Muy Interesante

Así se está transformando el hábitat de la Antártida

¿Qué está ocurriendo realmente en la Antártida y cómo puede estar afectando el cambio climático a su hábitat?

Así se está transformando el hábitat de la Antártida (Alvaro Bayon)
El actual cambio climático (El cambio climático es antropogénico) está impulsando cambios drásticos en la distribución mundial de las especies y hábitats, juega un papel clave en la pérdida de biodiversidad y, junto a otros motores de cambio global antropogénico está llevando al colapso de algunos ecosistemas. En este escenario de cambio global, la Antártida no es una excepción.

Islas en un mar de hielo

El continente antártico está cubierto casi por completo de hielo. La escasa superficie de tierra que permanece libre de hielo durante todo el año ocupa menos del 1 % de la extensión total de la Antártida, pero proporciona un hábitat crucial para la mayor parte de la biodiversidad terrestre del continente, especialmente las aves marinas.
Las áreas libres de hielo, ya sean refugios costeros, acantilados o nunataks —picos montañosos que emergen sobre la capa de hielo imperante— actúan como oasis en un desierto o como islas en un océano cuya matriz es, en esencia, una enorme extensión plana de hielo prácticamente estéril. Pero así como cambia el clima, también cambiarán las condiciones de estas áreas tan peculiares, con consecuencias muy difíciles de prever.
Transformación de la Antártida

¿Cómo se está transformando realmente el hábitat de la Antártida?mike_matas

Más espacios, más grandes y mejor conectados

Siguiendo escenarios predictivos de cambio entre moderados y severos, un equipo liderado por la investigadora Jasmine R. Lee, de la British Antarctic Survey, ha estimado que las áreas libres de hielo de la Antártida se expandirán de forma drástica en las próximas décadas, especialmente en algunas áreas geográficas, como la península antártica.
Como una isla que crece de tamaño, el espacio disponible para su colonización aumentará, y disminuirá la distancia entre los bordes de estas áreas. Este fenómeno traerá como consecuencia, casi inevitable, un aumento significativo en la conectividad entre áreas, que facilitará el movimiento de un punto a otro de los animales que allí residen, puesto que la distancia a recorrer será menor. Este aumento del espacio disponible creará un nuevo entorno para la expansión de la biodiversidad, que a priori podría parecer positivo; pero, como sucede al transportar especies de unas islas a otras, los efectos finales pueden no ser tan halagüeños.
Los ecosistemas que se encuentran en estas áreas, y manteniendo la analogía con las islas o los oasis, están altamente especializados. Gran parte de los organismos que han evolucionado en estas áreas llevan mucho, muchísimo tiempo aislados y han evolucionado de forma independiente en sus pequeñas poblaciones, con muy poca variabilidad genética. Esto los convierte en ecosistemas muy susceptibles a las perturbaciones. Aunque aumente el espacio disponible para estas comunidades, y puedan expandir sus límites, al difuminarse las barreras biogeográficas que separan unos espacios de otros, algunas especies pueden saltar a otros entornos, dominarlos, desplazar a las poblaciones originarias e incluso extinguirlas.
Los humanos pueden convertirse en vectores de transporte de especies.

Los humanos pueden convertirse en vectores de transporte de especies.Dave Parsons

El derretimiento de los glaciares, la expansión de estas áreas sin hielo y la aparición de otras nuevas pueden desdibujar las barreras físicas, aumentando la conectividad, pero este efecto no será igual para todas las especies. Por ejemplo, las aves marinas pueden atravesar grandes distancias de hielo y nieve trasladándose por sus propios medios, pero los invertebrados, las plantas y los microorganismos dependen del viento y del agua como vectores de dispersión pasiva, o de una dispersión asistida a través de aves o humanos.
Todo ello hace que algunas especies tengan más facilidad para la dispersión que otras, e incluso que la colonización de plantas o insectos sea más direccional, en función de las corrientes de viento imperantes o la pendiente, que determina la dirección de la escorrentía. Es decir, que las plantas de un espacio pueden ocupar otro en una dirección predilecta, mientras que las que habitan en el área receptora no pueden dispersarse en sentido contrario.

La homogeneización del hábitat antártico

Todos estos impactos tendrán, al final, una consecuencia lógica: la homogeneización de la biodiversidad. Los cambios ambientales beneficiarán a ciertas especies y perjudicarán a muchas otras. El incremento de la conectividad, el aumento de la competencia por el espacio y los recursos y la colonización direccional y diferencial según los grupos de seres vivos conducirán a una pérdida del endemismo local, y a la aparición de comunidades homogéneas en todas las regiones.
El deshielo generará mayor cantidad de espacios sin hielo, de mayor tamaño y mejor interconectados.

El deshielo generará mayor cantidad de espacios sin hielo, de mayor tamaño y mejor interconectados.Andrew Peacock

Estas predicciones, publicadas en la revista Global Change Biology, se basan en escenarios de cambio climático con severidad entre intermedia y alta, por lo que la mejor forma de prevenir esta transformación de la Antártida es evitar que el cambio climático antropogénico alcance esos niveles. Los investigadores también apuntan a posibles acciones que ayuden a evitar que se alcancen los extremos expuestos, por ejemplo, evitando la introducción de especies no nativas. Sin embargo, reconocen que aún quedan muchas lagunas de conocimiento.
¿Qué sucede con las especies que van a dispersarse por métodos naturales, aunque a causa del cambio climático causado por el ser humano? ¿Hay que intentar mitigar estas traslocaciones y mantener el statu quo o se deben preservar los procesos de expansión de los ecosistemas, aun cuando ello suponga pérdida de biodiversidad?
No es sencillo responder estas preguntas, y para hacerlo con rigor es necesaria mucha más investigación, de forma urgente.
Referencias:
Lee, J. R. et al. 2022. Islands in the ice: Potential impacts of habitat transformation on Antarctic biodiversity. Global Change Biology, 28(20), 5865-5880. DOI: 10.1111/gcb.16331

La ventana a un mundo en constante cambio

Muy Interesante

Recibe nuestra revista en tu casa desde 39 euros al año

Suscríbete
Suscripciones a Muy Interesante
tracking