‘Crash Team Racing Nitro-Fueled’: un juego con olor a coche nuevo

El título de Activision y Beenox es un revival del gran juego de carreras ‘Crash Team Racing’ (1999) y su secuela.

Cuando los motores rugen, los tubos de escape echan llamaradas y las luces pasan del estático rojo al verde, llega el momento de pisar a fondo y dejarse llevar por la locura y la competición. Crash Bandicoot, probablemente el marsupial más famoso y descerebrado del mundo de los videojuegos, vuelve a ponerse al volante junto a todos los personajillos de su saga en Crash Team Racing Nitro-Fueled, un juego con corazón de nostalgia pero un aspecto y jugabilidad renovados 100%.

Disponible a partir del 21 de junio de 2019, desarrollado por Beenox y distribuido por Activision, se trata de una remasterización del clásico de PlayStation Crash Team Racing (1999) y algunos elementos de su menos conocida secuela de PlayStation 2 Crash Nitro Kart (2003). Aunque puede que el término “remasterización” se quede un poco corto a la hora de hablar de este juego. No se trata de un simple lavado de cara en cuanto a gráficos para adaptarlo a las últimas generaciones de consolas y los estándares de la comunidad gamer, sino que se ha cogido el material original y se ha llevado a un nuevo nivel más grande y más complejo.

¿Qué conserva de los juegos originales?

Pues tiene todo y nada. Crash TRNF parte de las dos entregas ya mencionadas y reaprovecha tanto las pistas como los personajes y la mecánica de carreras con ese elemento de sabotaje tan divertido. Recorridos míticos del juego de 1999 como Sewer Speedway o Papu’s Pyramid siguen teniendo las mismas curvas de infarto, trampas, caídas y atajos en su nueva versión por lo que los jugadores veteranos con buena memoria contarán con cierta ventaja respecto a los más novatos. De Crash Nitro Kart, que tuvo un éxito mucho menor y una acogida fría por parte del público, también se han podido salvar cosas que harán que más de uno reconsidere si el original estaba tan mal como pensaba.

 

También se mantienen los gadgets aleatorios que nos harán ir más rápidos o los objetos arrojadizos con los que fastidiar a nuestros competidores. El modo contrarreloj y el modo batalla o los derrapes para ganar impulso siguen estando presentes para hacer que Crash, Coco, el Dr. Cortex o Tiny Tiger se la jueguen en un todo o nada para acabar subidos en el podio.

Pero aunque la base está ahí, el juego no es el mismo.

Renovarse o morir

El equipo de desarrollo ha conseguido crear una experiencia que resulta familiar pero se ve como algo nuevo, un equilibrio muy difícil que se hace de notar entre quienes jugaron a los títulos originales. El apartado gráfico es una de las mejoras más claras, ya que se abandona ese 3D cuadriculado de primera generación por una calidad visual potente y muy fluida. El estilo cartoon de los personajes combina muy bien con los escenarios llenos de detalles y un tratamiento de las texturas y la luz que tiene poco que envidiar a videojuegos de carreras más realistas.

Otro añadido muy (pero que muy) interesante es el de la personalización. Además de a nuestro corredor y el tipo de coche que manejaremos, ambas cosas con parámetros que afectarán a nuestra experiencia de conducción, Crash Team Racing Nitro-Fueled permite utilizar distintos trajes o piezas de coche con infinidad de combinaciones posibles. Más allá de las preferencias estéticas, se abre la puerta a que cada jugador encuentre su estilo propio y pueda adaptar los valores preestablecidos por el título para ser la versión más genuina de conductor posible. No importa si uno prefiere la velocidad, el derrapar o la estabilidad en la conducción; Crash TRNF tiene una opción para cada jugador.

También se mantienen los gadgets aleatorios que nos harán ir más rápidos o los objetos arrojadizos con los que fastidiar a nuestros competidores. El modo contrarreloj y el modo batalla o los derrapes para ganar impulso siguen estando presentes para hacer que Crash, Coco, el Dr. Cortex o Tiny Tiger se la jueguen en un todo o nada para acabar subidos en el podio.

Pero aunque la base está ahí, el juego no es el mismo.

 

El último detalle que habría que destacar es el de la IA de los conductores manejados por la consola. Si bien estos juegos, una vez se dominan, suelen ser sencillos de completar y para muchos jugadores no suponen un problema, este caso particular nos pone frente a frente con una competencia voraz y hábil que incluso en su nivel de menor dificultad puede ponernos contra las cuerdas y arrebatarnos la pole.

Este tipo de juegos no son una simulación realista y precisa de una experiencia al volante, pero tampoco lo pretende. Los gráficos desbordantes, la optimización de su jugabilidad y el tono desenfadado lo convierten en un título perfecto para pasar tardes muy divertidas y, a poder ser, en compañía; porque no hay nada como mirar a la cara a tu rival justo antes de lanzarle un misil y adelantarle.

Crash Team Racing Nitro-Fueled se puede disfrutar en PS4, Xbox One y Nintendo Switch desde el 21 de junio de 2019. Esperemos que se os dé mejor que a nosotros.

Daniel Delgado

Daniel Delgado

Periodista en construcción. Soy de los que puede mantener una conversación solo con frases de ‘Los Simpson’ y de los que recuerda sus viajes por lo que comió en ellos. Es raro no pillarme con un libro o un cómic en la mano. Valhalla or bust.

CONTINÚA LEYENDO