El período de incubación varía, pero puede durar varios meses.

Los primeros síntomas de la rabia recuerdan al de una gripe, sin embargo, pronto aparecen unos efectos muy distintos, que son muy característicos: estados de confusión y agitación, delirio, alucinaciones e insomnio. El comportamiento del enfermo cambia; experimenta una fuerte hidrofobia, es decir, que el paciente se aleja del agua. Es una adaptación evolutiva que permite, al impedir al enfermo beber agua, que el virus se concentre en la saliva sin diluirse. Finalmente, el enfermo se vuelve agresivo e intenta morder a cualquier criatura que encuentre; de nuevo, una adaptación evolutiva del virus para su propagación.

Entre 2 y 10 días después de aparecer los primeros síntomas, generalmente el paciente muere. Apenas se han documentado 20 casos de supervivencia a la enfermedad de la rabia de seres humanos no vacunados.

Es importante tener a nuestras mascotas vacunadas contra la rabia.
Es importante tener a nuestras mascotas vacunadas contra la rabia

La vacuna de la rabia

Desde que Pasteur y Roux desarrollaran la vacuna contra la rabia en 1885, se han desarrollado otras, todas ellas eficaces, y más seguras cuanto más modernas. Las más actuales aún se encuentran en investigación. Los estudios son muy prometedores, estas nuevas vacunas están basadas en  ARNm, y gracias a las investigaciones con las vacunas contra el SARS-CoV-2, que emplean la misma tecnología, probablemente tengan un avance significativo en los próximos años.

La ventaja de la vacuna contra la rabia, a diferencia de la mayoría de enfermedades víricas, es su eficacia incluso después de la exposición al virus, siempre que se aplique antes de la aparición de los primeros síntomas. Dado que el virus tiene un cierto período de incubación, durante el cual no causa síntomas, el sistema inmunitario puede reconocer el patógeno y neutralizarlo antes de que llegue al cerebro, previniendo la enfermedad.

Cuando una persona sufre una posible exposición al virus, además se le suele inocular inmunoglobulina humana contra la rabia. Esto proporciona anticuerpos inmediatos y funcionales al paciente, que pueden ir actuando contra el virus mientras el sistema inmunitario responde al estímulo de la vacuna.

Por supuesto, la mejor forma de prevenir la rabia es inmunizar a las mascotas. En algunos lugares la vacuna antirrábica es obligatoria para los perros domésticos, pero incluso donde no lo sea, siempre es recomendable tenerla al día. Incluso en países como España, donde no hay rabia endémica.

Murciélagos y zorros son los animales silvestres más propensos para transmitir la rabia
Murciélagos y zorros son los animales silvestres más propensos para transmitir la rabia

Animales que transmiten la rabia

Aunque la mayor parte de los casos de rabia en el mundo proceden del contagio de perros enfermos, la rabia es un virus que tiene reservorios naturales en muchas especies de mamíferos salvajes.

La rabia solo afecta a mamíferos, cualquier mamífero puede contraerla, aunque no todos la pueden transmitir a los seres humanos. Por lo tanto, aves, reptiles, anfibios o peces no pueden transmitirla.

En España, los mayores reservorios de rabia son el zorro y el murciélago. Algunas especies invasoras, introducidas como mascotas, como el mapache o el tanuki, han reintroducido la rabia en países donde ya estaba controlada. Otros posibles transmisores, aunque de menor importancia, son la comadreja, el armiño, la nutria, el hurón y demás mustélidos, el oso, el lobo y otros cánidos e incluso el gato montés. El gato doméstico también es susceptible de contraer la rabia y contagiarla.

Entre los herbívoros la rabia es menos frecuente, y cuando aparece, es poco probable que la transmitan, pero no los hace ni inmunes ni totalmente inocuos. El riesgo existe en todos los mamíferos de granja: vacas, cerdos, ovejas y cabras, incluso camellos y caballos, así como sus especies silvestres pueden ser infectadas; también los cérvidos.

Por otro lado, las ratas, los ratones y otros roedores, en contra de la creencia popular, no transmiten la rabia al ser humano aunque estén infectados. Pero, ojo, eso no significa que no puedan transmitir otras enfermedades.

Con los animales domésticos y de granja, como sucede con el perro, la mejor forma de evitar la rabia es la vacunación. Sobre todo si están en el entorno natural, y, por tanto, son susceptibles de entrar en contacto con poblaciones silvestres. Respecto a los animales en estado salvaje, lo mejor es evitar el contacto, incluso con los cadáveres; la saliva del animal puede portar el virus incluso después de muerto.

Y si se sufre la mordedura de un animal silvestre, sea cual sea, es esencial la atención médica inmediata.

Referencias:

Armbruster, N. et al. 2019. Advances in RNA Vaccines for Preventive Indications: A Case Study of a Vaccine against Rabies. Vaccines, 7(4), 132. DOI: 10.3390/vaccines7040132

Geison, G. L. 1978. Pasteur’s Work on Rabies: Reexamining the Ethical Issues. The

Hastings Center Report, 8(2), 26-33. DOI: 10.2307/3560403 Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. s. f. Rabia.

NCEID et al. 2019, julio 15. Rabies. CDC.

Vary (Álvaro Bayón)

Vary (Álvaro Bayón)

Soy doctor en biología, especializado en especies invasoras. Intento divulgar sobre ciencia y naturaleza mientras lucho férreamente contra las pseudociencias y el pensamiento mágico. Cuando me queda tiempo, cazo pokémon y hago artesanía. Además, soy (un poco) adicto al twitter.

Continúa leyendo