Muy Interesante

¿Existen peces transparentes?

¿Es cierto que podemos encontrar peces transparentes? La naturaleza puede llegar a ser muy sorprendente. Y, para muestra, los conocidos como "peces de cristal".

¿Existen peces transparentes? (Alvaro Bayon)
En ocasiones, la naturaleza nos sorprende exhibiendo adaptaciones o rasgos muy alejados de nuestra visión cotidiana del mundo. Plantas con la capacidad de anticiparse a sucesos o de comunicarse con otras plantas, o animales con sentidos que superan cualquier expectativa humana son ejemplos de rasgos que podrían calificarse como excepcionales. Y entre ellos, una de las características que más curiosidad despierta es la de tener el cuerpo transparente.
En algunos grupos de invertebrados, un fenómeno relativamente común son las transparencias en todo o en parte del cuerpo. Presentan este rasgo medusas, ctenóforos, numerosos grupos de gusanos y algunos moluscos. Y, aunque entre los vertebrados es menos común, también se encuentra esta característica en algunos peces. De hecho, la mayor parte de los alevines son transparentes y algunas especies conservan esta característica en su vida adulta.
Los más representativos son especies de peces destinados a la acuariofilia, conocidos en este entorno como “peces de cristal”, entre los que se encuentran varios ejemplos curiosos.

El pez gato de cristal

Pez gato de cristal

Pez gato de cristal

Uno de los más comunes es el pez gato de cristal (Kryptopterus bicirrhis). Originario del sudeste asiático, se distribuye naturalmente por los ríos de Tailandia, Laos, Camboya, Vietnam, Malasia y por las islas de Sumatra y Borneo. Su rango de distribución nativa incluye también la isla de Java, aunque, según la Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza (UICN), sus poblaciones se consideran probablemente extintas.
Es un pez de la familia del siluro, propio de humedales interiores; habita en grandes ríos con aguas turbias, terrenos inundados. Muestra una preferencia clara por entornos con exuberante vegetación acuática y cubiertos por plantas flotantes, y zonas con ligeras corrientes. Es un pez de acuario bastante habitual, aunque se recomienda tenerlo en tanques de tamaño mediano a grande, no menos de 80 o 100 litros, y siempre en grupo.
Por supuesto, no todo el pez gato de cristal es transparente. Lo es su piel y su musculatura, pero los órganos internos presentan color. Solo se consigue adivinar en su interior la larga columna vertebral y las espinas. Un rasgo de este pez, sin embargo, es que todos estos órganos se acumulan justo detrás de la cabeza y ocupan muy poco espacio. La cola musculosa, transparente, acompañada por una aleta anal que se extiende desde la cloaca hasta la punta, donde se abre la aleta caudal en forma de ‘V’, forma casi cuatro quintos de su longitud total.

La perca de cristal de la India

Perca de cristal de la India

Perca de cristal de la India

Muy apreciada entre los acuariófilos, aunque menos común, es la perca de cristal de la India (Parambassis ranga). Como indica su nombre, es un pez originario de la península del Indostán, presente en ríos, estuarios y otros humedales de Pakistán, Nepal, India, Birmania y Tailandia.
Aunque comparte con el pez gato de cristal un cuerpo con gran transparencia y el calificativo ‘de cristal’, pertenece a un grupo muy distinto de peces, a la familia de los ambásidos. Su cuerpo es más robusto y corto que el pez gato de cristal, su cola musculosa también representa la mayor parte de su longitud, en torno a tres cuartas partes. Los órganos internos, que carecen de transparencia, se acumulan en la región ventral, justo detrás de la cabeza, formando una masa blanquecina. Tras ella, como una burbuja diminuta, se aprecia la vejiga natatoria.
En España es una práctica poco común, pero en otros países es relativamente habitual encontrar, disponibles para acuario, percas de cristal en cuyo interior exhiben trazas, líneas o manchas de vivos colores. Esta pigmentación no es natural, en absoluto, ni surge como resultado de la selección artificial ni de la manipulación genética. Se trata de pigmento inyectado bajo la piel, mediante múltiples punciones, a lo largo de las líneas dorsal y ventral, a modo de tatuaje.
Esta práctica, que comenzó a extenderse sobre todo en criaderos asiáticos a finales de los años setenta, resulta extremadamente dañina para el pez. Muchos mueren a causa del trauma y la mayoría no sobrevive más de dos meses. Además, en los pocos supervivientes, el pigmento se desvanece en menos de un año.

El pez duende de cabeza transparente

Pez duende de cabeza transparente

Pez duende de cabeza transparente

Cuando se observa este pez tan extraño, lo primero que llama la atención es su característica cabeza en forma de domo transparente. Sobre la boca destacan dos protuberancias pigmentadas, semejantes a un par de ojos de expresión amable y que, acompañados de lo que parece una media sonrisa, le dan al pez duende un aspecto amigable.
Aunque el pez duende (Macropinna microstoma) se descubrió en el año 1939, su aspecto real fue desconocido hasta que fue fotografiado por primera vez en 2004. Esto se debe a que su domo craneal colapsa y se desinfla al sacar al pez a la superficie. Pero ese aspecto no es lo más raro de este pez; mucho más extraña es su anatomía. Y es que esas protuberancias que parecen ojos, no son sus ojos, sino sus orificios nasales.
Para encontrar sus ojos hay que mirar más adentro, en el interior de su cabeza. Dentro del domo transparente destacan dos bulbos de color verdoso, que se sujetan a la base del cráneo con un par de pedúnculos; esos bulbos son los ojos del pez. Son tubulares, móviles, y puede orientarlos en cualquier dirección. La cabeza transparente se convierte, pues, en una gran ventaja para el pez duende: tiene una visión periférica prácticamente perfecta.
Referencias:
Allen, D. J. et al. 2019. Kryptopterus bicirrhis (e. T180737A1657421; IUCN Red List of Threatened Species).
Eşanu, V.-O. et al. 2015. Some considerations concerning the artificially colored aquarium fish trade. Aquaculture, Aquarium, Conservation and Legislation, 8(1).
Robison, B. H. et al. 2008. Macropinna microstoma and the Paradox of Its Tubular Eyes. Copeia, 2008(4), 780-784. DOI: 10.1643/CG-07-082
Vidthayanon, C. 2011. Parambassis ranga (e. T180994A1686402.; IUCN Red List of Threatened Species).

La ventana a un mundo en constante cambio

Muy Interesante

Recibe nuestra revista en tu casa desde 39 euros al año

Suscríbete
Suscripciones a Muy Interesante
tracking