¿Sabes jugar con tu gato?

Enseña a tu gato a jugar con cuerdas, juguetes de pelo o plumas atadas a una cuerda.

gato
Pixabay.

Los gatos domésticos, especialmente los más jóvenes, adoran jugar. Este comportamiento es en realidad instinto de caza. Por ello, es fundamental ayudarles a aprender a acechar y capturar sus presas. De esta forma, los gatos ponen en práctica sus habilidades y, al mismo tiempo, reducen el miedo y el estrés. ¡Aprende a jugar con tu gato!

Utiliza cuerdas y juguetes

Tendrás que enseñarle a tu gato a jugar con cuerdas, juguetes de pelo o plumas atadas a una cuerda. Estos juguetes son sencillos y efectivos. También puedes utilizar un peluche viejo que no te moleste que tu gatito muerda.

Intenta conseguir juguetes pequeños. Si no tienes peluches puedes emplear una cuerda y arrastrarla, ya que es bastante probable que tu gato intente alcanzarla.

Atrae su atención

Podrías emplear juguetes con sonidos para atraer la atención de tu mascota. Ten en cuenta que los gatos tienen un gran oído, ya que incluso pueden escuchar una cuerda deslizándose sobre el suelo.

Por otro lado, para los gatos jugar también es una forma de entrenar sus habilidades de cacería. De hecho, a menudo jugar y cazar suele ir de la mano, pues los felinos utilizan sus garrar para atrapar cualquier cosa que les llame la atención.

Los gatos son juguetones y curiosos por naturaleza, pero en ocasiones es necesario activar su instinto de caza. Una cuerda sin movimiento en el suelo no se asemeja a una presa, pero cuando la alejas del animal incitas su instinto cazador.

Utiliza pelotas o bolas de papel

Quizá te parezca aburrido, pero a muchos gatos les encanta golpear pelotas de papel y jugar con ellas. Lánzale la pelota para llamar su atención. Si sus ojos siguen su movimiento, significa que ve la pelota como una posible presa.

No obstante, si tu gato es anciano, probablemente no se molestará en moverse si le lanzas la pelota.

Utiliza un huevo de plástico lleno de arroz

Puedes llenar un huevo plástico con arroz y utilizarlo para jugar con tu gato. Incluso podrías hacer un pequeño agujero en uno de los extremos, pasar un cordón y atarlo en la punta.

El sonido del arroz atraerá la atención de tu mascota y la cuerda te ayudará a arrastrarlo por el suelo para que parezca que este se mueve solo.

gato
Pixabay.

Ten mucha paciencia

Es posible que a tu gato no le guste todo lo que le ofrezcas. Recuerda que nunca deberías jugar con las manos, ya que cuando crezca no podrás modificar este hábito y podría arañarte o lastimarte

Dale tiempo, mimos y no te rindas si no se entretiene con el primer juguete que le des.

Rocío

Rocío Sánchez Montilla

Periodista freelance. Más malagueña que desayunar pitufos o ponerle nombre a los cafés. Escribo sobre ciencia, naturaleza o mundo animal cuando mi gata no está encima del teclado.

Continúa leyendo