¿Por qué a los gatos no les gusta el agua?

La mala relación de la mayoría de los gatos con el agua tiene sus raíces en el origen de las razas. Procedentes de zonas desérticas, los primeros gatos poco contacto tenían con el líquido elemento.