Muy Interesante

Cinco 'pokémon' de Escarlata y Púrpura que podrían ser reales

El nuevo videojuego de Pokémon, ambientado en España, presenta una buena variedad de criaturas que guardan una gran similitud con especies animales reales.

Ha salido la nueva edición del popular videojuego de Pokémon y, como es habitual, tiene dos entregas: Escarlata y Púrpura. Pero la curiosidad que más ha llamado la atención a la comunidad hispana es que esta edición transcurre en una región llamada Paldea, creada a imagen y semejanza de España. No solo tiene coincidencias geográficas claras como Pueblo Cahíz o Pueblo Altamía; las similitudes con la península ibérica alcanzan hasta la gastronomía, las costumbres de sus gentes, e incluso en los cuadros y adornos que embellecen las paredes de sus hogares.
Y por supuesto, los protagonistas del juego, los pokémon, también tienen grandes similitudes con la fauna ibérica.

Rellor, el escarabajo pelotero

El pokemon rellor (izquierda) y un escarabajo pelotero (derecha)

Pokemon rellor escarabajo peloteroEl pokemon rellor (izquierda) y un escarabajo pelotero (derecha)

Uno de los nuevos ‘monstruos de bolsillo’ de esta entrega es Rellor, un pokémon que encontramos en una de las zonas desérticas del mapa de Paldea —al ver el mapa, uno duda de que un Pachirisu pudiera cruzar la región saltando de árbol en árbol sin tocar el suelo—. Rellor tiene toda la apariencia de un pequeño escarabajo, y según la pokédex, hace rodar una bola de barro.
Si sustituimos el barro por excremento de grandes herbívoros, Rellor no es otro animal que el escarabajo pelotero (Scarabeus laticollis). Esta especie es propia de la zona occidental del Mediterráneo, principalmente España, Marruecos, Argelia, Italia y las islas que quedan enmarcadas por estos países.
Este escarabajo recopila heces y las moldea con ayuda de sus patas hasta formar una esfera que puede llegar a ser varias veces más grande que él mismo. Luego, impulsándola con sus patas traseras, la hace rodar hasta su madriguera, tal y como hace Rellor. Machos y hembras presentan este mismo comportamiento y, en ocasiones, se ayudan entre sí para transportar la bola más fácilmente. Una vez en la madriguera, la hembra pone los huevos en el estiércol, del que se alimentarán las larvas. Este comportamiento, además, tiene un alto valor ecológico, porque ayuda a esparcir los excrementos, fragmentándolos y facilitando el proceso de descomposición.
Hasta hace poco se pensaba que estos escarabajos eran estrictamente coprófagos. Sin embargo, una observación realizada por el naturalista Jorge Ángel Ramos Albuin y publicada en los Arquivos Entomolóxicos Galegos muestra que los escarabajos peloteros ibéricos también pueden alimentarse de carroña. Un hecho curioso descubierto en 2013 que nos enseña que siempre podemos aprender algo de animales cuyo comportamiento damos por sentado.

Bombirdier, la cigüeña blanca

El pokemon bombirdier (izquierda) y ua cigüeña blanca  (derecha).

Pokemon bombirdier cigüeñaEl pokemon bombirdier (izquierda) y ua cigüeña blanca (derecha).

Sobrevolando los extensos campos de Paldea es posible observar, si hay suerte, un gran ave, blanca y negra, con el pico y las patas largas y de un color naranja intenso, que, si no prestas atención, puede dejar caer sobre ti diversos objetos. Se trata de bombirdier, la viva imagen de una cigüeña blanca, salvo por el mechón de plumas que pende del pecho que forma una especie de saco para transportar objetos.
La cigüeña blanca (Ciconia ciconia) es probablemente una de las aves más emblemáticas de España. Hace décadas era común observar cómo emprendían el vuelo para migrar al sur a principios de otoño, en un largo viaje hasta el África subsahariana –su área de invernada–, para regresar a finales de enero. De hecho, se consideraba un mal presagio no ver la cigüeña regresando el 2 de febrero, día de San Blas: si para esa fecha no habían regresado, se tomaba como indicativo de que el invierno se prolongaba.
Sin embargo, de un tiempo a esta parte, las cigüeñas ya no migran al sur, prefieren quedarse en la península. En parte se debe a la mayor disponibilidad de alimento durante el invierno —en vertederos y basureros—, y en parte, debido al cambio climático antropogénico, que genera unos inviernos más benignos.
Si bien el hecho de no desplazarse parece que mejora la supervivencia de los adultos de cigüeña, la mala calidad del alimento reduce el éxito reproductivo, y su ausencia en África durante el invierno puede causar impactos significativos en sus ecosistemas.

Klawf, el cangrejo verrugoso

El pokemon klawf (izquierda) y un cangrejo verrugoso (derecha).

Pokemon klawf cangrejo verrugosoEl pokemon klawf (izquierda) y un cangrejo verrugoso (derecha).

Encaramado en los acantilados escarpados, camuflado entre las rocas, se esconde klawf. Un pokémon con la apariencia de un cangrejo, en cuyas articulaciones se aprecian densos mechones de vellosidad. Y que tiene grandes semejanzas con un animal propio del mar Mediterráneo: el cangrejo verrugoso.
Hay ciertas licencias artísticas que los diseñadores de Game Freak se toman con los pokémon que se asemejan a artrópodos, como arácnidos, insectos o cangrejos. Suelen tener menos patas de lo que deberían —los cangrejos tienen cinco pares de patas, no cuatro— y los rasgos faciales suelen asemejarse a los de los vertebrados, como los ojos o la boca; en este caso, la de klawf se abre horizontalmente mientras que los cangrejos reales tienen las mandíbulas a los lados. Además, klawf no habita en el mar. Pero diferencias al margen, las similitudes son más que evidentes.
El cangrejo verrugoso (Eriphia verrucosa) vive en el fondo del área litoral, a una profundidad máxima de 15 metros, y, como klawf, se camufla entre las rocas para evitar ser detectado por depredadores y presas. Se alimenta de moluscos, gusanos marinos, y de otros crustáceos. Sus pinzas son de las más fuertes del Mediterráneo, lo que le permite fragmentar caparazones y conchas que otros animales son incapaces de atravesar. Eso le convierte en un gran depredador de animales acorazados más pequeños.

Mabosstiff, el mastín español

El pokemon mabosstiff (izquierda) y un mastín leonés (derecha).

Pokemon mabosstiff mastín leonésEl pokemon mabosstiff (izquierda) y un mastín leonés (derecha).

Volviendo a tierra firme, encontramos un pokemon grande, de carácter tranquilo y afable, que contrasta con su ‘tipo siniestro’. Según la pokédex, a mabosstiff le encanta jugar con los niños y es un excelente protector. De hecho, una de sus habilidades es ‘perro guardián’ —con la que mejora su ataque si se ve intimidado—.
No sería de extrañar que, de existir en el mundo real, esta criatura sería la compañera ideal de los pastores para proteger sus rebaños. Y tal vez ya lo sea. Este gran perro tiene enormes similitudes con una raza bien conocida en España: el mastín español o leonés.
Se trata de una raza grande, que puede alcanzar fácilmente los 70 kilos de peso. Como mabostiff, es un perro noble y muy tierno con los niños, aunque presenta cierta desconfianza con los extraños, lo que lo convierte en un gran perro guardián.
Esta raza tiene su origen en el pastoreo trashumante, y se sabe que ya estaba presente en los pueblos ibéricos antes de la colonización romana. Se han observado restos de perros de tipo mastín en yacimientos como El Soto de Medinilla en Valladolid, de la cultura vaccea, o el celtibérico Castilmontán, en Soria. Se cree que se empleaban principalmente para el cuidado de ganado equino y ovicaprino.

Dodonzo, el siluro invasor

El pokemon dodonzo (izquierda) y un siluro (derecha).

Pokemon dodonzo siluroEl pokemon dodonzo (izquierda) y un siluro (derecha).

La última criatura a destacar es un pez de enormes dimensiones que podemos encontrar en estado salvaje en el Lago Cazola, un área de Paldea que hace clara referencia a la Sierra de Cazorla. Es dodonzo, un pokémon categorizado en la misma pokédex como “gran siluro”. Y es que es precisamente este pez, el siluro, el animal en el que está basado dodonzo.
El siluro (Silurus glanis) no es un pez de origen ibérico, pero está presente en gran parte de las cuencas españolas. Es nativo de las cuencas de Europa oriental y fue introducido en España por primera vez en el río Segre, en la cuenca del Ebro, por el biólogo alemán Roland Lorkowsky. Desde aquella primera introducción de 32 alevines procedentes del Danubio, el siluro ha presentado un comportamiento altamente invasor, colonizando los tramos bajos y los embalses con gran facilidad.
A diferencia de lo mostrado en Pokémon Escarlata y Púrpura, aún no ha llegado, hasta donde sabemos, a las aguas de la Reserva de la Biosfera de la Sierra de Cazorla, pero sí está presente en el tramo bajo del Guadalquivir.
Hay que destacar que su carácter invasor está recogido en el Catálogo Español de Especies Exóticas Invasoras, por lo tanto, cualquier introducción de siluro en aguas nacionales es ilegal. Además, se ha propuesto como solución promover la pesca sin retorno, para convertir a los pescadores en colaboradores para su control y su gestión.
Referencias:
Bruguera, J. C. et al. 2010. Siluro – Silurus glanis Linnaeus, 1758. 8.
Ramos Abuin, J. Á. 2013. Primera observación sobre necrofagia en Scarabeus (Ateuchetus) laticollis Linnaeus, 1767 (Coleoptera, Scarabeaeidae) [Nota breve]. Arquivos Entomolóxicos Galegos, 9, 131-132.
Rossi, A. C. et al. 1973. Experimental Studies of Predation by the CRAB Eriphia verrucosa on Both Snail and Hermit CRAB Occupants of Conspecific Gastropod Shells. Bolletino Di Zoologia, 40(2), 117-135. DOI: 10.1080/11250007309430063
SEO/BirdLife. 2021, febrero 3. Las cigüeñas invernantes se estabilizan en España. SEO/BirdLife.
Serrano, M. L. C. et al. 1998. El origen de los mastines ibéricos. La trashumancia entre los pueblos prerromanos de la meseta. Complutum, 9, 117-117.

La ventana a un mundo en constante cambio

Muy Interesante

Recibe nuestra revista en tu casa desde 39 euros al año

Suscríbete
Suscripciones a Muy Interesante
tracking