Una razón de peso a favor de los perros pequeños

“A mí me gustan los perros grandes” “Los perros pequeños son más malos” “cuantos más pequeños peor se portan” ... Son frases, que todos hemos oído alguna vez. En este artículo voy a darte una razón de peso para amar a los perros pequeños.


3 historias reales

  1. La mía propia: “Me mude por mi perro”
    Cuando mi perro cumplió 14 años, cada vez era más complicado para él llegar al segundo piso sin ascensor en el que vivíamos. Sus 20 kilos de peso y mis problemas de espalda hacían inviable otra opción que no fuese un ascensor. Conclusión: nos mudamos
  1. Yolanda y Darko: “Lo subía en brazos hasta casa de mis padres”
    Cuando el pastor alemán de mi amiga Yolanda cumplió 13 años, sus problemas de disfunción cognitiva le impedían quedarse solo en casa. Cada mañana, Yolanda, antes de ir al trabajo, caminaba a casa de sus padres con Darko en brazos.
  1. Marina y Enrique “Nos gustan los perros grandes, pero no podemos con ellos cuando se hacen mayores”
    Marina y Enrique son un matrimonio encantador de jubilados que viven en el barrio de San Bernardo, en Madrid. Aunque tienen ascensor hasta el cuarto piso en el que viven, aún les queda un tramo de unos 10 escalones hasta llegar a su puerta.

    Tras compartir su vida siempre con perros medianos, la necesidad de cargarlos esos 10 escalones cuando se hacen mayores, ambos han decidido incorporar un perro pequeño a su vida. Al principio, tenían reticencias con “el tamaño del perro”. Pero en cuestión de días, el minúsculo de Coky, ha conquistado sus corazones.

El día a día en la ciudad es más fácil con un perro pequeño

Te enumero algunas cosas que son más manejables cuando tienes un perro pequeño:

  1. Viajar: muchos hoteles y medios de transporte como el avión o el tren ponen restricciones en cuanto al peso de la mascota que puedes llevar contigo.

  2. Trasladarse: incluso si utilizas un medio de transporte particular. Un perro que tenga un tamaño mayor a lo que entra en un trasportín de unos 30 cm empieza a ser más complicado de trasladar porque:
    • Requiere mayor planificación: inevitablemente ocupa más espacio en el vehículo, lo que hace que tengas que planificar bien el número de personas que viajan y la distribución del equipaje.
    • Requiere mayor limpieza: probablemente tendrás que esforzarte más en la limpieza, especialmente si a tu perro le gusta el agua o llueve, ya que, por cuestiones de espacio en el coche, no siempre es posible llevarlo en un trasportín.
    • Los transportines grandes son caros: los transportines de perros pequeños son bastante asequibles económicamente. Pero cuando el perro pasa de los 10 kilos, la inversión se multiplica por 3.
    • Los medios de transporte se limitan: aunque no es imposible, viajar, por ejemplo, en moto o en bicicleta con un perro grande es bastante más engorroso y complicado.
  1. Limpieza:
    • Recoger sus excrementos o lavar su orín: mucho más fácil si tienes un perro pequeño y no tienes que utilizar bolsas tamaño gigante o cargar con una gran botella de agua de tamaño considerable.
    • Lavar o bañar: Con un barreño y un cepillo de goma o una esponja suele ser suficiente para lavar un perro pequeño. Sin embargo, todos sabemos la que se puede montar cuando tu perro grande llega a casa un domingo tras haberse rebozado en alguna “delicia”

 

  1. Control de accesos:
    • Los perros grandes tienen más posibilidades de tener que esperar en la puerta de determinados comercios que los pequeños: Simplemente porque no van en un “bolso” o en los brazos del tutor. Si quieres saber los riesgos de dejar a tu perro atado en la puerta de un comercio, puedes leerlo aquí.
    • Algunos locales o centros, permiten el acceso de perros hasta un determinado tamaño.
  1. Longevidad: por lo general los perros pequeños, tienen una mayor esperanza de vida.
    Hoy en día, gracias a los buenos cuidados veterinarios y una buena alimentación, pueden llegar incluso, a los 20 años.
  1. Ahorro: ya hemos mencionado el ahorro que supone, por ejemplo, si trasladas a tu perro en el interior de un trasportín. Ya que, a partir de un tamaño, el precio de estos artículos se dispara.

    Otros puntos donde ahorraremos si tenemos un perro pequeño es en sus materiales de manejo. Correas, arneses y sus cuencos para la comida y el agua. También sus juguetes suelen salir más económicos, al ser de menor tamaño. Las pastillas o collares para la desparasitación también suelen ser más económicas cuando el tamaño del perro es menor.

    Y por razones evidentes, ya que comerán menos cantidad, ahorraremos en su alimentación. Este punto muchas veces marca la diferencia, entre poder permitirse o no, darle un tipo de alimentación de mayor calidad. Algo que sin duda merecerá la pena. 
Io Almagro

Io Almagro

Doctora en Biología. Se licenció en Biología en la Universidad Autónoma de Madrid, y tras realizar un Máster en Biología de la Conservación por la Universidad Complutense de Madrid y otro Máster en Geología por la Universidad de Granada se doctoró en la Universidad de Granada dentro del programa de doctorado de Ciencias de la Tierra. Su tesis obtuvo la calificación máxima de sobresaliente cum laude y mención internacional. Apasionada por los perros desde los 5 años, Ío Almagro también es técnico en adiestramiento canino y colabora como experta en perros dentro del programa “Como el perro y el gato” retrasmitido por onda cero y melodía fm. Es colaboradora docente en los cursos de bienestar animal y social impartidos por la Universidad Nacional a Distancia (UNED), y tiene su propia consultoría sobre comportamiento canino losperrodealma.com donde ayuda a las personas a vivir más felices con sus perros.

Continúa leyendo