El juego online que combate las fake news

Un estudio de la Universidad de Cambridge pone al jugador a manipular la información para que se dé cuenta de cuándo y cómo lo hacen los demás.


Internet, las cámaras digitales en los móviles y las redes sociales nos han convertido a todos en potenciales creadores y difusores de contenido, tanto verdadero como falso. Bots en twitter, fotos manipuladas con Photoshop que se difunden en Instagram, teorías conspirativas… están a la orden del día.

Los poderes ya no tienen tanta capacidad como antes de controlar la información, por lo que muchas veces tratan de rebajar la credibilidad de las noticias a base de propagar desinformación o fake news. Para enseñar a los usuarios a distinguir si una noticia difundida en redes sociales o medios tradicionales es cierta o no, un grupo de investigadores de la Universidad de Cambridge creó y lanzó en febrero de 2018 un videojuego online llamado Bad News que le da totalmente la vuelta a la tortilla. Este juego permite a los usuarios lanzar bulos, manipular fotos y divulgar teorías conspiranoicas, lo que ayuda a agudizar el sentido crítico ante las llamadas fake news o noticias falsas. Es lo que los psicólogos conocen como Teoría de la Inoculación.

Después de lanzar el juego, científicos del Cambridge Social Decision-Making Lab (CDSMLab) llevaron a cabo un estudio con 15.000 usuarios de Bad News que revela que es posible instruir al público en la detección de contenidos propagandísticos.

“La mayoría de las investigaciones sugieren que las noticias falsas se propagan más rápido y con mayor calado que las verdaderas, por lo que intentar combatir la desinformación es como librar una batalla perdida”, según Sander van der Linden, director del CDSMLab. Los autores del estudio, publicado en la revista Palgrave Communications, han comprobado que jugar a Bad News, aunque solo sea durante 15 minutos, ayuda a los usuarios a desarrollar una especie de anticuerpos mentales contra las noticias falsas.

Los resultados revelaron que después de practicar en Bad News, los jugadores eran un 21 % menos proclives a creer en noticias falsas que antes de jugar. Los autores del estudio pidieron a los usuarios que pusieran en marcha todas las tácticas y prácticas de manipulación que se usan habitualmente para mentir, como distorsionar la realidad, emplear falacias inventadas, lanzar opiniones para dividir a los miembros de un grupo o desviar la atención de los demás hacia cosas que en realidad no desean. Se trataba de conseguir el mayor número de followers sin perder la credibilidad en el intento, con el objetivo de conservar una audiencia numerosa que después replique esas mentiras o verdades a medias.

 

La intención final es que la gente se dé cuenta de cómo trabajan los medios, los gobiernos, las empresas y los particulares en las redes y así aprendan a detectar mejor los intentos de los demás de crear desinformación. "La idea es que si tú has visto las tácticas que se emplean y tú mismo las has usado en el juego, vas a desarrollar una capacidad de resistencia contra la manipulación de las falsas ideas“, remata el director de Cambridge Social Decision-Making Lab, Sander van der Linden.

Luis Otero

Luis Otero

Periodista y Diplomado en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid, he trabajado en otras revistas del grupo GyJ –Mía, Estar Viva, Dunia, Geo–, en el programa de televisión La Vía Navarro (en Vía Digital) y en Muy Interesante desde 2001. Me puedes escribir a lotero@zinetmedia.es

Continúa leyendo