Muy Interesante

¿Cuántas diferencias hay entre un camello y un dromedario?

Todos sabemos que los camellos tienen dos jorobas, y los dromedarios una sola. Pero entre estos dos animales existen más diferencias significativas que no siempre se tienen en cuenta.

¿En qué se diferencia un camello y un dromedario? Casi resulta como una pregunta de trivial. Y la respuesta estándar es siempre la misma: los camellos tienen dos jorobas, también llamadas gibas, y los dromedarios solo una. Sin embargo, en esta respuesta aparentemente tan simple hay matizaciones que hacer.

En realidad todos son camellos

Para empezar, técnicamente hablando, un dromedario no deja de ser una especie de camello, del género Camelus, por lo que, en este sentido, preguntar la diferencia entre ellos es como preguntar la diferencia entre un pastor belga y un perro.
Existen tres especies de camellos en el mundo: Camelus dromedarius, que recibe el nombre vernáculo de ‘dromedario’, también conocido como camello arábigo; a C. bactrianus se le conoce vulgarmente como camello bactriano doméstico; y C. ferus es el camello silvestre.
Todos ellos son animales pertenecientes a los continentes de Eurasia y África, aunque su origen evolutivo es, en realidad, americano. Los primeros camélidos surgen en Norteamérica, a finales del Eoceno, hace unos 40 millones de años, y permanecieron en ese continente hasta hace apenas tres millones de años.
El dromedario no deja de ser un camello, al fin y al cabo; de hecho, tambien recibe el nombre de ‘camello arábigo’.

DromedarioEl dromedario no deja de ser un camello, al fin y al cabo; de hecho, tambien recibe el nombre de ‘camello arábigo’.

De aquellos camélidos norteamericanos, surgieron dos linajes. Uno de ellos migró hacia Sudamérica cuando se cerró el istmo de Panamá, momento en que sucedió el gran intercambio de fauna entre Norteamérica y Sudamérica. De aquel linaje surgieron la llama, el guanaco, la vicuña y la alpaca, todos ellos pertenecientes al género Lama. El segundo linaje migró hacia el norte, y cruzando el estrecho de Bering aprovechando los hielos de la glaciación, colonizó Asia, y luego Europa y África. Este segundo linaje es el que dio lugar al género Camelus.

Una distribución diferente

Entre las tres especies de camello, es evidente que la primera en separarse del resto fue el dromedario, del cual no existen formas silvestres: todos son domésticos. El camello bactriano doméstico y el silvestre tienen muchos más rasgos en común, y durante cierto tiempo se pensó que uno procedía de la domesticación del otro. Sin embargo, los análisis genéticos indican lo contrario. Tanto en el caso del dromedario como del camello bactriano, la forma silvestre de la que proceden y a partir de la cual se domesticaron está extinta.
El área nativa del camello bactriano se extiende desde el desierto del Gobi en Mongolia hasta el Cáucaso; áreas desérticas o semidesérticas, cálidas durante el verano, pero extraordinariamente frías en invierno.
El camello bactriano vive en entornos de inviernos muy fríos.

Camello bactrianoEl camello bactriano vive en entornos de inviernos muy fríos.

El dromedario, por su parte, se extiende desde la región de Irán, por la península Arábica —de ahí su otro nombre: ‘camello arábigo’— y el tercio norte del continente africano, dominado principalmente por el desierto del Sahara. Fue introducido en el archipiélago canario (España) en torno al siglo XV y en Australia en el año 1840. El mayor número de dromedarios australianos viven en libertad como animales asilvestrados.
Respecto al camello silvestre, el área de distribución se solapa con el del bactriano doméstico. Se localiza en el centro de Asia, formando tres poblaciones que se distribuyen entre los desiertos del Gobi y de Takla Makan; aunque su población total es inferior a los 1000 individuos maduros, y decreciendo. Según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN), se trata de una especie en peligro crítico de extinción.

La lana y otras diferencias

Caracteriza a la mayoría de las especies de camélidos un pelaje más o menos denso, similar a las ovejas; muy evidente en la llama y la alpaca, aunque también se puede observar en el camello bactriano, especialmente durante el invierno. Al habitar desiertos fríos, esta capa de lana los protege de las inclemencias invernales. Este denso pelaje lo pierden durante el verano.
El característico pelaje lanoso del camello bactriano cae durante la primavera, y el animal se prepara para el calor estival.

LanaEl característico pelaje lanoso del camello bactriano cae durante la primavera, y el animal se prepara para el calor estival.

Sin embargo, el dromedario está adaptado a desiertos muchísimo más cálidos, y aunque producen algo de pelaje, sobre todo en la zona de los hombros, es significativamente más corto, apto para elevadas temperaturas.
También el tamaño es diferente. El dromedario, con entre 190 y 240 centímetros de altura hasta el hombro, es más alto y esbelto que el camello bactriano, que ronda entre 160 y 180 centímetros. La diferencia principal en este aspecto radica en la longitud de las patas. El camello bactriano es más robusto: a pesar de la diferencia de tamaño, las hembras de ambas especies pesan más o menos lo mismo, unos 400 kilos; el macho de camello bactriano pesa una media de 600 kilos, más que el dromedario, con una media de 540.
Otra diferencia entre ambas especies, recordemos, las dos domésticas, está en el comportamiento. Aunque los dos son animales relativamente pacíficos y tranquilos, el camello bactriano es más dócil y menos agresivo que el dromedario.
Referencias:
IUCN. 2008. Camelus ferus: Hare, J.: The IUCN Red List of Threatened Species 2008: e.T63543A12689285 [Data set]. International Union for Conservation of Nature. DOI: 10.2305/IUCN.UK.2008.RLTS.T63543A12689285.en
Ji, R. et al. 2009. Monophyletic origin of domestic bactrian camel ( Camelus bactrianus ) and its evolutionary relationship with the extant wild camel ( Camelus bactrianus ferus ). Animal Genetics, 40(4), 377-382. DOI: 10.1111/j.1365-2052.2008.01848.x
Kohler-Rollefson, I. U. 1991. Camelus dromedarius. Mammalian Species, 375, 1. DOI: 10.2307/3504297
O’Dea, A. et al. 2016. Formation of the Isthmus of Panama. Science Advances, 2(8), e1600883. DOI: 10.1126/sciadv.1600883
Stanley, H. F. et al. 1994. Molecular evolution of the family Camelidae: a mitochondrial DNA study. Proceedings of the Royal Society of London. Series B: Biological Sciences, 256(1345), 1-6. DOI: 10.1098/rspb.1994.0041

La ventana a un mundo en constante cambio

Muy Interesante

Recibe nuestra revista en tu casa desde 39 euros al año

Suscríbete
Suscripciones a Muy Interesante
tracking