Muy Interesante

Fruta y verdura de diciembre, según la ciencia

Diciembre es un mal mes para la fruta y la verdura, aunque muchos productos de otoño aún se mantienen en temporada.

En un contexto de cambio climático, y en un momento en el que urge minimizar o mitigar sus impactos, cualquier acción que contribuya a reducir la huella ambiental es positiva. Por supuesto, hay ciertas iniciativas a gran escala que podrían revolucionar el panorama, desde las empresas multinacionales o los gobiernos.
Pero mientras ellos se deciden en tomar acciones o no, o cuáles tomar, los ciudadanos sí tenemos algo que decir y que aportar, mediante pequeñas decisiones que están a nuestro alcance. Gestos que, individualmente, tal vez son poco relevantes, pero que, en suma, pueden promover un cambio, no solo en la forma de producción, sino también en la forma en la que es percibida esta producción.
Uno de esos actos es el consumo de productos de temporada y proximidad, dos factores íntimamente ligados con la mejora de la sostenibilidad en el sector agrícola y del transporte. Si elegimos activamente productos que se cultivan cerca y que pertenecen a la estación en la que nos encontramos y, a la vez, rechazamos aquellos que son transportados miles de kilómetros o que se producen en otra época del año, aumentando su huella ambiental, puede que el resto de los engranajes de la gran maquinaria social comprenda que es, no solo una buena senda, sino también la que los consumidores han elegido.

La fruta de diciembre

Diciembre, en general, es un mal mes para la fruta en España. Las frutas de primavera y verano aún no se han desarrollado, y las de otoño empiezan a escasear. No obstante, sigue habiendo opciones, y una de las mejores es el kiwi, que seguirá presente durante todo el invierno.
Los cítricos que venían desde noviembre aún se mantienen en temporada. El pomelo se encuentra en su mejor momento. Sin embargo, la mandarina y la lima comienzan a escasear.
Yendo a terrenos más dulces, caquis y persimones están en su momento óptimo, aunque hay que estar atentos, pues con el fin del año termina también la temporada. Aún podemos disfrutar de las jugosas chirimoyas cultivadas en Almuñécar o Jete. La manzana y la calabaza todavía están en el mercado, aunque no serán tan buenas como las de mediados del otoño. Las últimas uvas, las más tardías, se mantendrán hasta las campanadas. Por su parte, el aguacate, cultivado en Málaga y Granada, está en su mejor momento, y se mantendrá como fruta de temporada hasta pasado el mes de abril. Aunque su cultivo no es precisamente de los más sostenibles.
Las frutas que muchos llaman verduras y que parecen estar todo el año, como el tomate, el calabacín, el pepino o el pimiento, proceden de invernadero. Su verdadera temporada es el verano. No dejemos que su presencia tan abundante en la frutería nos engañe. Sin embargo, sí se produce plátano durante todo el año, aunque su origen principal es Canarias. En la península ibérica no podríamos considerarlo un producto de proximidad, pero siempre será una mejor opción frente a los que vienen de mucho más lejos.

La verdura de diciembre

En diciembre aún podemos disfrutar de muchas verduras que nos dejó noviembre. Verduras de hoja, como la espinaca, la acelga, el apio, la lechuga, la col, la endivia o la escarola serán, junto con el puerro, las protagonistas del invierno. Otra buena elección es el cardo, que aparece en noviembre para quedarse todo el invierno. También es un buen momento para algunas inflorescencias, como la coliflor, el brócoli o la alcachofa.
Y en cuanto a las verduras que se cultivan bajo el suelo, además de la remolacha, –disponible prácticamente todo el año–, estamos en temporada de nabo y zanahoria. Las últimas cebollas de temporada se acabarán a final de mes.

La tendencia no siempre es la norma

Este calendario de fruta y verdura de temporada no es definitivo. Cada año es distinto al anterior, una larga sequía o una temporada de lluvias abundantes pueden cambiar la producción o el tiempo de crecimiento, floración o maduración de determinadas plantas.
Hay múltiples variables que influyen, más aún, en una época de la historia climáticamente inestable como la actual. Lo que es válido para hoy, puede no serlo en unas décadas, por lo que este artículo no expresa datos absolutos e invariables, solo representa una guía orientativa general.
Referencias:
Fernández Celemín, L. et al. 2021. Explore Seasonal Fruit and Vegetables in Europe. Food Facts for Healthy Choices.
Macdiarmid, J. I. 2014. Seasonality and dietary requirements: will eating seasonal food contribute to health and environmental sustainability? Proceedings of the Nutrition Society, 73(3), 368-375. DOI: 10.1017/S0029665113003753
Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. 2017. Frutas y Hortalizas de Temporada. Alimentos de España.
Poore, J. et al. 2018. Reducing food’s environmental impacts through producers and consumers. Science, 360(6392), 987-992. DOI: 10.1126/science.aaq0216
Soy de temporada. 2017. Medialab Prado.

La ventana a un mundo en constante cambio

Muy Interesante

Recibe nuestra revista en tu casa desde 39 euros al año

Suscríbete
Suscripciones a Muy Interesante
tracking