¿Por qué los gatos entierran sus heces?

En la naturaleza, los gatos utilizan la orina y las heces para marcar su territorio.

gato con arenero
iStock.

Al igual que los perros entierran la comida o sus juguetes favoritos, los gatos tienen la costumbre de enterrar sus heces. Esconder sus necesidades es un instinto felino natural, sin embargo, no lo hacen únicamente porque estén obsesionados con la limpieza.

El motivo por el que los gatos entierran sus necesidades es que utilizan la orina y las heces para marcar su territorio. Para nosotros, la caca y la orina de los gatos puede tener el mismo olor, pero ellos consiguen diferenciarlos gracias a las feromonas, unas sustancias químicas que segregan los animales y que son un medio de transmisión de señales. Las feromonas, que están presentes en la orina y las heces de los gatos, son moléculas portadoras de información, que traspasan mensajes de un gato a otro.

En su hábitat natural, los gatos más dominantes (incluidos los leones, leopardos, tigres y jaguares) compiten por el territorio. Es por ello que no suelen enterrar sus excrementos como señal de que quieren reclamar una zona en concreto. Por el contrario, los gatos salvajes más pequeños o débiles entierran sus heces para asegurarse de que los gatos dominantes no van a sentirse desafiados.

Por otro lado, los gatos salvajes esconden sus heces para evitar llamar la atención de otros depredadores hacia ellos mismos o hacia su camada de gatitos. Los gatos domésticos también tienen ese instinto de autoprotección y, aunque no tienen depredadores, es posible que entierren sus excrementos por precaución.

gatitos en caja arena
iStock.

¿Quién domina a quién?

Si tu minino entierra meticulosamente sus heces, es posible que te esté reconociendo como el “gato” dominante de la casa, ya que en un hogar tranquilo los gatos se ven como subordinados de sus dueños. En cambio, si tu mascota no utiliza la caja de arena, es muy probable que sienta que está por encima de sus dueños. 

No obstante, este comportamiento también puede deberse a ciertas enfermedades, como una infección en el tracto urinario o problemas estomacales. También es posible que el gato no sepa utilizar correctamente la caja de arena, ya que el instinto de enterrar sus heces lo aprenden viendo a sus madres realizar la tarea.

Además, los gatos no son los únicos que esconden sus heces para alejar a los depredadores y resolver conflictos territoriales, pues las marmotas, los armadillos y los visones también son conocidos por ocultar sus necesidades.

 

Continúa leyendo