Muy Interesante

Fruta y verdura de mayo, según la ciencia

En mayo, mes de las flores, las frutas de hueso comienzan a hacer su aparición, mientras que las verduras.

Fruta y verdura de mayo, según la ciencia (Alvaro Bayon)

Dicen que mayo es el mes de las flores; ya los romanos celebraban las floralias o juegos florales, a principios de este mes; una serie de festejos que se quedaron en España en muy diferentes formas. Este año 2023, el pasado 30 de abril tuvo lugar la Batalla de las Flores, en Córdoba; del 29 de abril al 1 de mayo la Comarca de la Sidra, en Asturias, conmemoró la Semana de la Floración del Manzano; del 12 al 14 de mayo se celebra la Fiesta de las Flores en Burgos; del 13 al 21, tiene lugar los Temps de Flors en Girona; y en Arteixo, A Coruña, hay una fiesta similar la última semana del mes.

Aunque tradicionalmente las flores de mayo tienen ese carácter casi memético, en el escenario de cambio climático antropogénico en el que nos encontramos, la floración se adelanta cada vez más, no es raro encontrar flores a principios de primavera o incluso a finales del invierno que normalmente se abren en mayo. Lo mismo ocurre con la fruta y la verdura, que puede adelantarse o retrasarse en función de las condiciones meteorológicas y climáticas.

Además, la sequía prolongada también está afectando la disponibilidad de frutas y verduras, reduciendo las cosechas, especialmente, de regadío, y reduciendo la oferta de productos. Eventos como los sucedidos recientemente en las inmediaciones de Doñana solo hacen el panorama aún más difícil.

No obstante, estas condiciones son variables en el tiempo, e incluso con un escenario cambiante y complejo como el presente, es posible indicar cuáles son las frutas y verduras óptimas para cada temporada. Un conocimiento que, por otro lado, ayuda a mantener una conciencia ecológica: consumir productos de proximidad y de temporada reduce el impacto producido por el transporte y por la agricultura de invernadero.

Las cerezas

Las cerezas encuentran en mayo su mejor momento. - Adam Smigielski /iStock

La fruta de mayo

Los cítricos ya han abandonado el calendario de temporada, y los aguacates que podemos encontrar vienen principalmente del extranjero. Pero a cambio, comienzan a aparecer las primeras frutas de hueso. La fruta estrella del mes de mayo es, sin duda, la cereza, especialmente sus variedades más tempranas, como la Burlat o la Marvin; a finales de mes llegarán otras variedades más dulces y jugosas. El albaricoque se une con contundencia a la lista, junto a las primeras ciruelas, melocotones y nectarinas, que, estas sí, hacen una entrada mucho más sutil. El níspero, típica fruta primaveral, seguirá presente durante todo mayo y hasta finales de junio.

Los frutos rojos también encuentran su lugar en el calendario, se mantendrán el resto de la primavera —como la fresa y el fresón, e incluso se prolongarán hasta finales del verano, —como las frambuesas, los arándanos y las grosellas—. Como ya es habitual, el plátano de Canarias también ha de incluirse en esta lista, puesto que se cosecha durante todo el año. A finales de mes se podrán encontrar, si hay suerte, los primeros melones de temporada.

En relación con esas frutas que comúnmente son consideradas verduras, y que se encuentran en el mercado todo el año, como el pepino, el pimiento, el calabacín, el tomate o la berenjena, aún proceden de cultivos en invernaderos o bien de otros países. En este mes, las matas aún están en fase de crecimiento, empezarán a florecer en las últimas semanas, y no disfrutaremos de sus frutos hasta el verano.

La zanahoria

La zanahoria comienza fuerte su temporada, y se mantendrá todo el año. - alvarez/iStock

La verdura de mayo

Entre las verduras de hoja, hay algunas que se pueden encontrar durante casi todo el año, excepto en el período central del verano, como la acelga y la endivia, pero otras como el apio o la espinaca dejan de estar disponibles. Hay dos verduras que disponen de dos períodos de temporada: la alcachofa, en otoño y en primavera, y el rábano, de mayo a julio, y de septiembre a noviembre.

Las primeras cebollas comenzaron su temporada en abril, aunque su mejor momento no llegará hasta mediados del verano. A finales de mayo empezará la cosecha de los primeros ajos y patatas del año. Las zanahorias ya están en todo su esplendor y se mantendrán en temporada hasta finales de año. Los espárragos trigueros terminan su temporada este mes.

Entre las legumbres, es temporada de habas y guisantes frescos, y empiezan las primeras judías verdes, que se prolongarán todo el verano.

Un calendario variable

Como ya se ha expuesto, este calendario no es algo fijo, su viabilidad depende de las condiciones climáticas y atmosféricas. Determinados eventos pueden adelantar o atrasar ciertos productos o reducir su disponibilidad. Y el cambio climático, así como una desertificación más que probable de la península ibérica, pueden perpetuar estos cambios.

Tal vez, en un futuro no muy lejano, los cultivos de regadío, más productivos, sean sustituidos por cultivos de secano. En todo caso, esta guía debe tomarse siempre de forma aproximada.

Referencias:

  • Fernández Celemín, L. et al. 2021. Explore Seasonal Fruit and Vegetables in Europe. Food Facts for Healthy Choices.
  • Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. 2017. Frutas y Hortalizas de Temporada. Alimentos de España.
  • Poore, J. et al. 2018. Reducing food’s environmental impacts through producers and consumers. Science, 360(6392), 987-992. DOI: 10.1126/science.aaq0216
  • Soy de temporada. 2017. Medialab Prado.

La ventana a un mundo en constante cambio

Muy Interesante

Recibe nuestra revista en tu casa desde 39 euros al año

Suscríbete
Suscripciones a Muy Interesante
tracking