Dragones & Mazmorras: el origen de los juegos de rol

'Dragones & Mazmorras' surgió en 1974 de la mente de Gary Gygax y David Anerson y marcó el camino que seguirían durante décadas los juegos de rol.

Realización:Pablo Cantudo y Jesús Nicolás / Edición: Ramiro Angulo

 

Un juego de rol es aquel en el que los participantes adoptan el papel de un personaje pero sin referirnos exclusivamente al aspecto, las habilidades o el equipo sino a la totalidad del personaje, con personalidad y brújula moral incluida. Es la maduración (o profesionalización, si se prefiere) de esos juegos de papás y mamás, piratas, caballeros y princesas o indios y vaqueros que casi todos disfrutamos en la infancia pero trasladados a un nuevo nivel y aplicados a un universo con reglas y patrones. Puede que exista alguna discrepancia pero serán muchos los que sitúen el origen de estos juegos tal y como los entendemos en la actualidad en 1974, cuando Gary Gygax creó Dragones y Mazmorras.

Ernest Gary Gygax nació en Chicago el 27 de julio de 1938. Aficionado a los juegos de mesa y a las historias de fantasía y ciencia ficción desde muy niño, en 1971 publicó el juego Chainmail junto a Jeff Perren, un wargame medieval que proporcionó uno de los primeros manuales para este tipo de juegos con miniaturas. En 1973 fundó la empresa Tactical Studies Rules junto a su amigo de la infancia Donald Kaye y al año siguiente vivió el que sería un punto de inflexión en su carrera: el lanzamiento al mercado de Dragones y Mazmorras, el primer juego de rol comercializado y el que definió este género durante años.

Diseñado por David Anerson y el propio Gygax, el juego utilizaba recursos y elementos de Chainmail pero centrándose en los elementos del rol en detrimento de los puramente estratégicos propios de los wargames. En Dragones y Mazmorras un jugador asume el papel de director de la partida (Dungeon Master), responsable de guiar al resto de personajes a través de la aventura y plantearles los objetivos que cumplir y desafíos a los que hacer frente. El resto de jugadores encarnarán a distintos personajes con razas, papeles, habilidades y propiedades distintas que tendrán que combinar para poder terminar la partida victoriosos. Aunque el Dungeon Master es el que marca el ritmo de la partida, las acciones dependen de los resultados que se obtienen en las tiradas de dados (de entre 4 y 20 caras) y que determinar, entre otras cosas, la probabilidad de éxito o fracaso de las acciones.

Miniatura de juego de rol
Imagen: Pablo Cantudo.

 

Uno de los grandes atractivos de los juegos de rol, sea D&D o cualquier otro, es la libertad de actuación que otorgan al jugador dentro del respeto a las normas y las mecánicas. Tanto los jugadores como el Dungeon Master pueden improvisar sus acciones y utilizar su imaginación y creatividad para cambiar el curso de la partida, haciendo que cada vez que se juegue sea una experiencia distinta. Los más atrevidos incluso se lanzarán a crear sus propios arcos argumentales o a modificar las normas para que la partida sea 100 % personalizada.

Lo que empezó como un nuevo formato de entretenimiento ha ido creciendo a lo largo de los años hasta convertirse en un referente de la cultura popular que perdura en la actualidad. Por su parte, Dragones y Mazmorras cuenta con infinidad de libros, manuales de juego, ediciones, series de televisión e incluso películas. Por otro lado, los juegos de rol se han convertido en uno de los géneros más populares tanto en los juegos de mesa como, especialmente desde los años 90, en el mundo de los videojuegos (RPG) donde cuenta con títulos tan importantes como Baldur’s Gate (1998), o las sagas Final Fantasy y The Elder Scrolls.

 

 

Muy Interesante agradece a Generación X y Héctor González su participación en esta entrevista.

Daniel Delgado

Daniel Delgado

Periodista en construcción. Soy de los que puede mantener una conversación solo con frases de ‘Los Simpson’ y de los que recuerda sus viajes por lo que comió en ellos. Es raro no pillarme con un libro o un cómic en la mano. Valhalla or bust.

Continúa leyendo