¿Qué son los eSports?

El tipo de competiciones de videojuegos que engloba este término llevan realizándose muchos años pero recientemente han vivido un boom sin precedentes.

Imagen: Getty Images.

ESports es el término con el que se hace referencia a las competiciones profesionales de videojuegos. Se puede traducir al español como “deportes electrónicos” y si bien es cierto que llevan existiendo desde hace años, la popularización mundial que han vivido recientemente los han convertido en eventos de dimensiones colosales y en un auténtico fenómeno en el panorama actual del entretenimiento. Los eSports no solo mueven a millones de personas en todo el mundo, sino que también mueven cantidades de dinero igual de grandes.

 

Competitividad como punto de partida

La base de estos torneos es el enfrentamiento. Ya sea de forma individual o en equipos, se busca contraponer a varios rivales para que vayan cayendo hasta que uno pueda proclamarse campeón. El término eSports es genérico y se usa para todo tipo de competiciones pero las peculiaridades son tantas que estas se dividen en modalidades. El elemento común a todas, como ya hemos dicho, es la competitividad y para ello se suelen emplear videojuegos de estilo shooter, simuladores deportivos, de carreras, de estrategia, MMO (Masive Multiplayer Online) y básicamente cualquiera que permita a los participantes ver quién es mejor. Esto hace que se potencie el lado más interactivo y social de los videojuegos.

Debido precisamente a la amplísima variedad de formas en las que pueden materializarse los eSports, es muy difícil determinar cuántas competiciones o disciplinas existen. Estas pueden variar según el juego que emplean (algunos de los títulos más populares son League of Legends, Call of Duty, FIFA o Fortnite) o su propia estructuración. Mientras que los pequeños torneos amateur siguen siendo algo común, cada vez se da más visibilidad a las grandes competiciones como EVO (Evolution Champions Series), que tuvo su primera edición en 1996 y ha sido escenario de momentos tan épicos como el mítico parry de Daigo en la semifinal de Street Fighter III, durante la edición de 2004.

 

Esta luna de miel que están viviendo los eSports se puede ver tanto en el seguimiento que tienen como en el dinero que mueven. Por ejemplo, la final del Mundial de League of Legends 2017 reunió ante las pantallas a 75 millones de espectadores que veían y se estima que en 2018 los eSports acumulaban más de 300 millones de seguidores habituales según Movistar eSports. El dinero que estos eventos mueven resulta llamativo tanto por lo que se llevan los ganadores de premio como por lo que se genera en el sector global. Para que nos hagamos una idea, el ganador del modo solitario en el Mundial de Fortnite 2019 se embolsó en un fin de semana tres millones de dólares y la consultora Newzoo estima que para 2020 los ingresos globales serán de 1.100 millones de dólares.

 

¿Son los eSports un deporte?

Este es un tema ciertamente delicado que, si bien ahora plantea un escenario mucho más calmado, fue motivo de amplias discusiones en esos primeros momentos en los que los eSports ganaron relevancia y llegaron al público general. Como ocurrió antes con los videojuegos en sí, determinados grupos de población vieron las competiciones de eSports como una actividad marginal y se tendió (y se tiende) a estigmatizarla. Sin entrar en el saco de si se deberían considerar iguales a los deportes físicos o no, resulta innegable que poseen características comunes como la agrupación de distintas disciplinas, la exigencia de habilidades y entrenamiento, la competición, su popularidad en la sociedad o su estilo marcado por el espectáculo. Los equipos y jugadores profesionales reciben intensos entrenamientos que buscan pulir y mejorar sus habilidades y en la que cuentan con expertos y analistas que les ayudan tanto en aspectos físicos como psicológicos.

Imagen: Getty Images.

 

Muchos se preguntaron por qué disciplinas como el ajedrez sí han sido reconocidas como deporte mientras que los eSports siguen en un debate abierto pero lo cierto es que el Comité Olímpico de Corea del Sur reconoció en 2015 el estatus de ‘deporte olímpico de segundo nivel’ de los eSports, aunque se lo retiró en 2017. La complejidad de la discusión y lo novedoso de esta disciplina, así como sus particularidades únicas, hacen que no sea fácil llegar a un acuerdo pero lo importante no es tanto la denominación que reciban sino el respeto que se les dé.

Los eSports no son cosa de ayer y además de ser parte del mundo de los videojuegos, una de las industrias más potentes del panorama cultural actual, hay que considerarlos como la afición de miles de millones de personas, las cuales disfrutan con ellos y les dedican cantidades de tiempo y esfuerzo más que encomiables.

Daniel Delgado

Daniel Delgado

Periodista en construcción. Soy de los que puede mantener una conversación solo con frases de ‘Los Simpson’ y de los que recuerda sus viajes por lo que comió en ellos. Es raro no pillarme con un libro o un cómic en la mano. Valhalla or bust.

Continúa leyendo