¿Se puede denunciar un caso de maltrato animal difundido en redes sociales?

Las redes sociales han sido un avance tecnológico en nuestra sociedad, una herramienta de las ONG para denunciar, visibilizar y sensibilizar.

 

Se han dado a conocer, de manera rápida y eficaz, miles de casos de personas necesitadas, recogidas de firmar y un largo etc. Sin embargo, también se han convertido en una herramienta para maltratadores de animales que necesitan que sus deleznables actos sean vistos por millones de personas.

Aunque resulte triste y frustrante, el maltrato animal es una lacra que está a la orden del día y para estas personas, las redes sociales se han convertido en su escaparate. Aunque no hay datos oficiales, desgraciadamente este problema se ha disparado a lo largo de estos años, es los que los expertos llaman la ciberdelincuencia o delincuencia informática.

No difundir si nos llega un caso de maltrato en redes

Lo primero que debemos hacer es no difundir el enlace o post del maltrato a menos que sea para notificarlo a las autoridades o a una Entidad de Protección Animal para que proceda a denunciar. Las personas que hacen esas publicaciones, son personas que necesitan que mucha gente visualice sus “hazañas”, si difundimos, colaboramos con el fin del maltratador: llegar a más personas.

Se pueden dar varias posibilidades

  • La persona que está cometiendo el maltrato y sale en las imágenes a cara descubierta. En ese caso, gracias a la colaboración ciudadana, es posible localizar a la persona. Muchos casos se han podido resolver, puestos a salvo a los animales y los culpables llevados ante la justicia.
  • Otros casos no son tan fáciles, la persona no muestra su rostro, maltrata animales llegando a la tortura sin que se la pueda identificar. En esos casos es muy difícil perseguir el delito.

Como debemos actuar

Hay que tener en cuenta estas recomendaciones para que los maltratadores puedan ser localizados:

  •  Nunca utilizar la opción de denunciar en la publicación o perfil antes de haberlo notificado a la policía. Es importante que agentes de la autoridad visualicen las imágenes o fotografías del maltrato para certificar los hechos, los pantallazos nunca serian aceptados como prueba en un juzgado, tiene que haber una certificación.

  • Denunciar en la Guardia Civil, dispone de un Grupo de Delitos Telemáticos (GDT) o en la Policía Nacional, dispone de La Brigada Central de Investigación Tecnológica (BCIT), aportando de una manera clara y ordenada todas las pruebas que hayamos recopilado.

  • Otra opción es contactar con una entidad de protección animal especializada en denuncias para que puedan asesorar o directamente contacten ellos con los cuerpos policiales.

Dificultades al perseguir los delitos en redes

Perseguir un delito en redes sociales es complejo y presenta algunas dificultades:

  • Las redes ofrecen un anonimato que dificulta la identificación del autor de unos hechos delictivos como lo sería el maltrato animal.
  • Otra dificultad se presenta cuando el autor comete el delito fuera de España, en el caso de maltrato animal sería muy complicado, por no decir inviable, colaborar con autoridades judiciales de otros países.

Caso de tortura animal en un blog

Algunos de vosotros quizás recordéis el caso Schnauzi y el asesino “Knino”. Los hechos ocurrieron hace ya unos años, pero fue unos de los casos más crueles de tortura animal difundida en un blog. En una especie de trastero, un tipo, que en ningún momento mostraba su rostro y llevaba guantes negros para no ser identificado por las manos, grabó la tortura a la sometió a un cachorro, qué, debido a la gravedad de las heridas, murió. Unas terribles imágenes que conmocionaron y dejaron traumatizadas a todas las personas que las vimos.

En un comentario de su blog, decía encontrarse en Badajoz. Ahí vimos una pista, Justicia Animal lo comunico al juzgado y Adana presentó denuncia en policía nacional. Eso hizo que el juez solicitara al Seprona si se habían dado casos de cachorros torturados en la zona.

En ese momento, salió a la luz, que cinco años antes, unos vecinos llamaron a Seprona porque encontraron dos cachorros torturados en un contendedor de basura, les habían cortado el rabo y la lengua, solo uno sobrevivió.

A petición del juzgado, se inició la investigación que se tenía que haber llevado a cabo por parte de Seprona en el momento del hallazgo de los cachorros. Aunque este caso no tenía relación con el “asesino Knino”, sí se detuvo a N.B.B, un respetado funcionario de hacienda, padre de familia, que en su tiempo libre disfrutaba torturando hasta la muerte a cachorros indefensos. En el juicio se pudo demostrar que acudía habitualmente a la perrera municipal haciéndose pasar por voluntario de una protectora, sacó más de 50 cachorros, según él, para buscarles una familia de adopción, lo que nadie sospechaba es que a esos indefensos seres solo les esperaba una cruel muerte.

Fue condenado a 1 año y 3 meses de prisión, personas así son un peligro para la sociedad, psicópatas que cuando hacer daño a un animal le aburre, no duda en atacar a personas.

Gracias a las denuncias, se pudo resolver aquel caso al que no se le dio importancia, y que de haber sido investigado se hubieran salvado muchas vidas, cinco años dan para muchos indefensos cachorros torturados.

Al juicio acudió el cachorro, ya un perro adulto, que sobrevivió al rescate de aquel contenedor, fue una gran emoción verle entrar en la sala.

Fuentes:

file:///C:/Users/justicianimal/OneDrive%20-%20Justicia%20Animal(1)/descargas/44274-Texto%20del%20art%C3%ADculo-68317-3-10-20140327.pdf

https://www.guardiacivil.es/en/servicios/delitos_telematicos/index.html

https://www.policia.es/_es/tupolicia_conocenos_estructura_dao_cgpoliciajudicial_bcit.php#

Matilde Cubillo

Matilde Cubillo (Justicia Animal)

Presidenta de Justicia Animal, Presidenta de la Federación de Asociaciones Protectoras y de Defensa Animal de la Comunidad de Madrid, miembro del Foro de Bienestar Animal del Ayuntamiento de Madrid, miembro del Consejo Asesor de Protección Animal de la Comunidad de Madrid.

Continúa leyendo