Muy Interesante

Las serpientes más impresionantes de la naturaleza

De la cobra real o la mamba negra pasando por el crótalo cornudo de Schlegel... no te pierdas este recorrido siseante.

En el mundo existen alrededor de 3.000 especies de serpientes. Desde su aparición durante la era de los dinosaurios, se han adaptado a muchos estilos de vida diferentes y evolucionaron en muchas apariencias distintas y a menudo peculiares. Eso sí, de las más de 600 especies de serpientes venenosas que podemos encontrar en la Tierra, apenas son 200 las que pueden causar daños reales a los humanos, según la Organización Mundial de la Salud.
Es probable que no te extrañe que uno de los miedos más comunes del ser humano es el temor saludable a las serpientes. Decimos "saludable" debido al hecho de que existen algunas especies de serpientes peligrosas para los humanos. Algunas especies pueden resultarnos incluso feas, mientras que otras tienen hermosos patrones. Hermosas más o menos, todas las serpientes son depredadores.
Los ataques de serpientes no son sucesos comunes en la mayoría de las áreas urbanas, pero cuando una estas serpientes calificadas de peligrosas ataca, puede causar daños graves. Las serpientes que atacan a los humanos pueden terminar matando a alguien -aunque las probabilidades de que ocurra esto son pequeñas- y, si bien la mayoría de serpientes se ocupan de nuestro problema con los roedores, es mejor no acercarse a ellas si no se tiene conocimiento sobre las mismas.

Para muchos, las serpientes son aterradoras sin importar si son peligrosas o no. Incluso las serpientes más pequeñas pueden hacernos correr despavoridos. Como hemos dicho,
el miedo a las serpientes es una de las fobias más comunes, sin embargo, muchas personas nunca han visto una serpiente en persona. Entonces, ¿de dónde procede este miedo?

Un estudio publicado en la revista
Psychological Science sugirió que los humanos hemos desarrollado una tendencia innata a tener miedo a las serpientes, y también a las arañas, y a aprender a temerlas.

Los psicólogos descubrieron que tanto adultos como niños podían detectar imágenes de serpientes entre una variedad de objetos no amenazantes más rápidamente de lo que podían detectar ranas, flores u orugas. Los investigadores creen que esta habilidad ayudó a los humanos a sobrevivir en la naturaleza.

Eso sí, una cosa que no se puede negar:
una vez que superas tu repulsión inicial, las serpientes son criaturas realmente hermosas. Tal vez no en la forma que nos puede evocar una ardilla o una delicada mariposa, pero tienen una elegancia única y un encanto primitivo que ninguna otra criatura puede igualar. En esta galería hemos reunido algunas de las más llamativas, ya sea por su ferocidad o por la belleza de sus colores.

Atheris hispida

De las selvas tropicales de África Central, esta pequeña víbora es altamente venenosa. Se caracteriza por sus enormes ojos y escamas llamativas que le dan una apariencia casi emplumada (de ahí uno de sus nombres comunes, "víbora emplumada"). Las víboras de Atheris crecen hasta 75 cm de largo, y los machos son más largos que las hembras (algo inusual entre las serpientes). Como todas las víboras, tiene colmillos largos y retráctiles en la parte frontal de la mandíbula superior; no existe un antídoto conocido para su veneno, que causa dificultades en la coagulación de la sangre, dolor e hinchazón y, a menudo, la muerte. Afortunadamente, estas víboras generalmente viven lejos de los asentamientos humanos y, por lo tanto, las picaduras son extremadamente raras.

Víbora gariba

Esta víbora, Echis carinatus, que habita en zonas de India y Medio Oriente, no posee el veneno más fuerte de entre las serpientes venenosas, pero es responsable de más muertes humanas al año que cualquier otra serpiente. ¿El motivo? Porque suele encontrarse en áreas pobladas. Su mordedura es fatal y su coloración discreta ayuda a que pase desapercibida.

Los animales más mortíferos

Cobra real

Su tamaño ronda de 3 a 4 metros y puede encontrarse principalmente en la India y sudeste asiático. Las cobras reales (Ophiophagus hannah) poseen una especie de capucha distintiva que rodea sus cabezas, lo que las hace ver significativamente más anchas de lo que realmente son, dándoles, además, una apariencia temible. Sus cuerpos son típicamente de color oliva oscuro o marrón con bandas cruzadas en blanco y negro. Su veneno consiste en neurotoxinas que pueden ser fatales para los humanos. El veneno se dirige al sistema nervioso central de la víctima y provoca una tasa de mortalidad de entre el 50-60%, lo que la convierte en la más mortal de todas las cobras.

Boomslang

También conocida como culebra arborícola de El Cabo (Dispholidus typus). Muchos miembros venenosos de la familia Colubridae, a la que pertenece boomslang, son inofensivos para los humanos debido a las pequeñas glándulas venenosas y a unos colmillos ineficientes. Sin embargo, la boomslang es excepcional porque tiene un veneno muy potente, que se administra a través de grandes colmillos ubicados en la parte posterior de la mandíbula. Estas serpientes pueden abrir sus mandíbulas hasta 170 ° al morder, lo que les permite liberar más veneno que generalmente mata a la víctima de una hemorragia interna o incluso externa.

Víbora cornuda del desierto

Esta víbora (Cerastes cerastes) proviene del norte de África y Oriente Medio y podría ser la razón por la que suele representarse al diablo con cuernos. Los cuernos de las serpientes, que son escamas modificadas, son retráctiles, lo que permite a las serpientes excavar fácilmente. Los científicos no están seguros del propósito de los cuernos supraoculares, pero podrían ayudar a prevenir la acumulación de arena alrededor de los ojos.

Krait común

El krait común (Bungarus caeruleus) no suena ni parece una serpiente amenazadora, hasta que te das cuenta de cómo ataca. Esta serpiente, según expuso un estudio publicado en la revista PLOS Neglected Tropical Diseases en Sri Lanka, se encuentra principalmente en el sur de Asia, y caza principalmente de noche. Por lo tanto, la mayoría de sus víctimas están durmiendo al ser mordidas. Desafortunadamente, si te muerde, no despertarás gritando. No sentirás nada en absoluto. La mordida es tan pequeña e indolora que es probable que duermas como un bebé. Sin embargo, el veneno del krait común es bastante fuerte y puede provocar parálisis respiratoria si no se trata. Y sin tratamiento es exactamente lo que puede pasar si te duermes con una picadura...

Serpiente tigre

La serpiente tigre (Notechis) pueden ser localizadas en el sur y este de Australia. Según los nativos australianos, son serpientes silenciosas y sorprendentemente tranquilas; pero son muy venenosas, ya que se encuentran en el decimocuarto lugar en la lista de las serpientes más mortales del planeta. Su nombre se debe a que normalmente presentan rayas como las de un tigre. Pueden alcanzar hasta 2,1 metros de longitud.

Serpiente de vid asiática

La serpiente de vid asiática (Ahaetulla prasina) tiene un patrón geométrico extraordinario para escalar. Este patrón se resalta cuando la serpiente se siente amenazada y expande su cuerpo, revelando el blanco y negro entre las escamas verdes. Cuando está relajada, la serpiente tiene lo que parece un cuerpo muy delgado, casi todo verde, pero esta no es su única defensa. Según la revosta Reptiles Magazine, “Cuando las serpientes de vid perciben el peligro, permanecerán inmóviles, pero si hay una brisa, se balancearán de un lado a otro con el follaje para aumentar su camuflaje.

Taipán del interior

El taipán del interior (Oxyuranus microlepidotus) es conocida popularmente como la "serpiente feroz", y su picadura puede matar a un ser humano en menos de una hora. Se trata de la serpiente más venenosa del mundo, pues su veneno paralizante provoca hemorragias en los vasos sanguíneos y los tejidos musculares. Es nativa de Australia y, a pesar de su letalidad, es bastante tímida y dócil.

Serpiente de cascabel

Su tamaño varía de 1,2 a 1,8 metros y podemos encontrarla en la mayor parte de América del Norte y del Sur. Su característica más notable es su traqueteo distintivo al final de su cola, de ahí el apodo de cascabel. Cuando la serpiente de cascabel (Crotalus) se ve amenazada o simplemente para hacer saber que vamos a pisarla, por ejemplo, sacuden su cola para crear ese sonido parecido al de un cascabel. Existen 36 especies conocidas de serpiente de cascabel y todas ellas son peligrosas. Si bien sus mordeduras rara vez son fatales debido a los métodos de tratamiento y al anti-veneno, sí causan lesiones graves en la zona de la mordedura. Su veneno es hematóxico, lo que hace que el tejido en el sitio de la picadura comience a pudrirse debido a un proceso llamado necrosis. Este es el resultado del engrosamiento de la sangre y la falta de oxigenación adecuada del tejido. Las picaduras graves pueden provocar la necesidad de amputar la extremidad donde se produjo la mordedura.

Crótalo azul

¿Azul? Así es, el crótalo azul (Trimeresurus insularis) es una víbora venenosa que se encuentra en Indonesia y Timor Oriental. Suelen ser serpientes a relativamente pequeñas, principalmente arbóreas y su cuerpo es delgado. Podemos encontrarlas en color verde o azul, aunque también en naranja, amarillo o rojo.

Sumador de la muerte común

El sumador de la muerte común (Acanthophis antarcticus) es una especie de víbora nativa de Australia. Es una de las serpientes terrestres más venenosas de este país. A diferencia de otras serpientes, la víbora espera a su presa, a menudo durante muchos días, hasta que llega el momento de atacar. Se cubre con hojas para camuflarse y muerde rápidamente a su presa. Una vez que el es inyecta en el cuerpo de la víctima, espera a que esta muera antes de comérsela.

Serpiente hilo de Barbados

La serpiente hilo de Barbados (Tetracheilostoma carlae) es como un espagueti vivo. Endémica de la isla caribeña de Barbados, se trata de la especie de serpiente más pequeña del mundo, solo mide 10 centímetros de largo y es casi tan ancha como un espagueti. La dieta de la serpiente consiste en termitas y larvas de hormigas.

Mamba negra

La mamba negra (Dendroaspis polylepis) es rápida, nerviosa, letalmente venenosas y, si se ven amenazadas, son realmente agresivas. Habita en diversas zonas del África subsahariana y es la segunda serpiente venenosa de mayor tamaño (entre 2 y 3 metros, aunque hay informes de alguna mamba negra que ha alcanzado los 4 metros). Esta inquieta serpiente puede llegar a alcanzar una velocidad de 16-20 km/h.

Boa arco iris

El rasgo más destacable en la boa arco iris (Epicrates cenchria) es el brillo iridiscente de sus escamas. Brilla sobre los patrones marrones y negros y muestra los colores del arco iris al ser expuesta a la luz. Según el Parque zoológico nacional Smithsoniano, "el brillo iridiscente impartido por las crestas microscópicas en sus escamas actúan como prismas para refractar la luz en arco iris".
Se encuentra en toda América Central y del Sur, hay nueve subespecies de boa arcoiris. Teniendo en cuenta su belleza inusual, no es de extrañar que estas serpientes grandes, que a veces pueden alcanzar más de 2 metros de longitud, sean populares en el comercio de mascotas.

Cobra filipina

La cobra filipina (Naja philippinensis) según expertos en toxicología, es, de entre todas las especies de cobra, la que posiblemente posea el veneno más tóxico. Un mordisco de esta cobra mortal que escupe, puede matar a un humano en media hora. Su veneno tiene la capacidad letal de interrumpir la transmisión de señales nerviosas y paralizar los sistemas respiratorios. Es una de las serpientes más mortales del mundo.

La ventana a un mundo en constante cambio

Muy Interesante

Recibe nuestra revista en tu casa desde 39 euros al año

Suscríbete
Suscripciones a Muy Interesante
tracking